Intento de Defensa de militarizar a los niños entre 13 y 18 años

6 de enero de 2013

Fuente:  Ministerio de Defensa.

Aberrante nos parece el concepto del Portal de Cultura de Defensa.

Nos parece mal e increíble el que los estadounidenses tengan tantos jóvenes que se lían a tiros en institutos y escuelas.  En ellos nos parece una falta grave contra los derechos humanos.  ¿En nosotros, no?

También nos parece horrible que haya niños soldados y pensamos que militarizar a los niños y niñas afecta gravemente al respeto de sus derechos humanos, sin embargo, si lo hace nuestro ejército, ¿la cosa cambia?

La historia es la siguiente:  El Campamento “Coronel Federico Cazorla Poza” del 5º ESTOL, está basado en un programa creado especialmente para jóvenes que tengan entre 13 y 18 años (ambos inclusive).

Sus principales finalidades son:
– Dar a conocer a los jóvenes los valores constitutivos de la vida castrense en las Fuerzas Armadas y más concretamente en el Cuerpo de Infantería de Marina Española. Valores tales como; Responsabilidad, Disciplina, Espíritu de Sacrificio, Espíritu de Servicio, Amor a la Patria, a su Bandera y a su Constitución, Respeto Propio, Auto-Confianza, Lealtad, Honor, etc., favoreciendo con ello a un pleno desarrollo como persona.
– Perpetuar el espíritu de compañerismo, amistad y fomentar la convivencia entre todos los jóvenes participantes, a través de la realización de las actividades programadas.

Cuando acedemos a un pdf para ver cuáles son las actividades programadas nos aclaramos mucho más de cómo van a conseguir estos altos valores castrenses:  mediante la instrucción en orden cerrado:  formaciones, desfiles y coordinación en grupo:  ¡Hip, hop, hep, aro!

Además, esta formación para el militarismo y la violencia sólo les va a salir por 790 €.

¿Queremos que nuestros menores vayan a campamentos militares a aprender del militarismo sus razones, sus metodologías y su ideología? ¿Preferimos fomentar este tipo de “campamentos” a actividades cívicas de otra índole donde puedan aprender respeto por los derechos humanos, aprecio por la cultura, solidaridad con los demás, …?


Un coronel dice que con Franco vivíamos mejor y que Morenés no tiene XXXXXXX para prohibirle decirlo en la red

2 de agosto de 2012

Palacio + de + la + Moneda

Fuente: Alerta Digital

Recientemente nos hacíamos eco de la pretensión de Morenés de prohibir a los militares la crítica a las políticas del ministerio de defensa por medio de la red y de los correos electrónicos. Nos parecía, y nos sigue pareciendo, una aberración y un ejemplo de la perversión que es el militarismo y sus normas disciplinarias.

La red es un lugar de contraste, de debate, de intercambio. Y por ello prohibir su uso, ejercer la censura, sobre todo si se critica al poder, es apostar por el autoritarismo y contra la libertad.

Lo es aunque, como es el caso que vamos a narrar,  la red sea usada para decir barbaridades y desatinos, porque, en todo caso, la propia red sirve para que, ante la apología de las peores de las ideas, se desenmascare por el resto de la red esta apología y se la desacredite con el uso de la razón.

El Coronel (ojo, no cualquier cargo, sino un coronel del ejército y probablemente el representante de una mentalidad más que extendida en esta institución) Alamán dice, entre otras cosas, que a él no le va a callar Morenés ni el nuevo reglamento disciplinario que quiere meter 14 días de arresto a los militares que critiquen al ministerio: que Morenés no tiene “cojones” para ello (perdónennos es uso de este término castrense tan literal y machista), que el PP y el PSOE odian a los militares (perdonen este ataque de paranoia súbito y surrealista) pero el PP mucho más, que las leyes militares son inmorales (lo cierto es que pensamos lo mismo pero por razones opuestas en la mayoría de los casos a las del coronel) y que tendrían que matarle para que se callara.

Si la cosa quedara ahí, en ese especie de cabreo mal expresado, no pasaríamos de hablar de un coronel algo vehemente y deslenguado que se encuentra indignado por la censura que se quiere imponer a los que critican al poder y por la que, a nuestro entender, es una flagrante violación del derecho democrático de libertad de opinión y de expresión.

Pero Alamán va más allá y realiza una apología desmedida del fascismo del régimen de Franco y nos explica su añoranza de aquellos buenos tiempos ” Han tenido engañada a mucha gente durante años, pero no se puede engañar siempre a todo el mundo. Cualquier comparación con el régimen de Franco dejaría muy mal parada a esta casta política. Aquella gente sí que hacía las cosas por el interés y el bien de todos. La altura moral de aquellos ministros convierte a los de ahora en enanos. Gracias a la fortaleza de esa clase media que se creó durante el franquismo, España ha tenido tranquilidad social todos estos años. Eso ya se está acabando, y por desgracia no tenemos a otro estadista como Franco para que nos eche una mano.!  Luego está la hipocresía de querer enterrar la memoria de Franco, pero no su gigantesca obra. Se destrozan las estatuas de antes, pero se conservan los paradores de turismo. Se quita el nombre a las calles de los franquistas, pero no sus frutos en forma de industrias, pagas extraordinarias, seguridad social, pantanos, universidades populares, trenes, aeropuertos, autopistas, puertos pesqueros, altos hornos y, sobre todo, una gran clase media que nunca antes había existido. Esta farsa ya se les está acabando. Por eso temen tanto las opiniones de quienes representan aún la conciencia moral y patriótica de aquella maravillosa época que dio paz, desarrollo económico y fortaleza moral a los españoles.”

Alamán desvaria, sencillamnte y lo preocupante no es que lo haga en público, casi es mejor saber estas cosas, sino cuántos más piensan como él entre los mandos del ejército y, lo que es más importante, cuántos más piensan como él que el ejército es el garante de la unidad y de los valores y que su deber es actuar cuando estos no se llevan como ellos quieren. Veamos su reflexión: “Los militares tenemos algo que la mayoría de los políticos de la casta desconocen: patriotismo y honor. Ese patriotismo y ese honor nos impele a actuar siempre bajo la exigencia del sentido del deber. Y el deber de los militares es alertar de la situación agónica que vive nuestra patria. Si, según la Constitución, somos los garantes de su unidad y de su seguridad, ¿por qué se pretende que callemos cuando se está poniendo en serio peligro tanto la unidad de la patria como la seguridad de los españoles?”

Ya sabemos, más bien confirmamos lo sabido, que el ejército es una institución peligosa para nuestros derechos e intereses. Que el ministerio lo disfrace no ayuda en nada, más bien nos desmoviliza frente a la amenaza militar.

En fin, qué bueno es que se puedan encontrar las opiniones de los mandos del ejército, aunque sean como las de Alamán, en Internet (de momento) para que las podamos rebatir y, sobre todo, para que estemos preparados ante cualquier tipo de aventura de los espadones que, al parecer, goza de predicamento en los oficiales en activo.


Propaganda mililtarista subvencionada desde el Ministerio de Defensa

1 de abril de 2012

S% C3% ADmbolos + ca% C3% + de + ADdos% C3% A9pocas + PasadasFuente:  IEEE (Instituto Español de Estudios Estratégicos).

“Desde el año 2006 y con carácter anual, el Ministerio de Defensa a través de la Dirección General de Relaciones Institucionales, concede subvenciones destinadas a financiar proyectos que contribuyan a la promoción y difusión de la cultura de defensa y de la imagen de las Fuerzas Armadas en la sociedad española.  Entre los proyectos que pueden optar a estas subvenciones se encuentran:

  • Cursos, seminarios, foros y otras actividades de divulgación
  • Proyectos de investigación
  • Actividades para impulsar y promover acciones en el ámbito escolar
  • Actividades que versen sobre el patrimonio histórico y cultural de las Fuerzas Armadas
  • Realización de estudios sociológicos

El IEEE se encarga de realizar la valoración de las solicitudes y de la supervisión y seguimiento de aquellos proyectos subvencionados y que están enmarcados dentro de su ámbito de actuación”.

En total, en el año 2011 se han concedido 110 proyectos por un valor total de 645.370 €

Hay dos categorías:

  • Proyectos concedidos para actividades directa o indirectamente relacionadas con las fuerzas armadas (el título es un poco inconcreto:  ¿qué cabe en indirectamente?).  En este apartado se ha concedido el 92 % del dinero.

Hay actividades muy curiosas como:  “Puesta en valor de exposiciones virtuales” por 2.050’3 € concedida a DIDAC Activitats Culturals.  ¿Qué es esto?  Además, a la misma asociación le han concedido 7.000 € para la “Campaña de divulgación del programa didáctico periodistas en acción”.

4.500 € concedidos para el portal de internet ASASVE a la asociación del mismo nombre, es decir, subvencionan a una asociación para que haga “cultura de defensa”, pero no cualquier “cultura” ni cualquier “defensa” sino la que puede hacer la Amigos Soldados Asociaciones y Veteranos de FAS y Guardias Civiles.

También se le dota a la Fundación Marqués de Somosierra con 3.500 € para la “Difusión de la Cultura e Historia Militar a los alumnos de enseñanza Primaria y Secundaria”.  Para que luego los pacifistas se quejen de que partimos en desigualdad de condiciones.

Pero, … nos ha llamado poderosamente la atención la dotación la concesión de 10.000 € a la Asociación de Amigos del Castillo de Montjuic para el “Ciclo de conciertos:  7º Plenilunis en el castillo de Montjuic”.  ¿Qué tiene esto que ver con la divulgación de la cultura de defensa, o con las FAS?

  • Proyectos concedidos para estudios a favor de la paz.  Tan sólo ha sido concedido el 8 % del dinero para ellos y son las universidades quienes se llevan la mayor parte.

En definitiva, parece que los 645.370 € están dedicados a propaganda militarista y autobombo de las fuerzas armadas.

Cuando ha llegado la hora de recortar partidas inútiles, sería lógico recortar en este tipo de propaganda militarista y promotora de la violencia.


Los sargentos acordeón

28 de marzo de 2012

% C3% 81vila. + Campamento + de + El + Pradillo. + Academia + de + + Intendencia MilitarFuente: Telecinco.es

El flamante Ministro de Defensa parece decidido a dar un titular por semana y quitar así el titulo honorífico a aquel ministro de Trabajo e Inmigración que tuvimos tiempo atrás,  de nombre Celestino, que semana sí semana no metía la pata sobre todos y cada uno de los asuntos de su (in)competencia.

Don Pedro Morenés ha hablado para RNE y nos ha anunciado que se va a cargar el cierre de la academia de suboficiales de Talarn (Lleída) para ahorrar.  Además, según informa Infodefensa, también se va a cerrar una base de instrucción de soldados, Santa Ana, en Cáceres, y de que según parece “la oferta pública para 2012, que se conocerá en unos días, “será mínima o ninguna”.

Nos dice Don Pedro, para justificar este cierre, que el ejército es como un acordeón, que se hincha o se deshincha según el son que se toca, ganando o perdiendo con ello tamaño.

No sabemos si Don Pedro habrá pasado, en lo que hace a los acordeones, de oír a Gabi y a Mariajesús  la de los pajaritos por aquí…, porque, a primera vista parece que el símil es poco afortunado, ya que el acordeón se hincha o deshincha de aire para crear música y con ello su tamaño no crece o decrece, sino que sigue siendo el mismo por el efecto del fuelle y, en cambio, el ejército, hasta donde sabemos, se hincha (por cierto no de aire, sino de gasto militar y de deuda pública) pero no se deshincha y no produce música, sino estrépito.

Pero, al margen de la mala imagen del ejército acordeón, el ministro viene a reconocer la inutilidad de la academia de suboficiales, gasto prescindible según el ministro ahora que la deuda de más de 36000 millones de euros, generada en parte por Pedro Morenés en su anterior etapa de secretario de estado de defensa, se come el presupuesto ministerial.

Nos dice a continuación Don Pedro que la decisión del cierre de esa academia no está aún tomada, pero tal como lo explica parece que miente, porque, señala, “decisión que no está tomada, y que es una propuesta que hará el jefe del Estado Mayor del Ejército de Tierra al Jefe del Estado Mayor de la Defensa, y el jefe del Estado Mayor de la Defensa lo comunicará al ministro, que decidirá en consecuencia”  (lo que indica que sólo falta el cauce burocrático de dar formalidad a la decisión ya tomada haciendo como si se siguiera  un cauce de propuestas cuando, como se ve, el ministro ya tiene conocimiento de todo ello y decidido el cierre).

Los alcaldes de la zona donde estaba la academia de suboficiales (actualmente con cuatro cientos y pico sargentos formándose) ha sido de preocupación por los 800 puestos de trabajo (incluidos los militares de la academia) que se van a perder.

Nos parece una preocupación procedente pero tenemos que indicar algo al respecto, y es que, al parecer el ejército es como el caballo de Atila, que donde el ejército pone la pata no vuelve a salir la hierva , y estos municipios se han convertido en dependientes de los militares hasta el punto en que la academia militar les ha privado  de otras posibilidades de desarrollo y se ven atados a un funesto destino.

Esto último nos debería hacer reflexionar si no va siendo hora de buscar el desarrollo y la viabilidad de los pueblos donde el ejército campa a sus anchas fuera de las fauces militares, no sea que cuando decidan hacer su operción acordeón dejen en bolas a toda la población, como siempre.


Manual militar de adoctrinamiento de periodistas

15 de marzo de 2012

http://www.alibri.esFuente: Revista Atenea.

¿Que eres corresponsal de guerra en un conflicto bélico como el de Siria y no se te ocurre qué contar?  No hay problema, puedes usar la “chuleta de trabajo para periodistas” que te ofrece el “Manual militar para periodistas”.  Una chuleta de 212 páginas y de 18 € de coste.

“¿Necesitan los periodistas un manual militar?”  Pues claro, porque “para todo aquel que no está familiarizado con el entorno militar resulta complicado entender muchos de los términos usuales en este ámbito”.  Y es mucho mejor, añadimos nosotros, que los entiendan desde la sacrosanta óptica militarista y violenta que ponerse a indagar por su cuenta, no vaya a ser que se hagan preguntas inoportunas o consulten textos inadecuados.

La noticia señala que ” la importancia de los medios de comunicación en los conflictos armados.  Recordó que, desde la guerra de Corea, las guerras pueden seguirse prácticamente en directo. Del mismo modo, recordó la influencia que pueden tener los medios en el desarrollo de una guerra, como ocurrió en el año 1898 en la Guerra de Cuba”.  Y da una vuelta de tuerca más:  “Razones como esta, unidas a la posibilidad de cualquier ciudadano de convertirse en reportero gráfico gracias a su teléfono móvil, fueron las que motivaron al coronel Serrano a crear un libro que facilite a los periodistas, no sólo a los especializados, a realizar su trabajo de una manera más eficaz”.

Habría que preguntarse ¿eficaz para quién o para qué?  Hace poco nos preguntábamos por qué no se tratan los aspectos y las intervenciones noviolentas en los conflictos armados.  

Alegábamos que estas existen y que son muchas, pero que los medios de comunicación no informan de ellas.  Con esta pasividad lo que se consigue es que de los conflictos internacionales sólo se hable de violencia y de formas militaristas de tratarlos.

Además, según informa Las Provincias,  el “el jefe del Mando de Adiestramiento y Doctrina, teniente general Francisco Puentes Zamora, ha dicho que los medios de comunicación se han convertido en un “arma poderosa” y “decisiva” en los conflictos armados actuales”.

También dicho mando nos habla de que “ahora las acciones militares se desarrollan entre la población y en dos planos: sobre el terreno y en el ámbito de la información”.  En este sentido, el teniente general ha dicho que “el combate decisivo no se disputa en el campo de batalla” y actualmente “no basta el éxito de una operación, sino que así lo perciba la población”.  Por ello, “los medios de comunicación son decisivos” en los conflictos armados y se han convertido en “una poderosa arma, por encima de las divisiones acorazadas”.

Y tiene razón Francisco Puentes Zamora, jefe del Mando de Adiestramiento y Doctrina, los medios de comunicación son una pieza clave para entender los conflictos dentro de un paradigma de dominación-violencia o para entenderlos de forma alternativa dentro del paradigma de cooperación-noviolencia.

Por eso quieren adiestrar y adoctrinar a los periodistas (y al resto de la sociedad, añadimos nosotros).  Se ganen o se pierdan guerras, lo importante es lo que se cuenta periodísticamente y, por ello, es tan importante seguir realizando las manipulaciones informativas a las que nos tiene acostumbrados el Ministerio de Defensa.

Pero, en el fondo, el libro es interesante y habrá que leerlo para saber qué es lo que los ejércitos quieren que sea doctrina en la sociedad.  Suponemos que habrá muchos loores a las fuerzas armadas, muchas quejas de lo poco que la sociedad les apoya y de lo poco que gastamos en defensa, …  Es decir, será más de lo mismo y más de lo de siempre.  Pero lo leeremos atentamente para poder publicar en este blog, por capítulos, el Antimanual de antimilitarista para sociedad y periodistas.


14.000 niños soldado en los grupos armados de Colombia

18 de febrero de 2012

Tribunal Internacional sobre la Infancia afectada por la Guerra y la Pobreza

Fuente: Tribunal Inernacional sobre la Infancia

Un reciente informe de la ONG Tribunal Internacional sobre la infancia explica el panorama internacional de utilización de niños como soldados por parte de grupos armados.

Entre los más desgarradores datos nos hace saber que en Colombia, los distintos grupos armados utilizan a más de 14.000 niños como soldados en sus filas y que además usan a niñas como objetos sexuales para éstos.

Este dato es escalofriante, pero más aún es saber que actualmente mas de 300.000 niños están participando como soldados en los más de 24 conflictos en diversos países y regiones del mundo en que hay niños soldados. O que sean más de 2.000.000 de niños los que han muerto en este tipo de conflictos. O que otros 6.000.000 hayan quedado discapacitados de por vida, sin contar con las agresiones a las mujeres y niñas y otra larga y penosa serie de datos que demuestran la locura de la guerra y lo perentorio de acabar con los ejércitos y el militarismo.

En occidente los niños no son usados de soldados pero (esto no lo dice el informe referido) sí predispuestos por medio de la manipulación educativa, el aprendizaje sistemático de la guerra y la violencia en la televisión, la idea deformada de la historia, los valores competitivos y auoritarios, el sexismo, etc.para dar por buenas las guerras y la violencia, apoyar los ejércitos y ser en el futuro una de las bases obedientes y pasivas de su legitimación.

Luchar contra el reclutamiento de los niños nos exige por tanto luchar contra la aberración actual de más de 24 conflictos armados que usan de niños como soldados, pero también nos exige luchar aquí y ahora con nuestros niños por desterrar de las mentes de las generaciones futuras la horrenda legitimación y preparación de las guerras y el apoyo al militarismo.


La guerra reactiva la economía: mentira promovida desde la militarización cultural actual

30 de enero de 2012

Siempre nos han vendido que las guerras son buenas para reactivar la economía.  Esta suele ser una justificación, bastante cínica y bastante poco ética para las intervenciones humanitarias. No hay que olvidar, dicen, que éstas también hacen que nuestra economía se dinamice.

El vídeo que os proponemos a continuación contraargumenta estas ideas.  Lo hace con “la falacia de la ventana rota”, cuya línea argumental:

  • Si la guerra reactiva la economía y seguimos esa línea argumental hasta el final, llegaríamos a la destrucción total.  Entonces habría mucho terreno para reactivar la economía, pero nada con lo que reactivarla.
  • La guerra produce daños y produce pérdidas.  Son daños a las personas (pérdidas de vidas, mutilaciones, daños psicológicos, etc.), daños estructurales (se suelen imponer estructuras económicas y políticas injustas o que perpetúan la injusticia) y daños culturales (se suelen anclar la sociedades en el círculo vicioso de guerras que llevan a desarrollo de algunos, frente al empobrecimiento de otros, y se suelen considerar normales estos razonamientos).
  • Lo que se dedica a la guerra se deja de dedicar a otros rubros que serían socialmente mucho más útiles:  educación, sanidad, vivienda, medioambiente, empleo, …  Aquí se producen pérdidas que se recuperarán difícilmente tras una o dos generaciones solamente.  Entre tanto, millones de personas se ven sometidas a vidas pobres en múltiples aspectos.  Es decir, la guerra produce nuevos daños dado que imposibilita el desarrollo de la justicia, la libertad, la cultura, …  Con cada nueva guerra se alejan varios años el cumplimiento de los Objetivos del Milenio.
  • Las guerras, así, se convierten en el núcleo de las políticas de los países del Primer Mundo.  Para ello necesitan cobrarnos más impuestos y, así, aunque no nos demos cuenta, de forma inconsciente, colaboramos con el mantenimiento del círculo vicioso.


A %d blogueros les gusta esto: