Antirepresión

21 de diciembre de 2012

Fuente:  Público.

En unos tiempos de crisis tan honda, con tantos retrocesos en los servicios que presta el estado, también en las libertades que podemos ejercer, con tanto “chorizo” llevándoselo con total impunidad, con unos partidos políticos y unos sindicatos que cada vez oyen más la consigna de que “no nos representan”, la gente protesta.

Hasta ahora la mayor parte de las protestas han sido pacíficas y noviolentas, festivas y solidarias.  La gente que protestaba, todos lo sabemos, tenían razones fundadas para hacerlo.

Ante ello, el poder ha optado por un estrategia diversificada:

  • decir que los que protestan tienen razón, pero que no se puede hacer nada,
  • no hacer nada positivo en ninguna de las justas cuestiones que les están reivindicando.
  • estigmatizar a los indignados y protestones, en algunos medios de comunicación, como gente insolidaria con los consumidores o con otros trabajadores,
  • criminalizar a los indignados mediante códigos penales más duros e imaginativos,
  • limitar aún más las libertades de los que protestan y proteger, aún más a los que reprimen,
  • buscar formas, más o menos legales y nunca legítimas, de boicotear las manifestaciones mediante infiltrados, incluidos agentes del orden, se llega a decir en la noticia que recomendamos que los antidisturbios hacen política.
  • reprimir a los manifestantes a base de palos, bolas de goma, de querellas, multas, etc.

Los que protestan se han indignado aún más.  Y ya son múltiples las protestas cada día, unas convergen con otras, se mezclan, se apoyan, se complementan, …

Tanto la represión como las protestas ocurren en múltiples países.

Las organizaciones están preocupadas porque sus militantes, y ellas mismas, tienen que asumir elevados costos en multas, represión, juicios, etc.  ¿Cómo se puede dar respuesta a esta situación?

1.-  No es momento, ni es posible políticamente echarse atrás:  “Hay pocas conquistas sociales, por no decir ninguna, que se hayan conseguido sin la protesta”.

2.-  Parece que los gobiernos tienen un objetivo claro:  que a su violencia se conteste con violencia.  Ello, piensan, podría llevar a que los movimientos se escindiesen y a que la violenciadel status quo quedase justificada.

3.-  Hay que señalar claramente las responsabilidades de los partidos tradicionales.  Quizá algunos no son responsables de la violencia, pero tampoco están cerrando filas con los represaliados y su postura de apoyo es, en la mayoría de las ocasiones, muy tímida e interesada (poco creíble).

4.-  Es necesario construir alternativas en muchos aspectos de la vida política y “obligar” a los partidos tradicionales a debatir y asumir las propuestas alternativas.

5.-  La coordinación y solidaridad interna son cada vez más necesarias.  Son imprescindibles.  Aguantar la represión solos y/o en pequeños grupos en más difícil que hacerlo de manera masiva y coordinada.

Anuncios

Vuelven a la idea de ejército de ocupación nacional.

19 de octubre de 2012

Image de visualpanicViendo el título del artículo no os extrañará que la fuente sea:  Libertad digital.

¿Hasta dónde puede llegar el delirio militarista y violento?  Es difícil responder porque cada día derriban nuevas barreras.

Ahora Mikel Buesa, otrora promotor de UPyD (que luego abandonó aunque fuera el número 2 por Madrid tras Rosa Díez) y antiabortista galardonado por Hazte Oir, se dedica a analizar el conflicto que derivó en la independencia de Eslovenia para, por analogía, imaginarse la independencia de Cataluña y las actuaciones militaristas de España para ocuparla con, nada más y nada menos que con 270.000 soldados.

Nos recuerda Buesa que:

  • No está de más señalar que, entre mayo y octubre de 1990, nueve meses antes de su independencia, Eslovenia configuró una “estructura de maniobra para la protección nacional” a partir, principalmente, de las fuerzas policiales, y en la que se encuadró a 21.000 hombres. Sería esa estructura la que, dotada con fusiles de asalto, armas anticarro y misiles antiaéreos, se enfrentaría, sin apenas material blindado, al Ejército Federal Yugoslavo. Tampoco se puede olvidar que en Cataluña hay actualmente 16.654 mossos y 10.894 policías locales, es decir, una fuerza con más de 27.000 efectivos con experiencia en el empleo de la fuerza armada.
  • El modelo de Eslovenia, que se saldó con un conflicto armado de poca monta, la Guerra de los Diez Días, cuyas bajas se cifraron en 62 muertos y 328 heridos.
  • Pero la clave de la victoria eslovena en la Guerra de los Diez Días no fue tanto la capacidad de su incipiente ejército como el hecho de que éste se enfrentara a una fuerza débil –en la que brillaron las columnas de blindados; pero carecían de la protección de la infantería, lo que las hacía inútiles en el medio urbano– que no tenía el respaldo político necesario para lanzarse a la acción ofensiva. El Ejército Federal Yugoslavo desplazó, en efecto, 35.000 soldados a Eslovenia, sólo la quinta parte de los que hubiesen sido necesarios para ocupar un territorio de poco más de 20.000 kilómetros cuadrados. Y en menos de una semana se vio desautorizado para imponer un control militar sobre la república secesionista. La guerra concluyó inmediatamente.

A renglón seguido, Buesa se plantea qué podría pasar en España si se independizase Cataluña:

  •  Señalemos al respecto que la ocupación militar del territorio de Cataluña –con casi 32.000 kilómetros cuadrados– requeriría, para su control efectivo, una fuerza del orden de 270.000 soldados.  (Curiosa, al menos,  la identificación de soldados con fuerzas del orden).
  •  Actualmente no se encuentran disponibles en nuestro país. Las Fuerzas Armadas españolas cuentan, en efecto, con un total de 134.772 hombres y mujeres, incluyendo los militares de carrera y de complemento, las clases de tropa y marinería y los reservistas voluntarios; es decir, aunque se movilizaran completamente, los ejércitos apenas llegan a la mitad de los efectivos teóricamente necesarios para restablecer el orden constitucional en el caso de que se produjera la secesión. Incluso si a esa fuerza se sumara la totalidad de los 80.210 miembros de la Guardia Civil, la capacidad militar de España es dudosa para el logro de ese objetivo.

Como tan arduos razonamientos han de tener un colofón o guinda o cierre reventón a modo de big bang, Buesa acaba con:

  • Más allá del tamaño de la fuerza que es posible movilizar está la cuestión política. De acuerdo con la Constitución, es misión de las Fuerzas Armadas la defensa de la integridad territorial de España; y aunque su mando supremo corresponde al Rey, están subordinadas al Gobierno, en tanto que es a éste al que compete la dirección de la administración militar y la defensa del Estado. Por tanto, es de la voluntad gubernamental de la que, en un caso como el que nos ocupa, dependerá la determinación del alcance concreto que pudiera tener la intervención de los ejércitos en un conflicto secesionista. Cuando Mas proclama que “nadie puede utilizar unilateralmente las armas” es porque está convencido de que el Gobierno de España en ningún caso llegará a decidirse por el empleo de la fuerza.

Sólo alguna cosilla le queremos preguntar a Buesa (no muchas porque nos podríamos tirar con ello demasiado tiempo):

  • ¿Dónde queda consultar a la ciudadanía española y catalana?  ¿Podemos decidir sobre nuestra propia independencia y/o sobre si invadir a los que la declaran?
  • ¿Podemos decidir si queremos usar la violencia y el ejército para resolver cuestiones políticas que mas bien deberían tratarse mediante diálogo y negociación?
  • ¿Dejaremos durante muchos años que nuestros políticos militaristas sean los únicos que pueden decidir sobre cómo hemos de defendernos?
  • ¿Cuántos militares de buen juicio desobedecerían estas supuestas ordenes invasivas de los políticos?
  • ¿Cuántos civiles españoles se opondrían a dicha invasión?

Luego dicen que son los catalanes los que tensan la cuerda.  Señor Buesa, es conveniente no pasarse de la raya y no propagar hipótesis como si fueses la mezcla de Kali, Odín, Marte, Ares y Santiago Matamoros.

Por otro lado, quizá convendría destacar un pelotón noviolento para acordonar las cercanías de Buesa y que no produzca más daños.


Prepotencia militarista israelí.

17 de agosto de 2012

Fuente:  Europapress.

El Gobierno de Israel ha ordenado este martes la demolición de ocho localidades palestinas ubicadas en las colinas del sur de Hebrón bajo el argumento de que las Fuerzas Armadas del país necesitan terrenos para llevar a cabo sus maniobras militares, según ha informado el diario israelí ‘Haaretz’.  Sin embargo, al parecer, las autoridades “permitirán a los residentes trabajar sus terrenos y pastorear a sus reses cuando el Ejército no esté llevando a cabo maniobras en la zona.  Esta política va a afectar a 1.500 personas.

¿Terrorismo de estado?

Una vez más se comprueba que da igual la legislación, nacional o internacional, dan igual las personas y sus medios de vida.  Lo militar está por encima de todo y sus razones, aunque no sean razonables, son las únicas que importan en caso de conflicto.

Pero la política israelí de militarizar su conflicto con los países árabes ha de tener un límite porque no es una política que tienda a solucionar asuntos, sino a a polarizar las relaciones y a agravar la situación.  Ello va a significar que antes o después haya un punto de inflexión, que tal y como lo están gestionando va a significar una guerra.  ¿Están seguros los israelíes de que ganarán esa guerra?  Posiblemente porque sus fuerzas armadas son superiores.

Pero, …, ¿cuánto tiempo se puede mantener esta forma violenta de encarar las relaciones internacionales?  A la larga, la militarización de Israel y todas sus políticas ha de devenir en menos gastos sociales, en la militarización total de su economía, en gastos socialmente inservibles como el armamento.  Ello les va a empobrecer.

Por lo tanto, sólo es posible para Israel, si mantiene estas ideas, intentar conseguir que la población palestina sea lo más pobre posible para que la propia pobreza a la que se aboca Israel no llame la atención.

Israel, con su habitual política prepotente,  empobrece a Palestina porque ellos mismos se van a ver en la miseria por la guerra que están cultivando desde hace décadas.  La guerra provoca guerra y miseria.  Israel y Palestina van a compartir destinos:  miseria y guerra.

¿Cómo sería la situación si se fomentase la cooperación entre las dos poblaciones para lograr que ambas avanzasen en la senda del desarrollo sostenible compartido?  Seguramente aquí también habría negocio para las empresas y se podría dedicar un porcentaje importante del PIB  a colaboración en lugar de a armamentismo.


Reflexiones sobre la legitimidad de la desobediencia y la novedad de la acción ejercida por el movimiento 15M

5 de mayo de 2012

Lady+in+Red

Fuente: constituyentes.org

Aportamos el enlace a una interesante reflexión sobre las potencialidades que abre la acción ejercida en la calle y en los espacios públicos y mediáticos por los indignados.

Trata de temas neurálgicos del poder y de los mecanismos de respuesta (represión, manipulación, premios, etc.) con que se desenvuelve eso que hemos llamado habitualmente poder para diferenciarlo de nosotros (que se supone que somos el no poder).

Advirtamos, en todo caso, que el poder, eso que llamamos poder, tiene los pies de barro y su mayor fortaleza es nuestra debilidad, nuestra sumisión voluntaria, lo cual es tanto como decir que el poder no es una esencia en realidad, algo lejano, sino una relación (el Poder con mayúsculas deja de tener poder cuando no es obedecido, lo que quiere decir que el poder es una relación entre ellos y nosotros y, lo que es más importante, que podemos ejercer nuestro poder para evitar sus desmanes).

El artículo es interesante y merece ser analizado y leído con calma.

Por nuestra parte, una vez más, enfaatizamos la confianza en el trabajo de base, igualitario, sin cúpulas, líderes ni “representantes” y la acción política noviolenta (acción directa, desobediencia civil, propuestas de alternativas “ejemplares” y “de contraste” al modelo vigente, lucha en colectivos y grupos sociales de talante transformador,  etc.) como las metodologías más apropiadas para construir esa relación de poder novedosa y en interés de la sociedad y contra los dominadores.


Todo encaja: la doctrina del shock

3 de mayo de 2012

Os recomendamos muy encarecidamente que veáis (y con mucha atención) el siguiente vídeo.

Ciertamente es una hora y cuarto, pero merece muchísimo la pena.

Nosotros hemos entendido que algunas cosas dentro de este esquema de pensamiento encajan perfectamente, por ejemplo, siempre nos había llamado la atención una realidad que reconocemos existente pero que no llegábamos a entender del todo:  está claro que todos los servicios públicos se están poniendo en manos privadas.  Pensábamos (también lo defiende en el vídeo Milton Friedman) que esto no sería llevado a cabo para los servicios de defensa.  No entendíamos que el Estado quisiera desprenderse del control de aquello que, precisamente, les da el control absoluto.  Sin embargo, tras oír las declaraciones en el vídeo de Runsfeld (anterior secretario de defensa norteamericano) hemos entendido que da igual.  Que cuando los que quieren privatizarlo todo llegan al poder, lo privatizan.  Y se quedan tan anchos porque, en el fondo, luego va a quedar el control en sus manos, sus manos privadas, en sus propias empresas privadas (véase concretamente, Blackwater).

También nos ha gustado el vídeo porque relaciona varios sucesos históricos (inicio de la dictadura chilena de Pinochet, inicio de la dictadura argentina de Videla, intervención armada de la Gran Bretaña de Thatcher en las Malvinas, guerra contra el terrorismo, etc.) con la idea económica de la ideología ultraliberal o neoconservadora de Milton Friedman y sus “Chicago boys”.

También nos ha gustado porque nos va recordando, una y otra vez, que las propuestas neoliberales nunca han funcionado para los países a los que se les ha obligado a adoptarlas (sin embargo, sí ha sido muy lucrativa para aquellos países, Estados Unidos sobre todo, que nunca las han adoptado, pero las preconizan para los demás).

Por último, lo aconsejamos porque el miedo, la idea de inevitabiliad de las reformas contra la gente común, el proteccionismo de los ricos, la liberalización de servicios públicos a ultranza, etc., de otras épocas las estamos viviendo en primera persona en esta.  Todo parece un plan, todo parece una lucha a largo plazo que busca, sin ningún disimulo, que los ricos sean más ricos (aunque ello convierta en más pobres a los pobres).

Esperamos vuestros comentarios.  Que os guste y os sea útil para reflexionar en estos días previos al primer aniversario del 15 M.

Por nuestra parte, volvemos a remarcar la importancia medular y central que tienen el militarismo, la guerra, los ejércitos y la violencia en todas esta políticas.

Por lo mismo, pensamos que nuestra lucha a favor de un modelo de defensa noviolento y participativo en el que la sociedad pueda decidir qué y cómo quiere defender es crucial para las propuestas alternativas.

Mucho ánimo en nuestras luchas comunes porque es muy importante que, una y otra vez, retomemos fuerzas desde la concienciación.


¿Por qué somos antisistemas?

25 de abril de 2012

Os recomendamos la lectura del esquema que hay abajo.  Claramente nos cuenta las diferencias entre nosotros (los que pagamos y sostenemos lo público) y los ricos que evaden impuestos, reciben subvenciones y prebendas y ahora, además, tienen amnistía fiscal.

View this document on Scribd

En muy pocas palabras e imágenes nos informan de:

  • por qué el sistema es corrupto, ilegítimo, amigista, insolidario, injusto y, para peor pronóstico, irrecuperable desde dentro.
  • por qué los demás hemos de ser antisistema:  porque es necesario luchar contra la corrupción, lo ilegítimo, el amigismo, la insolidaridad y la injusticia y conseguir una alternativa solidaria, justa, legítima, igualitaria, intechable…

La propaganda institucional, una y otra vez, nos hace pensar que los antisistemas son el problema.  Es un problema que pongan puestos informativos en Leganés y que pinten con tiza en el suelo algo que tenga que ver con el 15 M;  es un problema, elevado a la categoría de “enemigo del estado” el joven de instituto valenciano que protesta por la bajada de calidad de la enseñanza;  es un problema que nuestro ojo impacte contra la porra de un policía o que nos enlacemos por los brazos en una sentada noviolenta; es un problema que protestemos, que disintamos, etc.

Sin embargo, no se ve como un problema, el verdadero problema: que haya gente que una y otra vez, evada impuestos y los invierta en la prostitución o el tráfico de armas o droga, que el poder no sea igualitario sino elitista e interesado, ….  A ellos se les ofrecen amnistías fiscales, se les ofrece legalizar su dinero negro pagando sólo un 10 %, se les otorga anonimato y se les declara exentos de responsabilidad penal.

Pero todo esto no surge de la nada:  el gobierno es quien así obra al regular normas y políticas que autorizan, promueven y legalizan esta situación.  El gobierno está en connivencia con los defraudadores, el gobierno genera las leyes que montan este sistema tan corrupto e insolidario.

También os recomendamos que escuchéis el podcast del programa “Asuntos propios” que sigue y en el que se presenta el libro “El club de los pringaos” de Daniel Montero (Esfera de los libros):

Algunos datos nos dejan de piedra:

– La iglesia se ahorra 1.000 millones de euros al no pagar ni IVA , ni Patrimonio o IBI.

– Pepsico Holding España perdió 9 millones de euros en 2009 , la declaración le salió a devolver 20 millones de euros .

– 29 de las firmas más importantes del IBEX 35 , tenían 272 empresas en paraísos fiscales en 2009  y por tanto pudieron evadir el pago de impuestos aquí por esas empresas que sin embargo, fabrican sus artilugios aquí.

– Un diputado con 93.000 euros de sueldo paga 25.500 € a hacienda , pero si en vez de diputado fuera cualquier trabajador pagaría 40.000 € .

Si un conjunto de 100 ricos se unen en una SICAV, no pagan a hacienda por sus  rendimientos sino un 10%, mucho menos de lo que paga cualquier trabajador por su exiguo sueldo.

Podríamos seguir dando ejemplos que nos indican que i algo no hay que ser es prosistema, porque el sistema es contra los derechos de todos.

http://www.rtve.es/swf/4.1.0/RTVEPlayerAudio.swf


El gobierno apuesta por la represión

23 de marzo de 2012

El+Poder+F%C3%A1lico

Fuente: Público

El gobierno ha encontrado un nuevo método de diálogo social: Frente a la protesta social por la cercenación de los derechos, incremento de la pena por desobediencia y resistencia a la autoridad.

Para aclararse, resistencia a la autoridad consiste en manifestarse contra la opinión del mando de turno y no cumplir sus órdenes ad hoc: que se manifiesta un grupo y el mando policial dice que se disuelvan, pero no lo hacen, ¡resistencia a la autoridad! ¡desobediencia impenitente! ¿Da igual que el derecho de reunión y de manifestación sean derechos consagrados en la Constitución? ¡Desobediencia, desobediencia, desobediencia a la autoridad!

Pero como la gente es levantisca, y desobedecer a la autoridad, aunque esta no tenga razón, sale muy barato según dicen los opinadores del régimen, nuestro brillante ministro de la porra ha ideado un método infalible: Más penalidad, más castigo. ¡Que sepan quien manda aquí!

Nos dice además el ministro del interior que aquí tenemos unas leyes muy garantistas y esta razón, parece ser, incomoda a Don Jorge. De modo que menos garantías y menos cachondeo y más castigo por desobedientes.

Y tiene razón el ministro. En un régimen cada vez más autoritario y con cierta tendencia marcial, la preferencia nunca es por las garantías y los derechos y sí por las normas y los mandatos de la autoridad competente (es una metáfora).

¡Quién diría que Don Manuel Fraga ha finado, oyendo este revival de aquel hombre tan liberal cuando era ministro de gobernación con el General Don Franco de cuerpo presente!

De modo que hay que ir atando cabos para saber lo que nos tienen preparado: comenzaron comprando bolas de caucho para amenizar las manifestaciones, luego dijeron que los únicos cuerpos que no iban a sufrir recortes laborales eran los de la policía y el ejército, después se liaron a recortar derechos a troche y moche, más adelante mandaron a las huestes pretorianas a zurrar a los chavales en Valencia y ahora nos dicen que van a meternos en cintura incrementando la pena por resistirse a los desmanes y desobedecer las órdenes policiales mal dadas, y quién sabe lo que nos tendrán preparado para más adelante.

Muchas razones para hacer de nuestra desobediencia un arma política para que la democracia no se pervierta y los derechos no se pierdan y de nuestra resistencia un argumento para librarnos de tanto aprendiz de legislador mamporrero.


A %d blogueros les gusta esto: