¿Coincidencias de la Ayuda oficial al desarrollo y la exportación de armas?

18 de diciembre de 2012

El BSG + + de + la + radio

Fuente: Artículo publicado por Utopía Contagiosa en el periódico semanal Es Hora

En estas mismas páginas hemos explicado la íntima colaboración entre militarismo y cooperación al desarrollo desde lo oficial. A muchos nos puede parecer que se trata de dos realidades antagónicas, tan lejanas mutuamente como el agua y el aceite, pero la realidad de nuestro entramado de AOD demuestra la intimidad de convergencia de ambos planos en la política de asuntos exteriores al uso en nuestra casta política: dos instrumentos al servicio de la apolillada y servil (al servicio de los peores planes imperialistas de occidente) idea de España como cola de león en el panorama internacional.

Queremos destacar otra cara de la colaboración AOD/militarismo: la extraña coincidencia de destinos de la AOD española con ciertos intereses poco solidarios, entre ellos el de posicionar “la marca España” en la venta de armas.

Comencemos por indagar los principales destinos internacionales de nuestra cooperación oficial en la década 2000 (año del primer Plan Director de la Cooperación española) hasta 2010 son:

  1. América Latina, con una prioridad acusada en los países andinos (principalmente Colombia y Perú) y centroamericanos
  2. Países del África norte, con una prioridad acusada en Marruecos, Túnez, Argelia
  3. Países del África subsaharian
  4. Afganistán e Irak

Un mapa de la AOD española nos da ( http://www.aecid.es/galerias/web/descargas/Mapa_FOLLETO.pdf)

Latinoamérica

Colombia, Honduras, Nicaragua, El Salvador, Guatemala, Haití, Paraguay, Bolivia, Perú, Ecuador, República Dominicana, Costa Rica, Brasil, México, Venezuela, Panamá, Argentina, Uruguay, Cuba

Magreb-Oriente Medio

Marruecos, Mauritania, Argelia, Territorios Palestinos, población saharaui, Siria, Túnez, Egipto, Jordania

Asia y pacífico

Afganistán, Filipinas, Vietnam, Timor Oriental, Camboya, Bangladesh

Oriente próximo

Irak, Líbano

África Subsahariana

Etiopía, Mali, Mozambique, Senegal, Cabo Verde, Níger, Guinea Ecuatorial, Sudán, Guinea Bissau, Gambia, Angola, República del Congo, Guinea Konakry, Namibia

Si comparamos este cuadro con cualquiera de los que ofrece internet sobre los países con menos índice de desarrollo humano o mayores cuotas de pobreza (en teoría la cooperación al desarrollo busca conseguir los objetivos de desarrollo del milenio y se justifica como solidaridad prioritariamente hacia los países más pobres) comprobaremos que la AOD española no persigue, precisamente, estos objetos de desarrollo del milenio, sino otro tipo de cosas.

De este modo, no podemos entender el peso de la cooperación al desarrollo con los países andinos y latinoamericanos, en definitiva los principales receptores de nuestra AOD en función de la consecución de los objetivos de milenio, ya que algunos de los países receptores de nuestra ayuda no son, ni mucho menos, de los que tienen peores índices de desarrollo y, si se nos apura, un repaso de los principales indicadores de intercambios comerciales y de posicionamiento de las multinacionales de matriz española nos podría dar alguna que otra explicación alternativa. A más abundamiento, países como Colombia, Perú o Brasil, tres de los grandes beneficiarios de la AOD española, son conforme a los criterios de la OCDE países en condiciones de ser considerados donantes y no receptores de AOD.

Pero es más, países de los que en dicho área absorben las mayores cantidades de la cooperación oficial, tanto año tras año como en el cómputo de la década, son, sintomáticamente, algunos de nuestros principales clientes en compra de armas, como es el caso de Perú, a quien hemos colocado más de 30 mill. de € en la última década y ahora aspiramos a revender 50 tanques Leopard; Colombia a quien dimos más de 300 millones de € en concepto de asesores para sus inacabados procesos de desarme y paz, y a la que vamos a surtir de aviones, barcos y blindados; o Venezuela a quien hemos vendido cerca de 400 millones de € y vamos a colaborar en crear una industria militar pujante; junto con los países centroamericanos, salpicados de oficialidad militar española. Lo mismo podríamos decir del área norafricana, donde nuestros intercambios comerciales y nuestra balanza comercial implican retornos monumentales, nuestros “intereses” geoestratégicos son obvios y nuestro negocio en venta de armas uno de los más lucrativos, según el informe del Centro Delás “La política de exportación de armamentos de los países de la Unión Europea a África (2002-10)”

No podemos señalar otra cosa, si nos atenemos a la ingente cooperación (a veces encubierta bajo el rostro humanitario pero para financiar infraestructuras de interés militar al servicio de los ejércitos invasores) destinada para Irak o Afganistán, donde las tropas españolas están pringadas hasta las canillas en la mierda del conflicto militar.

Según el Ministerio de Defensa Español en su página (http://www.defensa.gob.es/politica/armamento-material/politica-armamento-material/cooperacion-internacional/) “En la actualidad, España tiene o ha tenido intereses industriales de defensa en más de 100  países de todo el mundo. De ellos, se mantienen relaciones institucionales fluidas y continuadas con más de 70

Descontados los países de occidente, con los que nuestros flujos de intercambio de armas es constante y conocido, los principales destinatarios de nuestras ventas de armas coinciden en gran parte con nuestros destinatarios de AOD. ¿Armas a cambio de cooperación al desarrollo? Sería un intercambio perverso. Tal vez sea mejor seguir pensando en la pura coincidencia.

En resumen, una rápida comparación del mapa de nuestra cooperación con el de nuestra venta prioritaria de armamentos con el de nuestras zonas de intervencionismo militar o de implantación y retorno de dividendos de las empresas multinacionales (y tantas veces denunciadas por sus características agresivas y depredadoras) de matriz española y por los intereses “geoestratégicos” en los que España juega, nos dará mejores claves de interpretación del sentido político de la AOD española.

Esto nos debería hacer ser mucho más críticos con el discurso de la AOD y con el papel, a veces puramente voluntarista cuando no colaboracionista con un estado de cosas inaceptable, de muchas instituciones que participan del “microsector” económico de la AOD y de la burocracia creada en torno a su discurso.

Ello no quita para que el trabajo solidario de tantas ONG, muchas veces más a pesar que gracias a la cooperación oficial, sea más que meritorio en la apuesta por otro tipo de relaciones entre las sociedades del mundo.

Anuncios

Rescatemos Las Muelas (Valencia)

3 de diciembre de 2012

Cayetano

Fuente: ABC

No nos hemos vuelto locos, o no del todo.

Las Muelas es un paraje que se encuentra en Paterna (Valencia) sobre el que el Ministerio de Defensa tiene un campo de tiro.

Ignoramos el modo en que Defensa se adjudicó este territorio: si lo compró, lo expropió, se lo regalaron, se lo quedó,…  Pero sí sabemos que desde hace ya un tiempo a Defensa no le sirve para nada (como tantos otros campos de tiro e inmuebles que mantiene retenidos con tal de no darles utilidad social) y lo ha ido vendiendo a cachos, como cuando cedió al ayuntamiento más de 700.000 metros cuadrados para construir viviendas.  Ahora Defensa saca a subasta otro pedazo, esta vez por 10 millones de euros de tipo de salida (lo que implica que se comprará por más). Se trata de  algo más de  647.000 metros cuadrados colindantes con el barranco de Andolsa.

¿Y quién y para qué puede querer esos terrenos? Pues muy sencillo. Los empresarios de Paterna, que planean quedárselos, conseguir apoyo municipal y construir en Paterna la quinta zona franca de España (tras las de Vigo, Barcelona, Las Palmas y Cádiz, todas ellas construidas en tiempos de Franco). Una zona franca,por si no habéis caído en la cuenta, es un gran negocio empresarial, con exenciones de impuestos a las entradas de productos desde el extranjero, etc.

Vayan atando cabos, que seguro que encuentran una cierta lógica sutilmente programada, en el negocio de la venta de estos terrenos militares:

1) En el mes de septiembre de 2012, hace menos de tres meses, la asociación de empresarios de Valencia ofreció junto con el alcalde de Paterna una rueda de prensa para explicar el “apoyo” de los empresarios a la contrucción de una zona franca en Paterna. “El hecho es que la Comunitat cuenta con el primer puerto de todo el Mediterráneo, líder en recepción de contenedores provenientes de China, y la creación de una zona franca supondría una aliciente para la entrada de nuevas empresas a la Comunitat Valenciana”, apuntó Agustí.

Lo podemos consultar en el periódico digital Valenciaplaza.com.

Señalemos que desde tiempos de Franco no se ha aprobado en España ninguna nueva “zona franca” ni se tenía noticia alguna de una reivindicación parecida.

2) El tal Agustí mantuvo reuniones en Septiembre con el Secretario de Estado de Comercio y con el Director General de Infraestructura del Ministerio de Defensa.  ¿Curioso?

3) En la rueda de prensa ya referida, el alcalde de Paterna señaló que el Ayuntamiento de Paterna está convencido con la puesta en marcha de un proyecto que puede suponer un enorme beneficio para el municipio, para la Comunitat Valenciana y para el propio Gobierno de España, ya que “supone dar salida a los terrenos del antiguo campo de tiro de La Muela que el Ministerio de Defensa quiere subastar, no requiere una fuerte inversión por parte de la Administración y permitirá la llegada de nuevas inversiones que generen riqueza, empleo y bienestar”.

Osea, que el pelotazo es de doble dirección, para el Ministerio de Defensa, que saca tajada, y para el empresariado, que saca tajada.  ¿Qué sacamos los ciudadanos?

Recordemos ahora que el Parque Natural del río Turia pasa por Paterna. ¿Qué dirá de este pelotazo la Plataforma Cívica Paterna Respira, constituida para conseguir que los terrenos de La Muela reviertan al pueblo?

Pero, ¿y los intereses de la gente, del medioambiente, de un desarrollo sostenible y de rostro humano en Paterna y su área de influencia?

Por eso debemos rescatar Las Muelas antes de que todo estos negociantes nos saquen las propias en este nuevo negocio para unos pocos.


Morenés no estaba allí

30 de octubre de 2012

Falsa+silueta+%2F%2F+Fake+Silhouette

Fuente: Eleconomista.es

En las XV Jornadas de Tecnologías para la Defensa y la Seguridad organizadas por la Fundación Círculo en la Real Casa de la Moneda, el actual Ministro de Defensa ha hecho una velada crítica al ciclo de planeamiento de capacidades de fuerza vigente, porque no es flexible y no se adapta a los rápidos cambios experimentados en el mundo.

Puede que una información así nos deje tan frescos, dado que no entendemos ni papa de los embrollos militares, pero no debería. Pasamos a explicar la trascendencia del mensaje y de las intenciones del mensajero.

¿Qué es en realidad el “ciclo” de capacidades militares?

Primero, hay que decir que este rollo del ciclo de planeamiento de capacidades de fuerza a lo que se refiere en realidad es a las armas, número de militares, bases militares utilizables, dotaciones para ser operativos, etc, que hay que comprar para satisfacer las necesidades (o caprichos, que para gusto los colores) del ejército.

Los ejércitos planean a largo plazo estimando qué necesitan para su misión (ésta puede ser o disuadir a posibles enemigos, que en el caso de España son insignificantes o no existen, o para ejercer un cierto papel en el escenario internacional aportando mamporreros  que en el caso de España es lo frecuente). Concretamente programas de compras de armas ultramodernas que se fabrican y entregan en períodos largos de tiempo y que requieren muchísimos recursos económicos (recursos que, dicho sea de paso, se dejan de usar para necesidades sociales reales y urgentes).

Estas armas acaban siendo obsoletas el mismo día en que se entregan (por ejemplo, diez años después de su diseño y de la inversión para comprarlas), lo que obliga a una nueva compra de otras armas y al inicio de un círculo vicioso que podemos llamarlo, para entendernos, ciclo armamentístico, que suele durar entre 15 y 20 años. Este funciona así:

1) se calculan las “necesidades futuras”,

2) se encargan las armas,

3) se “programan”,

4) se paga (por adelantado) para que se fabriquen,

5) se paga otra vez para introducir mejoras,

6) se entregan las armas (que ya nacen viejas) y

7) se inicia otra vez el ciclo.

¿Tiene algo que ver el actual Ministro de Defensa con ese “ciclo” perverso?

Pues sí: es uno de los principales coprotagonistas del desastroso resultado de la primera oleada de este ciclo.

Cuando era Ministro de Defensa Don Eduardo Serra,  en tiempos de José María Aznar como Presidente de Gobierno, ¿Dónde estaba Morenés, actual ministro de Defensa?

Pues muy sencillo. Era el Secretario de Estado de Defensa, y como tal es el que ideó el surgimiento del ciclo de planeamiento que ahora culmina y que ha dejado una deuda pública que, con los intereses estimados, llega a más de 31.000 millones de euros (más de lo que paga el Estado por la Prestación de Desempleo de todos los parados a lo largo de un año). Morenés comprometió la adquisición de sistemas de armas de invasión (caza-bombarderos con capacidad de  ir a miles de kilómetros de aquí, submarinos, fragatas “multifunción”, tanques Leopard, helicópteros de ataque, aviones de larga distancia, misiles, etcétera) que, en realidad, tenían muy poco que ver con las necesidades de “defensa del territorio” y mucho que ver con los delirios de grandeza y de codearse con los dueños del mundo del visigodo Aznar.

Ideó una fórmula para timar a la ciudadanía y que no se enterara del enorme gasto militar que se contraía y de para qué. La fórmula consistía en que Defensa encargaba a la “industria militar” (por cierto, trufada de ex altos cargos del ministerio de defensa y del PP y el PSOE) hacer los aparatitos pero sin consignar en los presupuestos de defensa el gasto. Este se ocultaba mediante créditos multimillonarios que el Ministerio de Industria concedía para i+d y otros a las industrias militares y que en realidad eran para financiar las armas. Estos créditos serían “reembolsados” por las industrias militares a interés cero al estado una vez que hiciera las armas y las vendiera (a precio de mercado del momento de la venta, es decir más caros) al estado.

Luego Morenés se pasó, cuando dejó el ministerio, a fabricante de armas en diversas empresas suministradoras del Ministerio de Defensa, al igual que su actual Secretario de Defensa, Pedro Arguelles, también pasado tras su estancia en un cargo público a Boeing.

En la actualidad el estropicio es que el estado (amén de haber prestado el dinero a interés cero a las industrias militares durante tantos años y de haber dado dádivas y subvenciones a estas industrias) adeuda por armas más de 31.000 millones de euros y, para colmo, las armas ya no valen y hay que adquirir otras.

Morenés tira balones fuera

Sigamos con el relato. Morenés nos cuenta ahora, en las famosas jornadas que acaba de inaugurar, que estos sistemas de armas “fueron concebidos para hacer frente a situaciones derivadas de otros escenarios” y que ahora no son adecuadas y no valen.

¿No llama la atención esta especie de explicación en la que parece que no ha sido nadie quien tomó la decisión de comprar algo que no sirve? Parece que Morenés no hace autocrítica ni se responsabiliza de sus propios actos. Sencillamente, constata que las armas que compraron (y que pagaremos de nuestras costillas los que no tuvimos arte ni parte en el negocio) ya no valen y hay que comprar otras nuevas.

Alguien hizo algo, pero Morenés no entra en detalles.

Morenés disimula, tira balones fuera y hace lo que han hecho todos los ministros del ramo: decirnos que siempre las armas ya no valen y hay que comprar otras nuevas.

¿Qué pretende Morenés ahora? O el truco del abejaruco.

Morenés constata que en la actual situación no pueden mantener el esquema de compra de armas anterior. Hay crisis, malestar y, lo que es peor, poco crédito para empeñarnos más.

Por eso su propuesta de “revisión” pasa por dar otra vuelta de tuerca:

a) Quiere hacer sinergias con la OTAN y Europa para la adquisición de armas (es decir, legitimar el nuevo ciclo mediante el aval político OTAN y la compra de armas de ensamblaje para el mega-gendarme mundial que es esta organización, lo que quiere decir que seguimos apostando por el intervencionismo burdo)

b) Quiere subvencionar, mimar y “resguardar de la crisis” a la industria militar porque no puede permitirse que la crisis se la lleve por delante (recordemos que es ampliamente deficitaria, que necesita de constantes subvenciones públicas para mantenerse y que genera un monocultivo depredador que diezma las posibilidades de crecimiento sostenible en los lugares donde se implanta). Y para hacer esto, necesita convertirla en una industria exportadora (lo cual nos traerá el doble beneficio de los dividendos por vender armas y de financiar parte de las nuestras, pero también nos hará exportadores de conflictos y guerras).

Es decir, cambiar lo que se dice cambiar no se va a cambiar nada. A lo sumo nos traerá un nuevo truco para seguir haciendo las mismas cafradas y para empobrecernos igual que antaño.

Menudo morro el de este Morenés y sus amigos.


Otro negocio sucio: Rusia venderá armas a Irak por 4.200 millones de dólares

16 de octubre de 2012

La+gran+fuerza+de+Mexico

Fuente: Diario Correo

Nos faltaba un actor para acabar de complicar la situación de Irak, pero ya tenemos una nueva sorpresa.

Un reciente acuerdo entre Rusia e Irak convertirá a la industria militar rusa en el segundo proveedor de armas de aquel país (el primero es Estados Unidos), por un valor de 4.200 millones de dólares.

Los irakíes van a comprar helicópteros y misiles tierra-aire a los rusos.

No nos imaginamos un peor futuro para Irak, de sobra militarizado y pertrechado hasta los dientes.

Eso sí, mientras las grandes superpotencias desprecian los derechos de las personas y no hacen nada por mejorarlos, enfatizan los derechos de los estados a armarse y a gastar en armas y se garantizan un negocio sanguinario y que suele acabar con mayores desastres y perjuicios para la población.


Defensa crea un comisionado para su patrimonio inmobiliario

15 de septiembre de 2012

Macro+laranjado

Fuente: El Correo

Por  medio de una orden ministerial, el Ministerio de Defensa ha creado la figura de un comisionado, con el encargo de elaborar una propuesta para la racionalización y uso eficiente del patrimonio inmobiliario del Ministerio de Defensa y de los ejércitos.

Añadamos que el ejército es el principal terrateniente en España y que anda desde hace años enfrascado en diversas operaciones lucrativas para hacer caja con el patrimonio militar.

Y aclaremos también que el patrimonio de los ejércitos, además de ingente, es desconocido y también es prácticamente infinito, hasta el punto de que no todo él está catalogado y registrado.  El patrimonio registrado responde a títulos muy variados, que van desde la ocupación por la cara a la expropiación, pasando por la compra a precio de risa, la donación, la costumbre, la permuta, la compra sin más, la adjudicación, etc. Incluso más, hay una porción no pequeña de este patrimonio que se encuentra sometido a infinidad de litigios.

La figura del comisionado, qué casualidad, aparece ahora que defensa quiere hacer diversas operaciones especulativas (por ejemplo la que involucra la “operación campamento”, en la que el ejército cuenta con más de 2 millones de metros cuadrados de terreno para hacer casas, o los terrenos militares de Alcorcón en los que un tal Adelson quiere hacer casinos) y hacer dinero con bienes en muchas ocasiones adquiridos de forma poco loable.

En todo caso, que alguien pueda catalogar todo el territorio que ocupa el militarismo y que ésto sea público y transparente en los próximos nueve meses es un primer paso para que la sociedad tome conciencia y, tal vez, para que comience a cuestionar este oficio de terrateiente de los ejércitos. Esperemos novedades.

Pero mientras vamos esperando se nos ocurren varias líneas en las que la opinión pública debería presionar:

  • en la publicidad de los resultados.
  • en la selección de los criterios con la que se hará uso del patrimonio:  ¿responderán a intereses meramente militaristas con el objetivo de sufragar, en parte, la ingente deuda por compra de armas de invasión, o …, por ejemplo, se nos ocurre, a vuelapluma que sería interesante vender inmuebles militares para dar calidad a la educación y a la sanidad?
  • en la política de control parlamentario de esta actuación, lo cual se hecha mucho de menos en todas las actuaciones militares.

Los PEAS (Programas Especiales de Armamento) son la ruina, un ejemplo: Morenés quiere aplazar la compara de 12 Eurofighter.

29 de agosto de 2012

Fuente:  Infodefensa.

El fastuoso gasto en los Programas Especiales de Armamento, uno de los cuales es el del Eurofighter, traen de cabeza a Morenés y al Ministerio de Defensa.  Si se sigue adelante con los programas, el Ministerio se arruinará (si es que no lo está ya porque si el gasto militar de 2012 es de más de 18.000 millones y la deuda debida a los PEAS es actualmente de 30.000 millones, …, el Ministerio debe casi dos años de gasto militar, que incluye su propio presupuesto y parte del presupuesto de Industria, Exteriores, Interior, …), pero si deciden aplazar, como pretenden, la compra de 12 Eurofigter, las consecuencias también son negativas porque el contrato estipula importantes penalizaciones en el caso de que los contratistas no adquieran todas las unidades que se habían comprometido a recibir.

Es decir, los Eurofigther nos llevan a un peligrosísimo juego en el que las opciones son:  o perdemos o perdemos.

Es de destacar que cada aparatito cuesta 80’3 millones de euros.

España se comprometió a adquirir un total de 87 cazas europeos por un importe de 9.255 millones de euros, dividido en tres fases o tranchas -20 en la primera fase, 33 en la segunda y 34 en la tercera. Posteriormente, la tercera fase de dividió a su vez en dos subfases –A y B-.  En agosto de 2009, durante el Gobierno socialista, España firmó la compra de 15 cazas y opciones para cinco más como parte de la subfase  A. Si estos datos son correctos, quedaría por firmar la Fase III B por 14 aviones.

A finales del año pasado, el ministerio de Defensa acumulaba una demora de cerca de 400 millones de euros a Cassidian por los Eurofighter recibidos y en julio el secretario de Estado de Defensa, Pedro Argüelles, anunció que ya se habían librado en concepto de pagos 300 millones de esta cantidad.  Es decir, aún debemos 100 millones de euros por los anteriores aviones.

En definitiva, parece que estamos en un juego en el que el resultado es que o perdemos  o perdemos.  ¿Es esto legítimo?  ¿Cuáles son las alternativas a esta situación, si es que las hay?

Nos parece muy interesante para romper el nudo gordiano el artículo “Deuda militar, deuda odiosa, deuda ilegítima” firmado por John Doe.  Suscribimos sus análisis (aunque algunos datos se nos escapan, seguramente que por nuestra ignorancia):  si la deuda de los PEAS es ilegítima, no habría que pagarla y esto nos llevaría a romper el nudo gordiano y a poder dar una alternativa a la producción de armas y a su comercio, que consistiría en el impago de la deuda de los PEAS, en la reconversión de industria militar en otra civilmente útil y de legítimos intereses, y en la prohibición de la producción y venta de armas.


Pertenece España a los militares? El patrimonio y los negocios de los ejércitos

6 de agosto de 2012

Auschwitz

Fuente: Artículo publicado por Utopía contagiosa en el periódico es hora el 3 de agosto de 2012

Antes se solía decir que España éramos todos (con la sana intención de recaudar solidariamente los impuestos al contribuyente).  En nuestra opinión puede que España seamos todos, pero sólamente si por todos se entiende el Ejército.

En este artículo queremos analizar públicamente un aspecto del militarismo hispano al que no se le ha solido dar casi importancia, pero que pensamos que la tiene, y mucha: la inmensaposesión de bienes, tierras e infraestructuras que pertenece a lo militar y las consecuencias que ello ha tenido siempre, pero, sobre todo, que va a tener en los próximos años debido a la enrome deuda militar de más de 36.000 millones de €.  que mantiene el ejército, a su pretensión de incrementarla con nuevas adquisiciones de armamentos en lo que parece como un segundo ciclo armamentista, y a la pretensión de enajenar una gran parte de estos bienes militares para financiar el enorme gasto militar en armas.

El título del artículo no nos parece exagerado si consideramos que el Ministerio de Defensa cuenta con una cuantiosa red de infraestructuras que lo convierte en el principal terrateniente del estado, por encima del segundo del ranquing (la iglesia) y de los demás. Son de su propiedad las instalaciones de los miles de cuarteles militares, instalaciones de comunicaciones, pistas de aviación, carreteras, ferrocarriles, campos de entrenamiento y tiro, centros de investigación, de vigilancia, bases en diversos territorios y en territorios fuera de España, centros tecnológicos y de investigación, centros de cría caballar, hospitales, aeropuertos, puertos militares, museos y castillos, cárceles, viviendas, economatos y mercados, explotaciones agrícolas  e incluso islas, espacios naturales y cementerios, etc.

Una particularidad de las propiedades militares es su opacidad y ocultismo. Un ocultismo que ha sido denunciado por los pocos investigadores que se han aventurado a intentar cifrar los bienes y el patrimonio de los ejércitod. Sabemos que queda mucho oculto en este listado inicial que os ofrecemos.  No hemos podido encontrar, por ejemplo, el listado completo de acuartelamientos por provincias y ello elevaría en mucho metros cuadrados y en muchas edificaciones los inmuebles del Ministerio de Defensa.

¿Por qué no se publicitan estos datos de las propiedades del ejército?  ¿Hay algo que ocultar en todo ello?  Sólo con la punta del iceberg que os hemos expuesto queda claro quién manda en España a nivel de infraestructuras.

El Ministerio de Defensa no sabe, realmente, qué posesiones tiene.

¿Cuáles son las posesiones inmobiliarias del Ministerio de Defensa y de sus tres ejércitos?  No se sabe.  No lo saben claramente ni ellos. No existe oficialmente un inventario completo.

Tanto tienen y tanto están acostumbrados a tener que durante muchísimos años no han hecho el menor caso ni han sentido la necesidad de hacer un registro de qué les pertenece.

De hecho, en su propia página web reconocen que hasta 2003 no tenían un planificación sobre inversión de infraestructuras a largo plazo. Ello quiere decir que en infraestructuras militares reina la improvisación y desorden (lo cual compagina muy bien con otra de sus políticas, la de renovar el armamento mediante los Programas Especiales de Armamento que ha deriva en una deuda de 30.000 millones de euros por la mala gestión política de los programas).

Existe un catálogo de bienes de la defensa que, en realidad, sólo tiene catalogado los bienes adquiridos últimamente o los que has supuesto litigio con vecinos de los pueblos donde se encuentran (normalmente por discusiones sobre lindes o por perjuicios a estos vecinos) y existe otro (también incompleto) catálogo de patrimonio histórico de la defensa.

Sin embargo, este orden de cosas no podía seguir así y Convergencia y Unió en su programa electoral para las elecciones de 2011 ya manifestaba que “promoveremos un  mapa de usos de los bienes inmuebles de los Ministerios de Defensa e Interior, con inventario detallado en cada  CCAA y se pedirá que los equipamientos militares y de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad en desuso o baja utilización, como se lo caso del cuartel de El Bruc,  se cedan sin condiciones y de forma íntegra a las Administraciones Catalanas competentes para destinarlas a fines sociales, culturales o de ocio”.

Parece que el Gobierno de Rajoy y el Ministro de Defensa Morenés han tomado la idea en serio y han anunciado, a través del Secretario de Estado de Defensa, Pedro Argüelles, en Julio de 2012 que “en seis meses se dispondrá de una especie de ‘Libro Blanco de la Infraestructura de Defensa’”.


El organigrama y la política de Defensa en cuanto a infraestructuras.

En el Ministerio de Defensa existe una Dirección General de Infraestructura (dirigido por el Teniente General del Ejército del Aire, Eduardo Zamarripa Martínez, nacido en Madrid en 1945), que “es el órgano directivo al que corresponde la preparación, planeamiento y desarrollo de las políticas de infraestructura, medioambiental y de los sistemas, tecnologías y políticas de seguridad de la información del Ministerio de Defensa, así como la supervisión y dirección de su ejecución”.

También existe desde 2003 un Plan Director de Infraestructuras (PDI) con duración prevista hasta 2017 (aunque otras fuentes del Ministerio de Defensa le dan vigencia hasta 2021). Este Plan explica que “por primera vez en la historia del Ministerio de Defensa, contempla una planificación a largo plazo de las inversiones en infraestructura”.

Una de las características de este PDI es “la apuesta decidida por la externalización del mantenimiento de la infraestructura. En este sentido, conviene resaltar que se tiene prevista la externalización de 18 bases o acuartelamientos, pudiendo ser 21 en función de los procesos de concentración de las bases “Alemán Ramírez” de Las Palmas de Gran Canaria, “Alfonso XIII” de Melilla y “General Pardo de Santayana” en Ceuta”.


Breve catálogo de infraestructuras del Ministerio de Defensa.

A la espera de lo que van a publicar en pocos meses en el Libro Blanco de Infraestructuras, podemos adelantar algunos datos para que tengamos una primera impresión de qué posee el Ministerio de Defensa:

  • Generales.

El Ministerio de Defensa dispone de un grandísimo número de cuarteles, ministerio, oficinas del ministerio en las distintas provincias, acuartelamientos, bases, campos de prácticas, campos de tiro para el ejército, la armada y el ejército del aire,etc., por todo el territorio español. Este patrimonio se encuentra exento del impuesto de bienes inmuebles y tiene un altísimo valor económico, lo que ha despertado operaciones especulativas como la llamada “operación campamento”.

  • Espacios naturales.

Por otro lado, si hablamos de espacios naturales, las Fuerzas Armadas disponen de 33 campos de maniobras y entrenamiento (según sus datos, aunque posiblemente sean más) repartidos por todo el territorio nacional, con una extensión global superior a las 150.000 hectáreas, 1.500 millones de metros cuadrados. (Impresionante cifra, ¿eh?, sobre todo si a ella le añadimos todas las demás propiedades del Ministerio)

  • Problemática ambiental.

El Ministerio de Defensa suele sacar pecho en cuanto puede de lo útil que es para la naturaleza española el que ellos tengan la posesión de tantos terrenos.  Según el discurso oficial, gracias a ellos estos espacios se mantienen virgenes y sin las agresiones medioambientales y urbanísticas del resto del territorio.

El cinismo del Ministerio llega al límite de decir que estos espacios están protegidos porque “la utilización por parte de los Ejércitos evita las agresiones comunes a otras áreas naturales de España”.  Nada se habla de que en ellos se realizan prácticas de tiro con distintos armamentos y ejercicios de entrenamiento con la consiguiente contaminación de metales pesados, impactos acústicos, contaminación de aguas, suelos, aire, destrozo de flora y fauna, incendios, liberación de CO2 al aire, etc.

Presumen, por ejemplo de que “durante los años 2007 y 2008 se va a impulsar de forma prioritaria las actuaciones ambientales en estos espacios naturales, y se establecerán normas que prevengan el deterioro del medio natural y faciliten su conservación.  Asimismo, se impulsarán medidas para la conservación, mejora y recuperación del patrimonio natural, con actuaciones agroforestales para aumentar los sumideros de CO2 en las instalaciones de Defensa (mediante las  reforestaciones, el cuidado de los bosques, la lucha contra la erosión o la reforestación de terrenos agrícolas abandonados) , el desarrollo de un plan de defensa y mejora específico para fauna y flora autóctonas, experiencias piloto de cría y liberación de especies y acciones encaminadas a la lucha ecológica contra plagas.”

Lo más lógico y natural sería que estos espacios naturales tuviesen una gestión civil adecuada llevada a cabo por el Ministerio de Medio Ambiente y sus técnicos porque de no ser así se producen conflictos en los que suele perder el medioambiente y ganar los intereses no respetuosos del Ministerio de Defensa.  Un ejemplo de ello es la sentencia del Tribunal Supremo de abril de 2012 en la que  ”ha dado la razón al Departamento que dirige Pedro Morenés. Tras ocho años de litigios, el Alto Tribunal estima que Defensa no tendrá que comunicar a la Consejería de Medio Ambiente andaluza los ejercicios que vaya a desarrollar en el Parque Natural de la Bahía de Cádiz.  El Ministerio de Defensa no tendrá que ‘avisar’ a la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía cada vez que se vayan a realizar ejercicios o maniobras en los enclaves militares situados en el Parque Natural de la Bahía de Cádiz (el campo de tiro del Centro de Ensayos de Torregorda y el campo de tiro de armas portátiles de Camposoto) tal y como pretendía la Junta de Andalucía. El argumento que usa el Tribunal Supremo es  que, en caso de conflicto entre la Defensa Nacional y la titularidad del espacio protegido, “siempre y en todo caso la Defensa tendría predominio absoluto”, tal y como contempla la Ley Orgánica 5/2005, de 17 de noviembre, de la Defensa Nacional”.  Será legal, pero quien sale perdiendo es el medioambiente.

Además, también es lógico pensar que el uso de estos espacios naturales debería ser abierto y público, para disfrute de todos, no sólo de los militares. ¿Por qué han de tener los militares privilegios por encima de los civiles?

Un claro ejemplo de conflicto civil-militar es el que ocurre en Baleares:  El Grupo Ornitológico Balear, Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción,Greenpeace, SEO y WWF “piden al Patronato del Parque Nacional de Cabrera que rechace el Plan de Usos Militares presentado recientemente por el Ministerio de Defensa.  Las organizaciones señalan que estas maniobras tendrían impactos negativos en un área de alto valor ecológico“.  Nosotros nos sumamos a esta petición.  Los ecologistas argumentan que aunque el Plan de Usos Militares es conforme a la legalidad vigente, no parece que tenga ningún sentido hacer prácticas militares en pleno Parque Nacional.  Nosotros estamos de acuerdo porque:

  • En los parque nacionales hay que cumplir muchos requisitos para visitarlos, así por ejemplo, en Cabrera, las pernoctas para los civiles son muy poco amplias, 1 noche en julio y agosto, 2 en septiembre y 7 como máximo en el resto del año, esto es así para causar el menor daño ambiental. El Parque concierta visitas de hasta 60 personas, sin embargo, se prevé que serán 300 los militares que se salten la normativa y maniobren en este Parque Nacional. ¿Respetan los militares en sus maniobras las redes de senderos habilitados para el tránsito y la prohibición de no salirse de ellos?
  • También hay que cumplir unos rigurosos requisitos para realizar lo que se llaman “usos compatibles”, por ejemplo, en la pesca (que ha de ser artesanal) y como decíamos antes en las visita.  ¿Respetan los militares la pureza de las aguas y la biodiversidad de las costas?
  • Los militares no están (o no deberían estar) por encima de todo.  Antes bien, deberían estar al servicio de todos.  Esta actuación suya nos parece egoísta e insolidaria (valores que les suelen caracterizar).  Como dicen los ecologistas:  ¿no hay otro terreno que no sea un parque nacional para hacer entrenamientos?, ¿no tienen suficientes terrenos militares para no respetar la máxima figura de protección del medio ambiente?
  • En definitiva, ¿es compatible la figura de un Parque Nacional con la de un polígono militar para entrenamientos de guerra?

Infraestructuras militares de investigación que podrían (deberían) ser civiles:

Desde otro punto de vista, también son infraestructura militares que deberían reconvertirse a uso civil dos importantes centros de investigación:

  • El Canal de Experiencias Hidrodinámicas de El Pardo.
  • El Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial.

Cuenta también con un complejo de investigación en armamento biológico, químico y nuclear en Getafe (“La marañosa”) en una extensísima finca y con un funcionamiento y financiación muy opacos a pesar de haber sido objeto de varias preguntas en el parlamento.


Infraestructuras sanitarias.

También posee otro organisms, el ISFAS con múltiples infraestructuras sanitarias como los hospitales militares de Madrid, Zaragoza, San Fernando (Cádiz), Ceuta y Melilla;  y unas 60 delegaciones por toda la geografía nacional.

Infraestructuras educativas.

En el aspecto educativo, el Ministerio de Defensa posee:

  • escuelas de oficiales y suboficiales
  • una Escuela Militar de Sanidad,
  • una Escuela de Militar de Estudios Jurídicos,
  • una Escuela Militar de Ciencias de la Educación,
  • una Escuela Militar de Intervención,
  • una Escuela Militar de Músicas Militares y
  • una Escuela Militar de Idiomas.


Otras infraestructuras.

Aunque sabemos que va a sonar un poco a guasa, también poseen los militares diversas infraestructuras, no despreciables como se verá a continuación, dedicadas a la cría caballar.  En concreto un centro de Dirección Gerencia en Madrid, un centro de cría en Jerez (Cádiz), otro en Écija (Sevilla), otro en Ávila, otro en Zaragoza, una escuela militar ecuestre y un Laboratorio de investigación aplicada.  Por más que hemos buscado algo relacionado con la cría de cabras para la Legión, no hemos sido capaces de dar con los datos, aunque algo ha de existir porque la susodicha cabra desfila bastante bien y en algún lado habrán tenido que criarla, seleccionarla y educarla castrensemente.  Siguiendo con el apartado zoológico, el Ministerio de Defensa posee un Museo, Biblioteca y Centro de Investigación Histórica del Centro Nacional de Veterinaria, en Madrid.

No podría faltar una Red de Bibliotecas de Defensa que está considerada de uso restringido pero que cuenta con 37 centros. Para completar la oferta existen, además, 25 archivos de temática y uso exclusivo militar.

Si seguimos con el tema cultural, la Red de Museos Militares está presidida por los tres Museos Nacionales pertenecientes a los Ejércitos de Tierra, la Armada y el Ejército del Aire, ubicados todos ellos en Madrid.  Además, la red se completa con otros 18 museos.

Con más arraigo histórico son las posesiones militares que tienen que ver con fortificaciones y castillos, con un total de 16 centros reconocidos.


Enajenaciones.

La siguiente noticia de 2008 es clave:  “Defensa cuenta con 11 millones de m2 para su enajenación”.  Desde 2004 hasta 2008, el Ministerio de Defensa ha vendido unos 9,3 millones de m2 de terrenos militares, gran parte de ellos para el montaje de toda la burbuja inmobiliaria y la cultura del pelotazo vivida en años anteriores.

Otra fuente para contrastar las posesiones sin límite del Ministerio de Defensa es el Ministerio de Vivienda que nos habla de 28 convenios con defensa desde 2004 a 2007.

El Ministerio hace caja  por tres medios:  ventas, subastas y convenios con otras administraciones (por ejemplo, en 2008 se convenió con el ayuntamiento de San Sebastián de los Reyes, Madrid, la venta de 115.000 m2 de la Estación Radiotelegráfica que el ayuntamiento compró para equipamiento público.  En el año 2007 se convenió la compra por el ayuntamiento de Hinojosa del Duque, en Córdoba, de 2 millones de m2 (200 Ha) para políticas de empleo rural; etc.).

Esta política de obtención de dinero líquido mediante las desamortizaciones tiene mucha tradición.  Ya en tiempos del ministro Eduardo Serra, del Partido Popular (1997), el diario EL PAÍS titulaba “La tercera desamortización” a un artículo en la que explicaba que eran más de 1.500 millones de m2 de superficie los involucrados en las enajenaciones, de los que 13,4 millones corresponden a edificios que querían enajenar los militares.  También reflejaba que en Ceuta y Melilla, sus propiedades suponen un tercio del término municipal. En la Península, dicho porcentaje ronda el 0,5% de la superficie de muchas provincias; aunque hay notables excepciones como Zaragoza (2,1%), Cádiz (1,7%), Madrid o Toledo (1,1%).  Es decir, que el Ministerio de Defensa es uno (o el principal) terrateniente del suelo español.

¿Dónde va este dinero?  Suponemos que a financiar, directamente el modelo militarista de dominación-violencia.  Actualmente nos tememos que va a ser una de las salidas que va a intentar taponar el enorme agujero de la deuda militar de 30.000 millones de € por el gasto en los desmesurados y mal gestionados políticamente Programas Especiales de Armamento.

LLamativamente, cuando Defensa revende terrenos que adquirió por expropiación (un método que se utilizó mucho después de la guerra civil para apropiarse de múltiples propiedades) no hace ninguna de las cosas que serían de justicia:

a) dado que el terreno deja de tener la función por la que se expropió, iniciar un expediente de reversión a su anterior dueño

b) Dado que el justiprecio pagado por su expropiación (cuando sus dueños no fueron obligados a fijar uno simbólico o a ceder o regalar los terrenos al ejército, otra forma de abuso) procedía de las cuentas públicas y no del ejército devolver ese dinero a las cuentas públicas para su destino a fines socialmente útiles.

El Ministerio de Defensa nunca se ha mostrado desinteresado en las negociaciones para hacer convenios o ceder terrenos a otras instituciones.  Por ejemplo, hace poco se anunciaba que va a ceder el uso de 62.000 m2 en el ayuntamiento de Tarifa a la Fundación Migres para que se monte un observatorio de migración de aves y sobre el cambio climático.  Dicho terrenos eran la antigua batería de costa D-8 Punta Camorro, desde hace tiempo en desuso.  Ahí han estado los terrenos desde hace mucho y Defensa los ha retenido aun cuando su utilidad militar era escasa o nula.  Además, Defensa no enajena la propiedad de los terrenos sino que cede su uso.  No hemos podido averiguar a cambio de qué ni por cuánto tiempo a pesar de consultar una decena de fuentes.  ¿Por qué será?.


Alternativas a las infraestructuras militares.

¿Sería lícito y moral, sería útil y necesario dejar de priorizar las necesidades militares para, en estos tiempos de tan duros ajustes económicos para los civiles, comenzar a priorizar las necesidades civiles antes que las militares?  En nuestra opinión, sí.

Es necesario exigir la solidaridad del Ministerio de Defensa con los demás ministerios y pedirles que la inmensa cantidad de terrenos que tienen con nulo o escaso uso, sean cedidos sin coste a los ayuntamientos para que puedan realizar las múltiples actuaciones sociales que se necesitan y que se encuentran interrumpidas, entre otras cosas, por la escasez de suelo a precios razonables.  Con ello nos beneficiaríamos todos y la economía se relanzaría.

Por otro lado, ganaría el medio ambiente porque, como decíamos más antes, las utilidades que se darían a muchos de estos lugares serían más adecuadas con el respeto a la naturaleza.

En el capítulo de alternativas, es exigible que el ministerio de defensa publique su completo patrimonio y sus usos a fin de que con absoluta transparencia, la cuidadanía pueda controlar estos y conocer este dato esencial.

Por otra parte se debe investigar qué bienes de titularidad militar no tienen un efectivo uso militar y darles el destino social necesario, para lo que es necesaria esta auditoría de bienes militares.

Existen infinidad de litigios repartidos por el territorio del estado que involucran a pueblos, vecinos y grupos sociales y a los terrenos militares o de apropiación militar. En nuestro criterio es necesario resolver de forma justa estos litigios y en favor del interés común, que suele coincidir con el de los litigantes civiles.

No es admisible la especulación de terrenos par sufragar la adquisición de armamentos. Debería por ley prohibirse esta ilegítima modalidad de hacernos pagar unas armas que no necesitamos ni queremos,


A %d blogueros les gusta esto: