El PP y el PSOE andan dando vueltas a la Estrategia Española de Seguridad.

9 de noviembre de 2012

Fuente:  Revista Atenea.

La “Estrategia Española de Seguridad.  Una responsabilidad de todos” es un documento desconocidísimo para el público español y también para los diputados.

La Estrategia Española de Seguridad junto con la Directiva de Defensa Nacional son los máximos documentos que rigen la política de defensa española.

¿Cómo se hizo la anterior EES?  Pues igual que cualquiera de las Directivas y la presente del PP:  por un comité reducido de expertos.  Ahora sigue siendo igual:

Los ex ministros de Defensa Eduardo Serra y Gustavo Suárez Pertierra y de Asuntos Exteriores Marcelino Oreja, Ana Palacio, Josep Piqué y Carlos Westendorp se reunieron el martes, en la sede del Real Instituto Elcano, con Javier Solana, ex Alto Representante del Consejo para la Política Exterior y de Seguridad Común de la Unión Europea y ex ministro de Asuntos Exteriores, para “impulsar la elaboración y desarrollo de una Estrategia de Seguridad Nacional, que continúe y actualice la coordinada por Solana”.

La reunión, según informa el Instituto en un comunicado, fue presidida por Emilio Lamo de Espinosa, Presidente del Real Instituto Elcano, y contó con la participación de Jorge Moragas, Director del Gabinete de Presidencia del Gobierno;  de José Enrique Serrano, ex Director del Gabinete de Presidencia del Gobierno y miembro de la Comisión de Defensa del Congreso de los Diputados, y de Alfonso de Senillosa, responsable del Departamento de Seguridad.

¿Dónde están los responsables de las demás fuerzas políticas?  ¿Dónde están los representantes de los movimientos sociales?

El Gobierno trabaja, desde agosto de 2012, para adaptar el contenido de la Estrategia redactada por Solana, aprobada por el anterior gobierno en junio de 2011, a los cambios derivados del escenario estratégico y económico.

Los asistentes a la reunión manifestaron su apoyo a las siguientes conclusiones:

  • comparten la necesidad de que España desarrolle cuanto antes una estrategia y un sistema de seguridad nacional al igual que otros países de nuestro entorno, para hacer frente a los riesgos y oportunidades derivados de la globalización, y proteger la prosperidad y seguridad de la sociedad y sus ciudadanos.

Nos parece que esto significa que, directamente, van a copiar el documento de cualquier otro país, preferiblemente Estados Unidos, o que, como mucho, si tienen ganas de esforzarse, harán un corta y pega de propuestas e ideas de varios países.

  • Recomiendan que la actualización y desarrollo de las Estrategias de Seguridad, tanto ahora como en el futuro, preserven el espíritu de continuidad que corresponde a una tarea de Estado.

Hombre, también es una tarea de Estado la educación y nos fríen con leyes nuevas en cada toma de posesión gubernamental.  Por otro lado, por qué han de ser continuistas las tareas de Estado.  En ocasiones se necesita un cambio profundo porque las circunstancias han cambiado (y ésta es la actual realidad).

  • Expresan su voluntad de acompañar a los futuros responsables en su implementación y les piden que se esfuercen en construir un amplio consenso político y social que fomente la identificación de los ciudadanos con el Estado y aumente su cultura de seguridad.

Mira que bien.  Y nosotros también queremos acompañar y opinar y decidir.  Y toda la sociedad española debería ser consultada.  ¿Dónde queda la soberanía ciudadana en los temas de defensa?

Por otro lado, construir el amplio consenso político y social en los temas de la defensa se ha de empezar democratizándolos y consiguiendo que dejen de ser coto privado de una diminutas elites.

Nos parece que el nuevo documento será más bla, bla, bla, escrito en idioma politiqués que sólo hablan y entienden ellos.

 

 


Se anuncia el ataque de Israel contra Irán para el otoño.

16 de agosto de 2012

Fuente:  Público.

Se prevé el ataque entre los meses de septiembre y octubre de este 2012, justo antes de las elecciones yankis de noviembre.

La campaña contra Irán la está dirigiendo personalmente Benjamín Netanhayu, el primer ministro.  La campaña consiste, básicamente, en generar una gran sensación de miedo en la población israelí por la posible utilización iraní de sus armas nucleares.  Esta política es habitual en Israel desde su creación como estado y ha logrado mucho afectos:  el 37% de los israelíes judíos está convencido de que Irán provocará un holocausto si obtiene armas nucleares, a pesar de que Irán nunca ha agredido a ninguno de sus vecinos, lo que no puede decirse de Israel. Otro 40% apoya un ataque israelí contra Irán ahora mismo.

El profesor de ciencias políticas, Ofer Cassif, argumenta:  Los libros de escuela y los medios de comunicación transmiten el miedo desde la infancia.  A ello contribuyen diariamente los medios de comunicación como la tele y los diarios.

Una de las mayores ayudas para Netanhayu es Ehud Barak, ministro de defensa, que  tras las últimas elecciones entró en la coalición con la promesa de que iba a impulsar un acuerdo de paz con los palestinos, y no solo no ha movido ni un dedo en esa dirección sino que se ha convertido en el defensor número uno de la guerra contra Irán.

Penosísimos son los comentarios que nos da la noticia sobre la posición de Obama en este conflicto:

  • No le interesa que haya ataque israelí porque no quiere que aumente el precio del petróleo antes de la elecciones.  ¿Cuánta gente morirá en este ataque sin saber que  la primer potencia mundial no hizo nada por pararlo con un razonamiento tan sesgado e intresado?  ¿Cómo podemos fiarnos del liderazgo de una potencia que ante una guerra con ribetes nucleares sólo mira el corto plazo de sus intereses electorales?
  • Parece que el nobel de la paz, Obama, no estaría interesado en apoyar el ataque de Israel a Irán después de su posible victoria electoral, pero lo que está haciendo ahora es desaprovechar los momentos cruciales para que dicho ataque no se haga efectivo.  Porque si se llega a atacar a Irán, ¿cuáles serán las consecuencias en todo Oriente Medio y a nivel mundial?  Posiblemente muy graves.  Y a todo ello el nobel de la paz, calladito.

Parece que tendremos que darle mucho uso, próximamente, al muro de las lamentaciones.


Se crea el Departamento de Seguridad Nacional español

30 de julio de 2012

20120711220040

Fuente: El País.

En muchas ocasiones hemos hablado del seguidismo de la política de defensa española de la de Estados Unidos.

Ahora, en un nuevo ejemplo, Rajoy ha creado un muevo departamento (lo que equivale a más asesores, más gasto no presupuestado, más burocracia, etc) que se encargará de asesorar a Rajoy en temas de seguridad y defensa.

El departamento que asume Senillosa (para entendernos el Stephen Hadley español) tendrá más de 100 subordinados y hereda parte de la estructura de la antigua DISC.

Hasta ahora teníamos todo un ministerio dedicado a esto, pero como el encargo fundamental de estos días es que se encargue de vender armas, en esta especie de reconversión del ministerio de defensa en el portavoz de la industria militar, debe ser que no les queda tiempo para otras funciones, lo que justifica crear este nuevo departamento.

El responsable del nuevo departamento de seguridad será Alfonso de Senillosa, acreditado promilitarista  y de sangre azul, anterior asesor de Rajoy en otros menesteres, lo cual le viene que ni pintado al cargo.

Entre las peculiaridades del decreto por el que Rajoy se ha montado esta cosa, se encuentra que dicho decreto no ha seguido el cauce habitual de pasar por el Consejo de Ministros, sino que lo ha elaborado a hurtadillas Rajoy y lo ha publicado de estrngis (¿A lo mejor pensaba que alguien del consejo de ministros se iba a oponer, o tal vez ha decidido, en la deriva autoritaria que se empieza a advertir en este nuevo cesar visionario, gobernar como los faraones, con perdón de Gallardón?).

El decreto, advierten las malas lenguas, está plagado de meteduras de pata (por ejemplo que Senillosa asume la secretaría de la comisión delegada para situaciones de crisis, pero que no forme oficialmente parte de la misma), lo cual no nos extraña teniendo en cuenta que el autor es el propio Mariano, anteriormente registrador de la propiedad.

A Senillosa le han dado un primer encargo: cargarse la estrategia de seguridad española que elaboró Solana hace menos de dos años y hacer un documento autóctono puro patanegra del PP.


Se retrasa la firma de la entrada de Rota en el escudo antimisiles

28 de mayo de 2012

Fuentes:  El País.

El escudo antimisiles (su finalidad teórica es proteger el área operativa de la OTAN contra misiles de corto y medio alcance, pero, ademássegún el secretario de defensa de EE.UU, Leon Panetta, estos cuatro destructores no sólo tendrán la función de escudo antimisiles sino que participarán en misiones marítimas de la OTAN y en misiones de apoyo de respuesta rápida a los comandos estadounidenses AFRICOM, que cubre la mayor parte de África, y CETCOM, que cubre todo Oriente Medio)  fue aprobado por Zapatero y anunciado en octubre de 2011.  Junto a la base de Rota está previsto que lo completen una instalación de radares en la república Checa y una base de lanzamiento de misiles en Polonia.  Está previsto que para comienzos de 2014 se instalen en Rota 4 destructores y 1.100 militares estadounidenses.  Los cuatro buques asignados a Rota son los destructores lanzamisiles de la clase naval Arleig-Burke: USS Carney(DDG-64); USS Ross (DDG-71); USS Donald Cook (DDG-75); y USS Porter (DDG-78). Cada uno de dichos navíos puede embarcar hasta 273 tripulantes, por lo que la incorporación completa de las cuatro unidades a los muelles roteños supondría un máximo de 1.092 marinos norteamericanos. 

(Perdonad que hagamos una digresión, pero es que no nos podemos resistir al encanto y al cierto tono de cachondeo que nos causan las siguientes cualidades técnicas de los barcos predichos:  Los destructores Arleig-Burke han sido construidos con perfiles, estructuras y materiales de sistema furtivo (stealth), calificativo aplicado a diseños capaces de absorber o distorsionar los pulsos emitidos por radares adversarios. Para aumentar dicha capacidad de cobertura, la “isla” o zona habitable del barco suele recubrirse con pinturas poliepóxidas de nueva generación y con granulado esférico, que contribuyen a alterar una onda radárica lanzada hacia el barco. El resultado consigue disminuir el eco de retorno (rebote sonoro causado por el casco del navío), lo cual dificulta considerablemente su detección por un radar enemigo y obstaculiza la capacidad del adversario para posicionarlo en el mar. Este diseño furtivo suele completarse con plantas motoras de impulsión y generadores de potencia que generen un bajo rastro termográfico. Dichas innovaciones dificultan que el calor irradiado por los motores sea captado por detectores infrarrojos capaces de brindar a un enemigo una imagen de la silueta del barco. Sin embargo, estos buques siguen manteniendo altas velocidades de crucero o en ataque, reduciendo al mínimo la posibilidad de ser captados por sistemas de detección hostiles).

Sin embargo, la firma del acuerdo, que se esperaba ocurriese  en la cumbre de Chicago de la OTAN de mayo, no ha tenido lugar y se ha pospuesto.  Parece que el problema es que Rajoy y Morenés quieren modificar el convenio bilateral de cooperación en defensa que se mantiene desde 1988 y EE.UU. está estudiando la propuesta escrita española.  Lo interesante de este nuevo acuerdo reformado sería que tendría que pasar por el Congreso y por el Senado para ser aprobado, lo cual daría a los parlamentarios de aprobarlo, porque hasta ahora no ha pasado por ninguna de las Cámaras, siendo aprobado directamente por el gobierno.

Las críticas a dicho escudo no se hicieron esperar y, por ejemplo, Teresa Fortuny y Javier Bohigas, en el informe nº 10 del Centre Delás informan de que la instalación del escudo tendrá una serie de efectos negativos:

  1. provocará una revitalización de la carrera armamentística.
  2. España se convertirá en un objetivo militar de primer orden.
  3. Rusia se considera amenazada y no descarta la posibilidad de abandonar el tratado de reducción de armamento nuclear Start y de tomar medidas para destruir el escudo.
  4. la función de apoyo a operaciones de la OTAN y de EEUU colocará a España en una posición de mayor complicidad en la estrategia belicista estadounidense.

¿Cuál es el riesgo que se pretende atajar con este escudo antimisiles?

Para el Gobierno de EEUU, los posibles afectados a corto plazo por la amenaza de misiles iraníes son sus aliados, Oriente Medio y Europa, junto con el personal estadounidense civil y militar (incluidas sus familias) desplegado en ambas zonas, y, aunque no lo explicitan, las bases norteamericanas esparcidas por los dos territorios. Es decir, Irán no es considerado como una amenaza
a corto plazo para el territorio y población estadounidense.

¿Cuáles son las empresas armamentísticas que se benefician de este programa?

  • Lockheed Martin fabrica el sistema de defensa Aegis de misiles balísticos.
  • Raytheon fabrica el misil interceptor SM-3.
  • Los cuatro buques de Rota están fabricados por Northorp Grumman

Recomendamos vivamente la lectura atenta del informe de Teresa Fortuny y Javier Bohigas en lo que atañe a las implicaciones escandalosas de estas tres empresas en el lobby armamentístico norteamericano y su influencia y presencia en el gobierno USA.


España no tiene enemigos militares pero sí riesgos (el engaño terminológico)

25 de mayo de 2012

Fuente:  Propuesta para la implantación de una Estrategia de Seguridad Nacional en España.   Félix Arteaga, con la colaboración del Grupo de Trabajo sobre Estrategias de Seguridad Nacional del Real Instituto Elcano.  Área:  Seguridad y Defensa.  Documento de Trabajo 19/2011.  16/12/2011

Entonces, el mundo era sencillo.

¿Recuerdan aquellas épocas, quizá no más felices pero sí más sencillas, en las que hablar de Defensa era hablar de que no invadiesen a España?

Entonces había sensación de que nos podían invadir, no en vano éramos la reserva espiritual de Occidente y el punto más neurálgico de la bola del mundo.  Entonces había que vigilar, era claro, los Pirineos ante la invasión soviética.  También el Estrecho y, un poco de reojo, a Marruecos (aunque no mucho porque realmente sabíamos que no nos podían invadir mucho).

También era claro (más para los militares que para la mayor parte de los civiles) que el enemigo era interior y que, por tanto, el despliegue debía ser masivo y territorial.  La militarización debía ser total  en lo político, en lo económico y en lo social.

Entonces, las cosas estaban claras.  Además, en España ni se discutían.

Ahora el mundo es complicado.

Luego entramos en democracia, se iniciaron los debates, la libertad de prensa y de opinión, el control parlamentario, la internacionalización de España para que “lográsemos ocupar el lugar preeminente que nos corresponde en el concierto de las naciones”.    Tras el pago del canon obligatorio que supuso la entrada en la OTAN (previos acuerdos bilaterales con EE.UU y la consiguiente pérdida de soberanía nacional) entramos en Europa perdiendo un referéndum cuya redacción se traicionó al tiempo.

Así, nuestra soberanía en términos de defensa dejó de pertenecernos y pasó a estar en manos de los que realmente cuentan.

Nosotros fuimos tan felices porque estábamos en la pandilla del más fuerte.  Ahora estamos pletóricos porque el más fuerte nos pide ayuda una y otra vez y parece que no puede vivir sin nosotros y sin nuestra anuencia sumisa.

¿Qué hay que defender?

Este debate se ha complicado mucho.  Ahora casi ningún español puede estar al nivel de opinar sobre ello.  De hecho, ni la mitad ni la cuarta parte de los doscientos y pico generales que nos dirigen entran en este debate.

Además, los parlamentarios lo tienen vedado, a ellos nunca se les pregunta sobre la materia, no lo han votado ni una sola vez (tan sólo se les informa de lo que se ha decidido previamente).

Lo deciden los expertos y lo comentan los periodistas o tertulianos especializados en comentar cosas en general. Comentan desde su chusca experiencia de cuando hicieron la mili y normalmente sin ningún atisbo de pensamiento crítico y mucho menos alternativo.

Sin embargo, a nosotros nos parece un  debate clave.  ¿Qué debemos defender?  Con ello se ha de organizar la defensa, se han de declarar los enemigos, se ha de definir la estrategia y se han de implementar las tácticas.

Por ello queremos popularizar este debate un poco.  Para ello vamos a partir de una tabla que nos ofrece Félix Arteaga, en el análisis referenciado arriba.

Enemigos o riesgos.

Lo primero que queremos hacer notar es que parece que se la cogen con papel de fumar y ya no se habla de enemigos sino de un término mucho más etéreo e indefinido como son los riesgos.

El detalle nos puede parecer puramente terminológico pero tiene su enjundia:  un enemigo lo es o no lo es, lo demuestra con sus actos y políticas;  en cambio un riesgo, …

Un riesgo siempre existe, un riesgo puede ser y en la mera potencialidad encuentra su razón para estar siempre presente.

Fijaos en la problemática:  si no existiese enemigo no habría necesidad de defensa.  ¡Toma!  Y, evidentemente, esto no es asumible por los militares ni, tampoco, por los militaristas civiles que hacen negocios con las guerras.  Sin embargo, si logramos transferir el debate a riesgos, no hay ningún peligro de desaparición, porque riesgos siempre va a haber, al menos potenciales.

Nosotros abogamos por lo sencillo:  ¿Tiene España enemigos?  Si preguntamos a los militares nos van a asegurar que no.  Que actualmente no tenemos enemigos que justifiquen un despliegue y un gasto militar como el presente.  Francia no es un enemigo, Portugal tampoco, no lo es Marruecos, …

Arteaga nos sirve esta tabla sobre los riesgos que varios países (y están los grandes, por lo cual la tabla es bastante indicativa de por dónde van las políticas actuales) han definido en sus estrategias de seguridad nacional, además, nos ofrece una pequeña explicación sobre qué son riesgos:

Riesgos identificados en las estrategias de seguridad nacional vigentes

Riesgos

Estrategia/País

Terrorismo EEUU, Reino Unido, Francia, Rumanía, Hungría, Estonia, Canadá, España
Proliferación EEUU, Reino Unido, Francia, Rumanía, Hungría, Polonia,Canadá, España
Conflictos en Estados frágiles/regionales EEUU, Reino Unido, Rumanía, Hungría, Polonia, Canadá,España
Suministro materias primas/energía EEUU, Polonia, Estonia, España
Efectos cambio climático EEUU, Países Bajos, Polonia, Estonia
Desastres naturales Reino Unido, Finlandia, Francia, Países Bajos, Hungría, Canadá,España
Riesgos patrocinados por Estados Reino Unido
Uso fuerza armada/atentado o ataque armado al territorio Finlandia, Países Bajos
Riesgos asociados a las migraciones Finlandia, Hungría, España
Perturbación grave de las infraestructuras Finlandia, Estonia, Canadá, España
Perturbación grave de la actividad económica/flujos comerciales Finlandia, Países Bajos, Hungría, España
Espionaje Francia, Canadá
Grandes tráficos ilícitos/crimen organizado Francia, Rumanía, Polonia, Estonia, Canadá, Reino Unido
Epidemias EEUU, Francia, Países Bajos, Hungría, Estonia, Canadá, ReinoUnido
Tensiones sociales EEUU, Países Bajos, Polonia, Estonia
Ciberamenazas EEUU, Reino Unido, Estonia, España
Corrupción Estonia

Los riesgos pueden concretarse en modalidades de agresión tanto en ámbitos físicos o virtuales sobre los espacios terrestres, marítimos, aéreos/espaciales o cibernéticos –los denominados global commons– donde se desarrollan actividades vitales para la sociedad que permiten la prestación de servicios públicos y el flujo de personas, bienes, materias primas y energía. El funcionamiento en red de las relaciones sociales o de los servicios públicos obliga a proteger las infraestructuras críticas y los flujos de suministro einformación que son esenciales para el funcionamiento normal de las sociedades avanzadas.

Otro grupo de riesgos tiene que ver con los desastres naturales o accidentales debidos a la mano del hombre. Comprenden circunstancias peligrosas, disruptivas o letales, derivadas de los progresos tecnológicos y fenómenos naturales como terremotos, incendios, inundaciones o epidemias, entre otros. Son los riesgos que ocupan la parte alta del espectro de la protección civil, cuya prevención y respuesta precisa una intervención estatal para restaurar cuanto antes la normalidad (resiliencia). Las valoraciones de riesgos reflejan la preocupación de las sociedades por la delincuencia trasnacional y los tráficos ilícitos, no sólo por sus efectos sobre la seguridad y patrimonio individuales, sino también por sus efectos negativos sobre la convivencia y la cohesión social o sobre la integridad y eficacia de las instituciones que gobiernan la sociedad. Finalmente, se consideran como riesgos a la seguridad nacional las actividades de espionaje económico e industrial o las que perjudican la estabilidad económica y financiera  de un país,  así como las que ponen en peligro la convivencia y la paz social.

La Estrategia Española de Seguridad aprobada en 2011 incluye como amenazas y riesgos los conflictos armados, el terrorismo, el crimen organizado, la inseguridad financiera y económica, la vulnerabilidad energética, la proliferación, las ciberamenazas, los flujos migratorios no controlados, las emergencias y catástrofes, la protección de las infraestructuras, suministros y servicios críticos, mientras que considera la globalización, el desequilibro demográfico, la pobreza y desigualdad, el cambio climático, los peligros tecnológicos y las ideologías radicales y no democráticas como factores que potencian los riesgos y amenazas anteriores. 

Analizar estas frases es obligado:

  1. Ya no sólo hay que defender nuestro territorio, nuestra sociedad dentro de sus fronteras, sino que es necesario defenderlas en cualquier parte del globo.  Para ello se alega que el flujo de materiales y energía nos es imprescindible, así como que no podemos renunciar a nuestra estabilidad económica y financiera.  Aquí queremos recordar que, eso sí, con un lenguaje muy distinto, lo mismo decían los nazis alemanes u otros imperialistas que de los que aún quedan por el mundo.  Además, si nuestra defensa desborda nuestras fronteras y se mete en casas ajenas, estamos generando conflictos en los que la parte ilegítima somos precisamente nosotros.  No se sostiene.
  2. Se abre mucho el concepto de qué hay que defender:  catástrofes, pobreza, desequilibrio demográfico, el cambio climático, …  En esto estamos de acuerdo y es muy interesante.  Parece que ya no sólo hay que defender el territorio, la bandera, la soberanía nacional, las fronteras.  Sin embargo, a esta apertura en el qué hay que defender habría que acompañarla de una apertura semejante en quién decide qué hay que defender.  Si se consultase a la sociedad en cada uno de los estados, quizá nos llevaríamos muchas sorpresas y veríamos que la gente lo que quiere defender son otras cosas más coherentes con una vida mejor, más digna y solidaria, más justas con otras sociedades y con el medio ambiente:  la educación, la sanidad, la calidad del medio ambiente, la justicia social, las relaciones internacionales solidarias y cooperativas, la lucha contra la pobreza, contra el sida, contra la malaria, contra las guerras, contra las dictaduras militares o civiles-militares, …
  3. En coherencia con lo anterior (qué hay que defender y quién decide qué hay que defender) sería necesario que la sociedad se plantease e hiciese llegar sus opiniones a los gobernantes militaristas cómo hay que defender lo que queremos defender.  Quizá lo lógico no sería usar métodos militares, violentos, las guerras, las injerencias, el imperialismo, el comercio y producción de armas;  sino políticas noviolentas como las que usan las ongs para potenciar el desarrollo solidario, el comercio justo, la alfabetización, la sanidad, …

Señoras, señores, la pelota está en su tejado, suya es la responsabilidad:  ¿qué y cómo quieren defender?, ¿cuáles son nuestros enemigos o los riesgos que nos acosan?, ¿quién tiene el derecho y deber de decidir las políticas de defensa?


Cumbre de la OTAN en Chicago el 20-21 de mayo 2012

20 de mayo de 2012

Fuente:  Real Instituto Elcano.

Esta cumbre de Chicago cuenta con patrocinio privado para compensar todos los gastos asociados a un acontecimiento mediático que las autoridades locales y estatales no pueden afrontar (una cuarentena de donantes contribuirán con 36 millones de dólares para paliar el déficit).  No hemos podido encontrar qué empresas patrocinan a la OTAN, pero sí nos parece claro que con los 36 millones de dólares, muchos países podrían hacer cosas muy interesantes en educación y sanidad, en empleo y medioambiente, para mejorar su seguridad humana, siendo ésta una alternativa que sí generaría paz real en el mundo.

Por otro lado, parece que se va a militarizar de manera tajante la ciudad para proteger a los mandatarios (los de los 28 países de la OTAN, también acude el presidente de Afganistán, Karzai, y otros 31 presidentes más) de la población civil y sus opiniones y protestas.  Este parece un claro indicativo de que la popularidad de la OTAN no lo es tanto, ni siquiera en EE.UU.  Parece que la amenaza para la paz más preocupante para la OTAN y los EE.UU. del nobel de la paz Obama son las protestas de miles de personas contra la OTAN.  Ridículo.   Cada vez queda más patente la distancia entre gobernantes y ciudadanos.

Han pasado 18 meses desde la última cumbre en Lisboa.  En ella se tomaron importantes acuerdos:

  • la implementación del nuevo concepto estratégico,
  • la evolución de la hoja de ruta adoptada para Afganistán y la revisión de la configuración militar de la Alianza.
Entre ambas cumbres ha ocurrido la guerra de Libia y en ella los dos lados del atlántico se tiraron los trastos a la cabeza sobre si intervenir o no y cómo.  Además, la severa restricción presupuestaria que afrontan los Ministerios de Defensa aliados, las decisiones unilaterales sobre la retirada de sus contingentes en Afganistán y el desplazamiento estratégico de EEUU desde Europa y el Mediterráneo hacia Asia y el Pacífico, son otros focos de tensión y/o debate.
A pesar de que hoy por hoy, y a pesar de su progresiva reducción, los aliados europeos disponen de mayor gasto militar que China y Rusia juntos, la Administración estadounidense espera que los aliados europeos se doten de las capacidades militares que precisan y que contribuyan al fondo de mil millones de euros que se estima necesario para sostener las Fuerzas Nacionales de Seguridad Afganas (ANSF) más allá de 2014.   En contrapartida, los aliados europeos necesitan saber si la nueva visión del liderazgo estadounidense en la OTAN –leading from behind– consiste sólo en equilibrar las contribuciones (capacidades, presupuestos y tropas) o también las responsabilidades (estrategias, decisiones y cargos) porque no parece de recibo que quien busca compartir gastos aspire simultáneamente a preservar intacta su hegemonía.
Afganistán.   La hoja de ruta acordada en la cumbre de Lisboa establecía que la transición de responsabilidades acabaría en 2014, pasándose a partir de esa fecha a una labor de asistencia técnica, financiera y de instrucción. Todos los indicios apuntan a que se mantendrá la fecha final de retirada, pero lo importante a decidir en Chicago es precisar cuándo las tropas de ISAF se dedicarán a combatir en apoyo de las ANSF “si es necesario”. A partir de la fecha que se decida en 2013 y hasta finales de 2014, las tropas internacionales dejarán de estar en primera línea y sus autoridades deberán decidir si siguen combatiendo para apoyar a los afganos o si se vuelven a casa, lo que obliga a coordinar las decisiones individuales si no se quiere poner en peligro la seguridad de las fuerzas que permanecen en Afganistán y el propio proceso de transición.
Smart defence.  El secretario general, Anders Fogh Rasmussen, acuñó el término de smart defence en la Conferencia de Seguridad de Múnich en febrero de 2011, una idea que pretende racionalizar el gasto colectivo potenciando la coordinación de las prioridades y la especialización de las capacidades pero que se ha encontrado con graves obstáculos. El primero ha sido que la explicación del concepto mediante lemas como “hacer más con menos” o “gastar mejor” ha incentivado la desinversión presupuestaria en lugar de contenerla porque ha reforzado la creencia de que no es necesario gastar más en defensa y ha sembrado la sospecha de que se está gastando mal.  El segundo es que frente a la lógica colectivista del reparto de tareas, la especialización o el poner en común recursos y compartirlos –lo que en la UE se denomina pooling and sharing–, existe el riesgo de que los aliados se queden sin la garantía de usarlos cuando los precisen. La idea es atractiva pero sólo tiene oportunidades de progresar cuando se establece entre países próximos que comparten problemas de seguridad (intereses), criterios para el uso de la fuerza (cultura estratégica) y confianza mutua (predecibilidad). Sin esos requisitos, los países se arriesgan a desprenderse de capacidades militares indispensables sin garantías de cobertura y, además, se exponen al riesgo de desmantelar su tejido industrial en beneficio de quienes dirigen el reparto o a que sus contribuciones se utilicen en beneficio de quienes consumen más seguridad de la que producen (la vigilancia aérea de los países bálticos a cargo de países que sí disponen de aviación es un ejemplo asimétrico de smart defence).
La smart defence perpetúa el planeamiento basado en las capacidades en lugar de adaptarlo a otro basado en los recursos. Los planificadores de las necesidades militares de la OTAN (NATO Forces 2020) esperan que en Chicago se establezcan los objetivos, las capacidades que se mantienen, descartan o precisan y los recursos con los que se cuenta. Pero en lugar de ajustar el nivel de ambición a los recursos disponibles, la OTAN sigue poniendo las capacidades por delante, exponiéndose a repetir el fracaso de iniciativas similares como la de Capacidades de Defensa de Praga. Ahora la OTAN cree haber seleccionado mejor las capacidades que entonces y presentará en Chicago un paquete con una veintena de proyectos multinacionales asociados con tecnologías críticas de vigilancia (Alliance Ground Surveillance, AGS), inteligencia (Joint Intelligence, Surveillance and Reconnaissance, JISR) y mando y control (Bi-Strategic Command –Bi-SC–, Bi-Strategic Command Automated Information System –Bi-SC AIS– y Air Command and Control System –ACCS–) pero no establecerá de dónde saldrán los recursos necesarios ni que capacidades podrían suprimirse por no ser necesarias.
 Reestructuración.  La OTAN sigue adelante con el proceso de transformación acordado en Lisboa que afecta a su organización civil y militar. Son procesos a largo plazo –el cambio a un nuevo cuartel general en Bruselas está previsto para 2016– en los que resulta más fácil reducir la parte militar (de 13.000 en 2011 a 8.800 en 2015) que la civil debido a la adopción de nuevas funciones de seguridad, a la creación de una capacidad civil de gestión de crisis y a la resistencia de las agencias a desaparecer.

Cambios en la estrategia militar de Obama

11 de mayo de 2012

Fuente:  Revista Española de Defensa, febrero 2012.

Son muy interesantes y es necesario tenerlas en cuenta pues serán la referencia obligatoria en las políticas de Defensa y Exteriores, las intenciones de Obama para la defensa y el Pentágono en los próximos años.

 La nueva estrategia representa un punto de inflexión respecto a la doctrina oficial que hasta ahora mantenía el Pentágono, aprobada en la época de Colin Powell y centrada en hacer frente a dos conflictos armados casi simultáneos con fuerzas terrestres pesadas, sólo transportables por mar.  En el futuro, el Pentágono tendrá que estar preparado para ganar una guerra, «evitar los objetivos —o imponer un coste inaceptable— a otro adversario en una región diferente» y, simultáneamente, ser capaz de llevar a cabo misiones de asistencia humanitaria y de otro tipo.

Entre los puntos más importantes se encuentran los siguientes:

  • El Pentágono se aprieta el cinturón.  Barack Obama, ha decidido reconfigurar las Fuerzas Armadas estadounidenses en un marco de austeridad, menor tamaño y reducido coste económico, poniendo fin a una década de expansión del presupuesto de Defensa como consecuencia de las guerras en Irak y Afganistán.
  • Obama reconoce, sin embargo, que el mundo sigue siendo un lugar peligroso y que, por tanto, los Estados Unidos no renuncian a mantener su «superioridad militar» a nivel global al menos más allá del horizonte del 2020.
  • Otro de los aspectos más novedosos, aunque previsible, es la reorientación geográfica que debe adoptar el Pentágono. A partir de este momento, debe prepararse para eventuales desafíos en el Pacífico y, concretamente, contrapesar el creciente poderío militar de China, lo que revaloriza las fuerzas aéreas y navales en relación con las orientadas a la contrainsurgencia, como las utilizadas en Irak y Afganistán.
  • También incluyó una mayor presencia o capacidad de reacción en el estrecho de Ormuz, para contener las ambiciones de Irán.
  • Respecto a latinoamérica y África, el secretario de Defensa, leon Panetta, agregó que tendrán que recurrir a «métodos innovadores» para mantener su presencia y continuar con «las relaciones de seguridad necesarias». Algunos expertos entienden que esta ambigüedad escondería una reducción de efectivos aunque ésta sea moderada.
  • En términos numéricos, Panetta anunció que el Ejército de Tierra tendrá que reducir su tamaño en un 15 por 100 hasta los 87.000 hombres frente a los 570.000 actuales en el periodo de una década. Ello obligará, entre otras cosas, al repliegue de militares en el exterior y la reducción y eliminación de unidades. En este sentido, confirmó que se retirarán dos de las cuatro brigadas de combate (entre 10.000 y 15.000 hombres) que hay estacionadas en Europa. Sólo permanecerán las desplegadas en Alemania e Italia. las otras dos serán sustituidas por personal militar en rotación que sólo permanece un tiempo determinado en la base y no va acompañado de sus familiares. En la actualidad, Washington cuenta con 81.000 soldados en Europa, repartidos en 523 instalaciones, siete de ellas en España.
  • En una decisión controvertida, Obama decidió mantener los once portaaviones en activo ante la necesidad de un mayor despliegue naval (Asia y Oriente Medio). la retirada de uno de estos buques podría suponer un ahorro de 4.000 millones de dólares.
  • La previsión es que las Fuerzas Armadas estadounidenses ahorren 500.000 millones de dólares (unos 383.600 millones de euros) en los próximos diez años. 
  • Respecto a material, el nuevo Pentágono reducirá las armas nucleares, retirará «sistemas desfasados de la Guerra Fría» e incrementará las inversiones en sistemas de adquisición de información y ciberguerra. Según los expertos del American Enterprise Institute, el problema es que el dinero dedicado a compra de armamentos en la última década ha sido destinado, fundamentalmente, a la modernización de viejos sistemas más que a la adquisición de capacidades de futuro.  De acuerdo con sus datos, la Fuerza Aérea necesitaba 750 F-22 para reemplazar a los F-15, pero solo ha obtenido 187 a pesar de haber pagado entre 2000 y 2010 unos 38.000 millones de dólares (29.100 millones de euros).  La Armada cuenta con tres programas en marcha —los submarinos clase Virginia, los destructores DDG-51 y los F/A 18 Hornet—, aunque sustituyen a otros de modernización cancelados o pospuestos.  El Ejército de Tierra ha completado varios programas pensados para las guerras del pasado y no del futuro (carros de combate Abrams y vehículos de cadenas Bradley). Los novedosos 8×8 Stryker y los vehículos contraminas MRAP están diseñados para actuar en operaciones terrestres de contrainsurgencia y podrían ser poco útiles en un conflicto en el Pacífico. En resumen, las capacidades obtenidas han estado orientadas a conflictos de baja intensidad y no para los previsibles escenarios del futuro, con excepción quizá de los vehículos no tripulados (el Pentágono cuenta ya con más de 800 en activo).

A %d blogueros les gusta esto: