Nuevo escándalo: la Guardia Civil tiene privilegios con respecto al resto de los funcionarios

30 de diciembre de 2012

Fuente:  Revista Atenea.

Siempre ha habido clases y, sobre todo, clases militares:

El Ministerio del Interior, a través de la Dirección General de la Guardia Civil, ha decidido compensar la pérdida de poder adquisitivo que los guardias civiles sufrirán este mes de diciembre tras la supresión de la paga extra de Navidad a todos los funcionarios de la Administración General del Estado.

Lo hará regalándoles una ‘bufanda’ de 404,69 euros, según han informado a ATENEA fuentes de la Guardia Civil. ‘Bufanda’ es el apelativo con el que tradicionalmente se denominan en la Guardia Civil las pagas por productividad que, a finales de año, y con carácter extraordinario, perciben sus miembros si queda un remanente del presupuesto asignado a la Dirección General de la Benemérita

Y, como este año ha ‘sobrado’ una parte del dinero que se había ‘guardado’ por si surgían imprevistos (todos los ministerios cuentan con esa ‘reserva económica’), los casi 75.000 efectivos de la Guardia Civil recibirán su correspondiente ‘bufanda’. No la percibirán alrededor de 3.000 agentes, cifra que se corresponde con el personal de la Benemérita que se encuentra en comisión de servicio en el extranjero y el que lleva de baja más de un año.

Nos parece que esto es un nuevo escándalo de los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado:

1.-  Porque son insolidarios, como siempre, con el resto de los funcionarios y con los civles.

2.-  Porque ellos que están para que se cumplan la ley y debieran dar ejemplo, se la saltan, una vez más, a la torera.

3.-  Porque el militarismo ha generado una buena parte (31.000 millones de €) de la actual deuda de 101.000 millones de €

4.-  Porque lo que sobra en los Ministerios debería devolverse al Tesoro y no ser usado, en este caso como en otros, para el lucro exclusivo de lo militarizado.

5.-  Ya vale de presupuestar engañando y ocultando partidas para luego gastar muchísimo más de lo que dicen.

Anuncios

Defensa 5 + 5: otro ejemplo de despilfarro militar

23 de diciembre de 2012

Fuente:  Ministerio de Defensa.

Nos hacemos eco hoy de una iniciativa de defensa de carácter internacional de la que no teníamos noticia hasta ahora.  La iniciativa Defensa 5 + 5 consta de:  Argelia, España, Francia, Italia, Libia, Malta, Marruecos, Mauritania, Portugal y Túnez.

La Iniciativa 5+5 se creó en 2004 para favorecer el conocimiento mutuo de los países miembros, reforzar el entendimiento y la confianza entre ellos y desarrollar la cooperación multilateral, a fin de promover la seguridad en el Mediterráneo Occidental, mediante el desarrollo de actividades prácticas de interés común, acordadas en un plan anual de acción.  Las actividades del plan de acción anual se centran en tres áreas: seguridad marítima, seguridad aérea, y participación de las Fuerzas Armadas en apoyo a la Protección Civil.

La Iniciativa 5+5 desarrolla seis proyectos de gran alcance: El Centro Virtual de Control de Tráfico Marítimo Regional, el Colegio 5+5 de Defensa, el Centro Euro-Magrebí de Investigación y Estudios Estratégicos para el Mediterráneo Occidental, la contribución de las Fuerzas Armadas a la Protección Civil en catástrofes, la cooperación en materia de Búsqueda y Rescate (SAR) y el Centro de Formación de Desminado Humanitario.

Desde 2008 se organiza cada año un ejercicio de control y seguridad de tráfico marítimo, de la serie denominada ‘Seaborder’, y otro de tráfico aéreo, de la serie denominada ‘Circaete’.

Se reunieron a mediados de diciembre para revisar lo realizado durante 2012:

  • Y España presentó un vídeo sobre unas maniobras conjuntas, ‘Seaborder 12’ con Argelia y Portugal, en septiembre pasado.
  • Por otra parte,  el profesor Gonzalo Escribano, director del programa de Energía del Real Instituto Elcano de Relaciones Internacionales, presentó el trabajo de investigación que ha dirigido para el Centro Euromagrebi de Investigación y Estudios Estratégicos (CEMRES), sobre ‘Factores constitutivos de una estrategia para una seguridad armoniosa en la cuenca del Mediterráneo Occidental’, en el que han participado representantes de todos los países miembros de la Iniciativa (excepto Malta).
  • Finalmente, se presentó el módulo del nivel superior del ‘Colegio 5+5 Defensa’, que se impartirá en el Centro Superior de Estudios de la Defensa Nacional (CESEDEN) desde hoy, 10 de diciembre, hasta el próximo día 14, sobre ‘Cooperación militar en el marco de la Iniciativa 5+5’, con la participación de oficiales de la mayoría de los países miembros de la Iniciativa.

¿Os parece útil?  ¿Cuánto costará de nuestros impuestos?  Y lo que es más grave, cuánto les costará a países tan pobres como Argelia, Libia, Marruecos y Mauritania, y tan azotados por la crisis como Portugal?

Parece que en esto no se recorta y que a los militares la cooperación internacional les suena a jugar a las guerrecitas con otros ejércitos y a mantener a ‘expertos’ militares que producen miles de papeles con propuestas militaristas, es decir, para mantener a sus burócratas entretenidos, cobrando y viajando.  Mientras tanto, paro, falta de vivienda, recortes en sanidad y educación, pérdidas de derechos, pero nada de recortar en lo militar.


Antirepresión

21 de diciembre de 2012

Fuente:  Público.

En unos tiempos de crisis tan honda, con tantos retrocesos en los servicios que presta el estado, también en las libertades que podemos ejercer, con tanto “chorizo” llevándoselo con total impunidad, con unos partidos políticos y unos sindicatos que cada vez oyen más la consigna de que “no nos representan”, la gente protesta.

Hasta ahora la mayor parte de las protestas han sido pacíficas y noviolentas, festivas y solidarias.  La gente que protestaba, todos lo sabemos, tenían razones fundadas para hacerlo.

Ante ello, el poder ha optado por un estrategia diversificada:

  • decir que los que protestan tienen razón, pero que no se puede hacer nada,
  • no hacer nada positivo en ninguna de las justas cuestiones que les están reivindicando.
  • estigmatizar a los indignados y protestones, en algunos medios de comunicación, como gente insolidaria con los consumidores o con otros trabajadores,
  • criminalizar a los indignados mediante códigos penales más duros e imaginativos,
  • limitar aún más las libertades de los que protestan y proteger, aún más a los que reprimen,
  • buscar formas, más o menos legales y nunca legítimas, de boicotear las manifestaciones mediante infiltrados, incluidos agentes del orden, se llega a decir en la noticia que recomendamos que los antidisturbios hacen política.
  • reprimir a los manifestantes a base de palos, bolas de goma, de querellas, multas, etc.

Los que protestan se han indignado aún más.  Y ya son múltiples las protestas cada día, unas convergen con otras, se mezclan, se apoyan, se complementan, …

Tanto la represión como las protestas ocurren en múltiples países.

Las organizaciones están preocupadas porque sus militantes, y ellas mismas, tienen que asumir elevados costos en multas, represión, juicios, etc.  ¿Cómo se puede dar respuesta a esta situación?

1.-  No es momento, ni es posible políticamente echarse atrás:  “Hay pocas conquistas sociales, por no decir ninguna, que se hayan conseguido sin la protesta”.

2.-  Parece que los gobiernos tienen un objetivo claro:  que a su violencia se conteste con violencia.  Ello, piensan, podría llevar a que los movimientos se escindiesen y a que la violenciadel status quo quedase justificada.

3.-  Hay que señalar claramente las responsabilidades de los partidos tradicionales.  Quizá algunos no son responsables de la violencia, pero tampoco están cerrando filas con los represaliados y su postura de apoyo es, en la mayoría de las ocasiones, muy tímida e interesada (poco creíble).

4.-  Es necesario construir alternativas en muchos aspectos de la vida política y “obligar” a los partidos tradicionales a debatir y asumir las propuestas alternativas.

5.-  La coordinación y solidaridad interna son cada vez más necesarias.  Son imprescindibles.  Aguantar la represión solos y/o en pequeños grupos en más difícil que hacerlo de manera masiva y coordinada.


La crítica del gasto militar toma la voz en La Enredadera, de Radio Topo

7 de diciembre de 2012

Fuente: Programa La Enredadera.

En la emisión del Programa La Enredadera, de la Radio Libre Radio Topo pudimos explicar la relevancia del gasto militar español.

Lo puedes encontrar en el minuto ” 45:40″ del programa emitido el domingo 2 de diciembre de 2012.

Nuestro agradecimiento a los compañeros de La Enredadera.

Puedes descargar el podcast pinchando aquí o escucharlo aquí


¿Habla el Parlamento sobre el gasto militar?

6 de diciembre de 2012

El Congreso Navideño por jacilluch

Fuente: artículo publicado por Utopía Contagiosa en el periódico semanario Es Hora

Llama la atención la arbitrariedad de los partidos “con vocación de gobierno” para mantener la política de defensa fuera de la crítica y del debate público, pactando bajo cuerda una continuidad militarista que nos perjudica como sociedad y nos empobrece.  Un ejemplo notorio es el planeamiento militar, donde se definen cosas tan importantes como qué queremos defender, qué queremos gastar, qué tipo de armas utilizar, qué metodologías se quieren desarrollar, así como las implicaciones políticas de todo ello. Este planeamiento ni siquiera es deliberado en el Parlamento ni sometido al debate y conocimiento de la opinión pública, sino que se hace de espaldas a todos y sin que nadie mueva una pestaña.

Otro ejemplo es el de los presupuestos militares.  Habitualmente el gasto militar, con la plena complicidad de partido de gobierno y de su oposición, se esconde en partidas de otros ministerios, aparentando ser más bajo de lo que es (en los últimos presupuestos llegan a ser más de 7 € de cada 10 los que se esconden obscenamente).

Este estado de cosas opaco y poco democrático debería ser objeto de una crítica feroz por una oposición que se dice a sí misma alternativa, pero …

Si nos fijamos en la calidad de las intervenciones de la oposición en la Comisión de Defensa del Congreso, la respuesta no es alentadora. Tampoco si miramos el número de impactos “mediáticos” de las opiniones de la oposición en temas de defensa, ni de la capacidad de, al menos, alterar la agenda de silencio impuesta por los partidos del poder. Menos aún en el “calado” que en la opinión pública tiene la visión “alternativa” de nuestra izquierda parlamentaria.

¿Y si vemos las enmiendas planteadas a los presupuestos generales (PGE)?

En este caso la respuesta no es ya la insuficiencia, sino el desaliento y la pena tanto por las oportunidades perdidas como por la incoherencia mostrada.  De las más de 1.700 enmiendas presentadas por la oposición a los PGE, menos del 1% corresponden a Defensa, lo cual apunta al desinterés o complicidad al respecto. De ellas, una parte importante las ha realizado Izquierda Plural.  El resto se reparten entre las de PSOE y UPyD (piden más gasto militar para cumplir con los programas de compra de armas, con los compromisos de pago de una deuda militar inmoral e impagable de más de 31.000 millones de €, o para dar a los militares prebendas en la compra de viviendas), y unas poquitas del grupo mixto (principalmente el diputado Tardá y la diputada Barcos, que piden el trasvase de partidas de i+d+i militar a fines socialmente útiles).  Otros grupos ni se han estrenado.

¿Qué decir de Izquierda Plural?

En primer lugar que se ha atrevido, de forma muy meritoria, a plantear una enmienda de fondo que critica el ocultismo del gasto militar, y la insolidaridad social de estas partidas en detrimento de las necesidades sociales. Que nosotros sepamos es una de las pocas ocasiones en que se llama a las cosas por su nombre en el apolillado Congreso.

Otro bloque de sus enmiendas, y ello también forma parte del buen ejemplo, pide el trasvase de partidas militares a necesidades sociales, pide la implementación de una cultura de paz apoyando a organizaciones pacifistas y centros de estudios de paz, o la reconversión de un antiguo acuartelamiento en centro cultural.

Estas enmiendas indican una orientación: el gasto militar no sólo debe aflorar, sino que se debe reducir, reorientar hacia necesidades sociales y provocar una reconversión de estructuras y de industrias militarizadas.

Pero también han hecho enmiendas pidiendo el aumento de gasto militar:  el aumento de carga de trabajo para Navantia, fabricante de buques de guerra, y entre otros para el proyecto “BAM II”, para construir buques diseñados para la intervención militar a miles de km.  También se ha pedido el aumento de gastos de personal en alguno de los organismos autónomos militares, para sustituir los blindados que usa España en operaciones en el exterior por otros mejores, o para mejorar las instalaciones de la base de San Gregorio (Zaragoza) y de la Capitanía Militar en Zaragoza (aunque en este caso la idea de fondo es que se acaben transfiriendo a las instituciones civiles). Afortunadamente, la huelga general hizo que este bloque de diputados no acudiera a votar sus propias enmiendas.

Intuimos la intención de las propuestas: apoyan en unos casos el trabajo en Cádiz, donde el paro golpea de forma escandalosa, aunque sea dando trabajo a Navantia. Consolidar o mejorar puestos de trabajo en organismos autónomos militares donde éste puede peligrar.

Podemos intuir, pero no compartir: ¿quién duda que el trabajo, puesto en peligro por las políticas neoliberales (de muy fuerte contenido autoritario y militarista), es una reivindicación justa y loable? Pero… ¿trabajo a cualquier precio?¿Al precio de fortalecer a la que aparece como la sexta flota del mundo y en su desempeño para agredir otros pueblos (y con ello otros trabajadores)? ¿Trabajo que beneficia a una industria militar subsidiada, agresiva, exportadora de guerras y que constituye un complejo de intereses político-industrial que ha generado una deuda escandalosa? ¿Se beneficia con este tipo de medidas al trabajo o a los dividendos de las empresas?, ¿a los trabajadores con sentido de clase o a los altamente cualificados técnicos en tecnología militar que actúan como mercenarios del trabajo?, ¿al desarrollo sostenible de Cádiz o a su dependencia del “monocultivo” militar? ¿Sacrificaríamos al dogma del trabajo a cualquier precio la aceptación de la reforma laboral, que en definitiva dará trabajo aunque precario y de baja calidad?

Como ha ocurrido en el pasado, la izquierda clásica, al igual que los sindicatos mayoritarios, han mantenido un discurso que minimiza las razones de coherencia pacifista y antimilitarista y maximiza las del trabajo, en vez de luchar por una reconversión de estas industrias inmorales hacia fines socialmente útiles y por el trabajo de calidad que genere desarrollo humano.

Mientras tanto, los movimientos alternativos hemos ido distanciándonos de propuestas que entendemos incoherentes e insolidarias. No entendemos este juego de doble rasero que depende de intereses cortoplacistas.  Tal vez por eso quede mucho por debatir con estas izquierdas para consolidar, también en materia de seguridad y defensa, un modelo alternativo.


Morenés quiere intervenir en Malí.

25 de noviembre de 2012

Fuente:  Defensa.com

El Ministro de Defensa español, Pedro Morenés, tomaba parte el jueves 15 de noviembre en la reunión de la Iniciativa ‘Weimar Plus’. El objetivo del encuentro ha sido el de revisar con sus homólogos francés, alemán, italiano y polaco la estrategia europea a seguir en la próxima reunión del Consejo de Asuntos Exteriores de la UE, que el lunes debería dirimir sobre qué acción militar se impulsará para erradicar el yihadismo del norte de Malí.

La propuesta europea dejaría a una fuerza de una coalición  africana la acción sobre el terreno y, además de ofrecer apoyo logístico, centraría sus esfuerzos en una misión de entrenamiento y formación  que capacitara a cerca de 3.000 militares de países de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO).

Morenés ha declarado que “España ya ha manifestado a Francia e Italia que este año va a reducir sus efectivos un 50 por ciento – en Líbano –. Entendemos que la misión está cumplida y, si está cumplida, necesitamos orientar nuestras fuerzas a escenarios que, por ejemplo, podría ser Mali”.

Parece que Morenés está ansioso por poner picas con nuestros tercios en cualquier país del mundo.  Hierve de ardor guerrero.  ¿Por qué?  Pues porque no hay otra forma de justificar la existencia de una ejército tan desmesurado ni de un gasto militar y una deuda militar tan enormes.

Pero hemos de fijarnos bien en la noticia:  en cuanto acabemos de repartir violencia estructural en una nación iremos a otra, nuestra política internacional va a estar basada en el intervencionismo a ultranza, así, ¿podremos librarnos de que muchos países y colectivos tengan de nosotros la imagen de que les atacamos?

¿Es realmente ésta la política internacional que queremos que se haga con nuestros votos y nuestros impuestos?

¿Es realmente Malí nuestro enemigo?  ¿Lo es Malí del Norte?


El coste de la Guerra Civil española: el 60 % del total de la riqueza nacional de los cuatro años de contiendas. Hoy equivaldría a 2’5 billones de euros.

23 de noviembre de 2012

Fuente:  Revista Tiempo.

Siempre hemos defendido que el gasto en las guerras es bestial.  La verdad es que nos referíamos a otra cosa, pero también parece que es bestial por el monto total.  Para ejemplo, la Guerra Civil española:

Las nuevas revelaciones sobre la Guerra Civil que descubre en el libro La financiación de la Guerra Civil española. Una aproximación histórica (editorial Crítica) del banquero José Ángel Sánchez Asiaín dan como resultado que ambos bandos dedicaron a la guerra el 60% del PIB de los cuatro años que duró esta, 66.344 millones de pesetas, que se repartiría entre 31.152 millones de pesetas del bando de Franco y 35.192 millones del republicano. Se trata de la suma del gasto dedicado exclusivamente a la guerra de los presupuestos del Estado en ambas zonas más la financiación obtenida por otros medios, desde el oro de Moscú para los republicanos hasta los fondos que puso a disposición de Franco el financiero Juan March.

La cifra es bestial:  si se aplicara a la riqueza nacional actual, equivaldría a 711.000 millones de euros.

Y también nos parece bestial la siguiente cifra:  el 60% del total de la riqueza nacional de los cuatro años de contienda. Hoy equivaldría a la enorme cantidad de 2,5 billones de euros.

Son muchas las aproximaciones que se pueden hacer a cualquiera de las guerras.  Una de ellas es la económica y merece la pena darle la importancia que tiene porque nos puede explicar muchas de las peripecias de aquellos años, de sus protagonistas y, también, de por qué la guerra se decantó hacia uno de los bandos.

Nos parecen muy interesantes algunos análisis como el siguiente:  La guerra no solo se jugaba en las trincheras. La necesidad de dinero era crucial y daba lugar a acciones desesperadas. El bando republicano puso en circulación, por ejemplo, 3.760 millones en billetes, que le sirvieron para hacer frente a sus gastos de guerra. Fue lo que se conoce como poner en marcha la máquina de los billetes. Esta práctica provocó una alta inflación en este bando, con lo que los historiadores concluyen que parte de la financiación de la guerra por el bando republicano fue realmente realizada a través del empobrecimiento de las clases más modestas por culpa de esta inflación. Imaginamos iguales artimañas en el otro bando e idénticos perjudicados. Como siempre, y una vez más, son los pobres los que pagan todo y también la guerra.  No sólo la pagaron con sus vidas, su hambre, su miseria por lustros, sino también mediante este mecanismo inflacionario.  Son siempre los mismos los que pierden y siempre son los mismos los que ganan.


A %d blogueros les gusta esto: