Charla sobre el gasto militar en el 15M

30 de noviembre de 2012

El vídeo presente es la grabación de la charla sobre el gasto militar en la que Utopía Contagiosa participó en el CSO La Morada, de Madrid. En el mismo se explica el gasto militar oculto y algunas de las múltiples peculiaridades de lo militar.


Morenés se reune en el Alcazar de Toledo con los tenientes generales del ejército.

20 de octubre de 2012

Morenés preside la reunión del Consejo Superior del Ejército

Fuente: Europa Press

El jueves  18 de octubre se han reunido en el Alcazar de Toledo símbolo del militarismo más rancio y de peores recuerdos, el hoy Ministro de Defensa, con los Tenientes Generales en activo del glorioso ejército español.

Digamos, para aclararnos, que los tenientes generales en activo son 16 nada menos. Exactamente el doble de los que por ley deberían existir, cuestión por otra parte nada sorprendente en un ejército sobredimensionado y en el que tenemos el brillante récord mundial de un mando por cada 2,1 efectivos.

Los 16 tenientes generales reunidos con el Ministro forman un engendro de autoreferencia militarista que se llama “Consejo Superior del Ejército” y que teóricamente es un órgano consultivo del ministro.

Como la información ofrecida no nos explica para qué ha reunido Don Morenés a los 8 legales y los 8 sobreros Tenientes Generles, nos vamos a permitir varias hipótesis, a elección del lector, de posibles temas a tratar:

  • Hipótesis “a”: que hayan caído en la cuenta de la ilegalidad de 8 de los 16 tenientes generales y estén buscando la forma de pasarlos al retiro para cumplir con las leyes. Es una hipótesis poco probable y la damos por casi imposible. Nunca se ha visto a un militar abandonar el puesto encomendado, menos aún si conlleva enormes sacrificios y penalidades como las de cobrar el salario de teniente general en activo.
  • hipótesis “b”, que sea el cumpleaños de alguno de ellos. No creemos porque en la foto que sirve Europa Press no aparece la tarta.
  • Hipótesis “c”, que dados los rumores de revuelo militar por el asunto de los catalanes, el Ministro quiera apaciguar los ánimos y usar a los 16 magníficos como correa de transmisión del enfriamiento de la situación que se encarga ya de atizar el ministro Wert, algún que otro general y la fundación FAES al completo. No acabamos de creer que esto haya sido objeto del orden del día. Tal vez en los canapés.
  • Hipótesis “d”:  Que sea un acto de desagravio por no haber querido acompañar, en verano, al Ministro al Alcázar de Toledo los miembros de la Comisión de Defensa del Congreso de los Diputados.
  • Hipótesis “e”: que, como todos los años por estas épocas presupuestarias, el ministro reúna a los tenientes generales para asegurarles que la tajada de los presupuestos va a seguir siendo cuantiosa, que no hagan caso de la intoxicación de que bajan los presupuestos militares porque es un truco para meter en cintura a los diputados díscolos, que van a seguir disfrazando dos y medio euros de cada tres que se gaste en gasto militar. Es de lo más realista que se nos ocurre, sin desmerecer la opción última.
  • Opción última. Que los hayan reunido para nada, para hacer como que trabajan. Que como al parecer tienen obligación de reunirse una vez al año, quedan y se reúnen.  Esta opción, la más probable, viene avalada por varios datos periféricos que, sin embargo, no nos han pasado desapercibidos: En la información que nos proporciona Efe, y también en la que aporta la página oficial del Ministerio de Defensa se comprueba que no se habla de orden del día. No se explica para qué se han reunido. Se limitan a una foto en la que aparecen los militares mirando hacia Don M0renés, sin más.

Es este un nuevo ejemplo de la absoluta falta de transparencia de un departamento que toma las decisiones en secreto, con reunión de generales, y de espaldas a la ciudadanía y a los intereses de la sociedad.


El Secretario de Estado de Defensa reconoce en el Congreso que los presupuestos de defensa no consignan el gasto militar real

12 de octubre de 2012

Tartaruga+verde+beb%C3%AA+1+%2F+Baby+green+turtle+1

Fuente: Infodefensa

En la comparecencia que el día 8 de octubre ha tenido el Secretario de Estado de Defensa para explicar los presupuestos del Estado, ha hecho dos asombrosas revelaciones que desmienten la parte central de su argumentario (que viene a decir que se gasta poco en defensa y tenemos a los ejércitos en la indigencia):

La primera, que los presupuestos del estado no consignan los pagos que van a hacer en 2013 por los programs de armamentos comprometidos con las industrias militares (este año han sido 1.780 millones de euros).

La segunda, que tampoco se consigna la partida que se destinará a las operaciones militares en el exterior.

Sólo este dato nos parece ya escandaloso.  N0 vamos a consignar en el presupuesto del Ministerio  de Defensa partidas que el año pasado superaron los 2.600 millones de euros (es decir, partidas que superan 1/3 de los presupuestos del ministerio de defensa) y que sabemos que se van a destinar al gasto militar. ¿Por qué?

Las razones que  ha dado Pedro Arguelles son, desde nuestro punto de vista, impresentables:

  • A la falta de claridad en lo que se va a pagar a la industria militar nos dice que no se consigna partida alguna en los presupuestos porque estamos en fase de negociación y no se ha cerrado una cifra (esperamos que no quiera Don Pedro hacernos creer que eso significa que la cifra sea cero) y que como los presupuestos hay que cerrarlos ahora, antes de que cierren la negociación, habrá que acudir por ello a créditos extraordinarios (por cierto, como hacen todos los años) para pagar lo que se comprometa.
  • A la segunda de las cuestiones ha respondido que no se puede precisar lo que vamos a gastar en operaciones militares porque no sabemos cómo va a evolucionar el mundo y por ello no sabemos dónde ni como irán nuestros tercios.

Ta vez Don Pedro subestime la inteligencia de los diputados, a pesar de que a la comisión correspondiente acudieron pocos.  Ta vez Don Pedro sepa que con estos trucos y con su palabrería puede eludir la crítica de una prensa cuyos “expertos en defensa” están a otra cosa. Si lo que dice Don Pedro lo dijera otro secretario de estado referido a otro ministerio y a otros gastos, probablemente tendría un escándalo encima y se le echarían encima periodistas, sindicatos y otros agentes sociales, pero en tratándose del ejército, Don Pedro sabe que tiene de su parte a todas las correas de transmisión del militarismo.

Desde nuestro punto de vista, a pesar de todo esto, atreverse a dar razonamientos tan impresentables en público no es subestimar al inteligencia de los propios, sino además, subestimar a la sociedad, creer que somos todos tontos, pensar que nos la puede jugar como a sus señorías, aspirar a que como ellos estemos resignados a que estos trucos no tienen remedio.

Y eso, por suerte para nosotros, no pasa de ser un gesto más de la arrogancia y la ignorancia de un Secretario de Estado que se siente inmune y que aspira a no rendir cuentas reales de su nefasta gestión.

Ellos nos endeudan con gastos militares que no benefician a la sociedad y que no atienden a las necesidades sociales y encima nos dicen que se van a pasar sus propios presupuestos por el arco del triunfo.

Tal vez por eso es por lo que, invariablemente, la sociedad piensa que los políticos son el problema y nos meten en problemas y tal vez porque estamos ya hartos de gentes como Don Pedro, las encuestas reflejan la indignación y la no aceptación por parte de la sociedad hacia el gasto militar.


El Jefe del Estado Mayor de la Defensa de España teme que el ejército se quede hueco

11 de octubre de 2012

-PUNTO+DE+VISTA-2-

Fuente: Público

Como es tradicional en épocas de aprobación parlamentaria de los presupuestos, los militares comienzan su peculiar campaña de meter miedo en el cuerpo de los diputados para que les aprueben unos buenos presupuestos y les aumenten la pasta sin preguntar mucho.

En otras ocasaiones nos dijeron que la falta de presupuestos abultados dejaba los aviones de guerra en régimen de planeamiento, porque los pobres no tenían para gasolina, o que estaba en riesgo la seguridad estatal y otras zarandajas.

Ahora han rebasado su propio limite de la exageración. El JEMAD ha dicho en el Parlamento que las reducciones del presupuesto militar van a dejar hueco al ejército y van a convertirlo en una organización frágil.

Suponemos que el efecto buscado es que no haya críticas al gasto militar y que les aprueben tanto el presupuesto previsto del Ministerio de Defensa como las demás partidas disfrazadas en otros ministerios.

El razonamiento del Almirante García (que así se llama el JEMAD) no tiene desperdicio. Si no se les dota de mejores presupuestos se pueden perder capacidades esenciales y se incrementarán los riesgos asumidos. ¿Se intenta decir que para eso es preferible no tener ejército?

Podría alguien decirle a don García que tal vez, si se restan riesgos de los asumidos por el ejército (que por cierto, al leer la Directiva de Defensa Nacional aprobada recientemente por Rajoy descubrimos que no son de naturaleza militar y que por ello mismo tal vez tienen un mejor tratamiento con algo distinto a los ejércitos y sus metodologías) tal vez esas capacidades que se van a perder dejen de hacer falta y se puedan trasferir partidas hasta ahora en manos militares a otros lugares civiles. A lo mejor incluso, si el ejército juega con la hipótesis de que no existen amenazas ni enemigos militares para España actualmente, perder capacidades militares no sea del todo un drama, salvo para la mentalidad militar, porque, para quienes tienen la hipertrofia de nuestras actuales fuerzas armadas, la sensación de quedarse huecos aumenta sin que necesariamente aumente nuestra inseguridad.

Por otra parte, y ya que hablamos de recortes del presupuesto, llama la atención comprobar que los supuestos recortes son mínimos tanto si los comparamos con los de otros ministerios con mayor cometencia ante verdaderas necesidades sociales, como si tenemos en cuenta la tediosa costumbre de nuestro militarismo de ofrecerse créditos “extrapresupuestariamente” año tras año. Créditos que aumentan sus fondos disponibles en hasta un 20 y un 30%.

Nos dice el Almirante que con estos presupuestos no pueden garantizar el alistamieto de tropas, dando a entender que nos quedamos sin soldados y eso es el peor de los males. Tal vez podría fijarse en el ejemplo de los ejércitos de EEUU, o de Alemania, o de Francia, o de Reino Unido, o de Italia, todos ellos inmersos en un proceso de reducción significativa de sus tropas militares, y explicr más bien que lo que hay es un exceso de tropa, por no hablar de la hipertrofia de mandos que convierte el ejército español en uno de los más oficializados, con un mando por cada 1´5 soldados.

Seguro que algún diputado le hace caer en esta cuestión al Almirante, aunque la inmensa mayoría de los desinformados diputados es probable que empiecen a temblar viendo cómo nuestro ejército se queda hueco a manos llenas mientras enemigos ansiosos de conquistarnos saltan el Estrecho o pasan los Pirineos al son de sus timbales militares.

El Almirante, como vemos, no cuenta toda la verdad, ni siquiera la verdad a medias, y no aclara cómo es posible que el gasto militar español, incluso el computado con los criterios contables de la OTAN, sea tres veces el del Ministerio de Defensa y se encuentre oculto en partidas de otros ministerios y organismos ajenos a la defensa.

Si, como anuncia el almirante, nuestro presupuesto del Ministerio de Defensa va a suponer 6.809,3 millones de euros, no entendemos cómo puede decir el tipo que el mismo implica una disminución del 6% respecto del año pasado que eran de algo más de 6.300 millones.

No entendemos como hasta ahora nadie le ha preguntado (y él no se molesta en aclararlo) por qué en esta cantidad destinada a presupuestos del Ministerio de Defensa no se computen ni los créditos a la industria militar y las subvenciones a empresas para fabricar armas (que están en el presupuesto del Ministerio de Industria), ni los organismos autónomos militares, ni la guardia civil (que se encuentra consignada en el Ministerio del Interior), ni las partidas para la política de fronteras y de inmigración, ni las clases pasivas militares, ni tantos otros rubros dispersos en otros ministerios y que consiguen disfrazar dos de cada tres euros destinados al gasto militar.

El Almirante mete miedo aprovechando la ignorancia supina de sus señorías en materia militar y su predisposicion al entusiasmo ante los galones y los pasos marciales.

Nos dice también el almirante que los presupuestos han presupuestado menos dinero (en realidad bastante menos) para operaciones en el exterior, pero que a pesar de eso, no se van a alterar estas operaciones ni a reducir significativamente. ¿Quiere decir esto que las van a hacer gratis?,¿Nos las va a pagar algún país apiadado de nuestra falta de medios para la defensa? ¿O, como es costumbre, van a consignar una cifra pequeña en el presupuesto a sabiendas de que gastarán mucho más y de que nos lo están ocultando?

Lamentablemente no creemos que nadie incomode al JEMAD con preguntas desagradables al respecto, como tampoco creemos que nadie levante el tono cuando el JEMAD les dice a los diputados que las operaciones de injerencia militar disfrazadas de ayuda humanitaria son esenciales como “elemento de credibilidad internacional y de garantía de la posición de España en el ámbito internacional” y que  por eso se “mantiene el apoyo económico”.

¿Que somos creíbles porque somos mamporreros internacionales? Menudo honor. ¿Que es el ejército el que garaniza nuestra posición en el ámbito internacional? Menudo fiasco y menuda trola.

En definitiva, el Almirante ha ido a meter miedo en el cuerpo a unos diputados que no están enterados o que no se quieren enterar para conseguir el aplauso y el aumento del gasto militar y del militarismo.

Esperemos a ver las enmiendas de los grupos de la oposición para comprobar hasta qué punto hay una propuesta alternativa y ética en materia de seguridad.


¿Piensan quitar las pensiones a los militares?

10 de octubre de 2012

Antic+dormitori+tirol%C3%A8s+%2F%2F+Old+Tyrolean+Bedroom

Si algunas de las medidas del PP en su proyecto de presupuestos las hemos aplaudido (por ejemplo, que nos vayan a sacar de la OTAN, que no se vayan a comprar casi armas, etcétera) en esta no podemos estar más en desacuerdo.

Tenemos la sospecha de que el PP, cada día más antimilitarista, piensa rebajar o suprimir, no sabemos dónde llegará la furia de la motosierra radical de Montoro, las pensiones a los militares y a familiares.

En nuestra indagación en el Proyecto de Presupuestos Generales del Estado, hemos ido al capítulo relativo a las CLASES PASIVAS y ¿qué hemos encontrado? Pues muy sencillo, que no se sabe cuánto va a pagarse este año en pensiones militares y en pensiones a familiares de militares.

Como se sabe, el “criterio OTAN” (modelo de medición del gasto militar adoptado por los estados adscritos a la OTAN como criterio de cuantificación del gasto militar de cada estado) cuantifica como gasto militar el gasto de los respectivos ministerios de defensa y de todos los cuerpos que tienen estatus militar (en nuestro caso la guardia civil) así como todas las subvenciones, ayudas, créditos e inversiones militares o a la adquisición de armas, los gastos médicos y sociales destinados a militares y diferenciados de los civiles, y las pensiones y prestaciones que aquí llamamos de clases pasivas.

Por ello, y dado que el gobierno español nunca ha reconocido la cifra real de su gasto militar y se dedica a disfrazarlo en partidas presupuestarias diversas y ocultas en varios ministerios y “organismos autónomos”, así como en créditos y partidas fuera de los presupuestos generales, nosotros, entre otros grupos pacifistas y antimilitaristas, intentamos año tras año estudiar estos presupuestos y estimar el gasto militar.

Es así que nos hemos llevado la sorpresa de que los presupuestos de Rajoy no especifian el gasto de clases pasivas correspondientes a lo militar y se limita  dar una cifra global para civiles y militares, donde se incluyen todos los funcionarios.

Esto debería motivar a los parlamentarios de la “comisión de Defensa” del PArlamento a que eigieran que los presupuestos generales detallaran de forma expresa y clara el gasto militar y sus capítulos, pero tal vez sea mucho pedir cuando todos sabemos que el PPSOE tiene controlada  esta comisión y colabora mutumente en mantener en el ocultismo más absoluto el gasto militar y la política de defensa.

Ahora bien, saquemos nuestras conclusiones: ¿Por qué un gobierno puede disfrazar y no dar datos del gasto en pensiones y prestaciones de clases pasivas de los militares?, ¿qué interés oculta?¿Ocultar el gasto militar?, ¿disfrazar que piensa bajar estas pensiones?

No lo podemos saber, pero la falta de información nos permite dar por buena cualquiera de las dos hipótesis y nos priva de conocer la magnitud de una partida del gasto militar que implica probablemente una porción muy importante del gasto militar oculto.


Qué suerte, nos cuelan definitivamente el escudo antimisiles

5 de octubre de 2012

URO+VAMTAC

Fuente: El Pais.

El Consejo de Ministos de hoy (5 de octubre) tomará un receso en la adopción de medidas de recorte con motosierra para dedicarse a tareas más placenteras: autorizar al ministro de Defensa Pedro Morenés y dotarle de plenos poderes para negociar con Estados Unidos una adición al Convenio de colaboración militar con EEUU, por la cual se autoriza definitivamente y al menos hasta 2020 a instalar en España el famoso escudo antimisiles.

En Rota estarán de fiesta mayor. Qué alegría. Cabeza de cartel de la marca España. Nada menos que el centro de la diana de la noticia (y también de la otra, de los objetivos militares de quienes puedan pensar que el escudo antimisiles y la presencia de tanto militar americano en Rota son su enemigo).

Según lo pactado, Estados Unidos va a desplegar en Rota  cuatro destructores de la clase Arleigh Burke, dotados con el sistema de combate Aegis, y unos 1.100 militares. Todo por si los malos nos lanzan misiles desde Irán o Corea del Norte (que como se sabe quieren traer la guerra a España y son los países “enemigos” con este tipo de misiles).

El Ministro, una vez firmado el acuerdo, lo irá a explicar al Congreso, para que estén sus señorías (aún las decadentes que dice un juez) informadas del asunto y lo voten favorablemente. ¿Podrán las señorías discrepantes ejercer alguna acción preventiva, nterior a la firma, para intentar evitarla?

Al hilo de este notición se nos ocurre traer a colación ls repetidas encuestas del CIS que a la pregunta de si España tiene enemigos, mayoritariamente dicen que no, y aquellas otras en als que presentando una lista de paises que nos pueden amenazar, el que la gente considera mas amenazante de todos es Estados Unidos, seguido a muchísima distancia de otros que forman parte de los tridicionales enemigos en la retórica militar.

No es de extrañar: de hecho sólo Estados Unidos tiene tropas y base ocupando el territorio, según parece para defendernos, y sólo ellos determinan el rumbo de nuestra política exterior y de una gran parte de nuestra economía.


Izquierda Unida contra el secretismo en la toma de decisiones en Defensa.

21 de septiembre de 2012

Fuente:  Europapress.

José Luis Centella, representante de I.U. en la Comisión de Defensa, ha pedido al Ministro Morenés que exista  participación de las Cortes en la aprobación del documento ‘Visión 2025’ encargado por el ministro al jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), almirante Fernando García Sánchez, y de la Estrategia Española de la Seguridad y exigirá que los documentos de planeamiento militar y de Defensa se presente ante la Comisión del ramo de la Cámara Bajara, para que se tengan en cuenta sus “opiniones y conclusiones”.

La moción, que se registró en el Boletín Oficial de las Cortes Generales antes de que se aprobara la nueva Directiva de Defensa Nacional, también pedía que se tuviera en cuenta en este documento a la Comisión de Defensa.

Loable el trabajo del diputado, felicidades.

Pero es triste constatar una legislatura más que la Directiva de Defensa Nacional, máximo documento que rige la política de defensa en España en esta legislatura rajoiana, ha pasado nuevamente por las cortes a título solamente informativo y que los diputados no han contado para nada en su formulación.  La labor de oposición era necesaria a priori, con carácter preventivo, para que esta DDN no se publicase como las anteriores sin el debate parlamentario. Otra vez más, y ano es posible y no hemos de lamentarnos.  Es penoso que no haya habido debate previo y que las grandes decisiones de la defensa española:  qué hay que defender, cómo se ha de hacer y quién es el sujeto de la defensa, nuevamente se hayan ocultado a la deliberación parlamentaria y pública.

Muy mala praxis del gobierno y demasiado acriticismo, conformismo y excaso control por los partidos parlamentarios.

Por otra parte, es necesario que si la Directiva de Defensa Nacional no se ha debatido previamente, al menos, sea divulgada para su conocimiento social y se debata en la sociedad.

¿Querrán  José Luis Centella e I.U. asumir el trabajo de dar publicidad a la DDN en los medios de comunicación, querrán asumir el ciclópeo trabajo de divulgarla  y criticarla continuamente durante los tres años de legislatura que quedan, querrán denunciar  la mala y ocultista praxis gubernamental (tanto del PP ahora, como del PSOE antes) y promover incansablemente iniciativas políticas y sociales para que de una vez se democratice la toma de decisiones en materia de defensa?  ¿Querrán debatir ideas con el movimiento pacifista en reuniones serias, programadas, con propuestas de ambas partes, con diálogo reposado?  ¿Querrán elaborar una verdadera alternativa al militarismo español con alguna de las organizaciones que nos dedicamos a ello? Suponemos que sí, pero ahora toca que hablen los hechos.

¿Querrán la colaboración de los movimientos sociales pacifistas ante tal empeño?  ¿Nos llamará alguna vez Centella para ponernos a trabajar conjuntamente y con continuidad en nuestros intereses (no lo dudamos) comunes?

I.U. ha mantenido olvidada la política de defensa durante mucho tiempo y parece que en esta legislatura retoma su actividad y lo hace con cierto criterio y con ganas de construir oposición y de formular alternativas.

Ya hicieron I.U. y Centella, y hacen, críticas certeras al último presupuesto militar de Rajoy.  Sin embargo, también se dejó pasar esa oportunidad para presentar una crítica con mayor difusión social al ingente gasto militar y a la deuda que atenaza al ministerio de defensa.  ¿Descolgará el teléfono Centella para hablar con los pacifistas para colaborar en este proyecto?  Porque no es sólo necesario plantear unas preguntas parlamentarias, sino planificar y gestionar ideas y actuaciones políticas a lo largo de toda la legislatura si queremos avanzar en nuestro proyecto común contra la militarización.

¿Llegará alguna vez el momento en que I.U. se decida a popularizar el tema de la defensa como uno de los ejes principales de su visión política alternativa al capitalismo entre sus bases, sus federaciones y sus asambleas?  ¿Querrá, entonces, colaboración del movimiento pacifista, antimilitarista y noviolento?

Son muchos años de espera desde aquel grandioso interés de la campaña anti OTAN.  Desde el movimiento pacifista esperamos, como siempre, pacientes y trabajando, que I.U. se decida a realizar un trabajo continuado con el movimiento pacifista.  Cuando ese momento llegue, serán bien recibidos y tendremos propuestas que compartir y avanzar hacia el objetivo de lograr la soberanía ciudadana en los temas de defensa.


A %d blogueros les gusta esto: