La OTAN enviará a Turquía 1.600 efectivos militares junto con los misiles Patriot

24 de diciembre de 2012

Fuente: La Gaceta

wide

La OTAN se apresta a la intervención militar en Siria:

Estados Unidos va a desplegar en estos días 400 soldados, en el marco de la OTAN, junto con dos baterías de misiles Patriot.

Por su parte, Alemania prestará otras dos baterías de Patriot y otros 400 soldados para desplegar en la base militar de Kahramanmaras, en la frontera sur Turquía y con vistas a Siria.

Holanda piensa mandar otras dos baterías mas y 360 soldados, estando por ver el apoyo de los restantes socios de la OTAN.

Con estas operaciones en realidad lo único que varía en una región excesivamente militarizada es el lugar desde el que la OTAN y Estados Unidos quieren seguir manteniendo su influencia en la zona ahora que comienzan a retirarse de Irak y necesitan nuevos emplazamientos y nuevos enemigos, reales o ficticios, que justifiquen su presencia regional, su política de división, sumisión y enfrentamiento entre los países árabes, y su control e influencia en la geopolítica de la zona.

Esta vez parece que la mayor variación de las posiciones de la OTAN consisten en que todo esto se está haciendo con una agenda mediática de silencio y de no informar a la opinión pública (lo cual contrasta con las anteriores intervenciones militares donde la sobreabundancia de noticias manipuladoras y justificadoras de la intervención nos dejó a todos molidos) y buscar la desinformación pública (para evitar las movilizaciones contra el intervencionismo) y el silencio cómplice para consolidar hechos consumados que implican, de nuevo, la participación en otra guerra prefabricada.

Anuncios

Siglo XXI, cambalache, …,

16 de septiembre de 2012

Fuente:  actualidad.rt.com.

La noticia es alucinante:  un líder de Al Qaeda de Yemen ha llegado a un acuerdo con EE.UU. y Arabia Saudita que prevé el envío de 5.000 combatientes del grupo terrorista a Siria con el fin de respaldar a los rebeldes y derrocar al presidente Bashar al Assad.

¿Será verdad?  Si lo fuese significaría que el teatro internacional es una farsa descarada.  Todas las naciones occidentales argumentan, hoy por hoy, que la guerra lo es contra el terrorismo internacional, que el enemigo público número uno es el terrorismo internacional, que el eje del mal está en la médula del terrorismo internacional.

Si enemigos tan irreconciliables se alían contra otro es que no son ni tan enemigos, ni tan irreconciliables.  Quizá compartan, incluso, objetivos, estrategias, visiones de las relaciones internacionales, intereses económicos o, incluso, líderes que se están forrando con las guerras que llevamos libradas desde hace 11 años.

¿Podría ser algo así?  Cuando lo pensamos nos surgen las imágenes del panameño Noriega, de Bin Laden.  Entonces pensamos que los grandes amigos se convirtieron en grandes enemigos, etc.

Si seguimos leyendo la noticia volvemos a alucinar:  Se informa que los militantes, que se refieren a sí mismos como “defensores de la Sharia”, se unirán con otros grupos de combatientes de Al Qaeda que se han ido infiltrando en Siria desde Libia, Irak y Turquía, con la ayuda de la OTAN y los estados del Golfo.

La OTAN colaborando con Al Qaeda.

Parece que lo mejor sería que los ciudadanos del mundo tomasen conciencia de que las guerras y el militarismo no es sólo un gasto negativo para sus economía, que ambos suponen miles de muertos inocentes al mes, y que ambos nos manipulan por intereses espúreos en que lo que prima es el negocio.


Nuevas funciones para el cuartel de la OTAN en Bétera (Valencia)

25 de junio de 2012

Fuente:  Revista Atenea.

El cuartel general de despliegue rápido de la OTAN con sede en Bétera (Valencia) va a ser el primero en la implementación de los conceptos de “enfoque integral” (Comprehensive Approach, CA en sus siglas en inglés) y “grupo de combate conjunto” (Joint Task Force, JTF en sus siglas en inglés).  Esto supondrá que el Cuartel General de Bétera sea el primero al servicio de la OTAN disponible para desplegar ante cualquier conflicto de carácter integral tras la reciente reestructuración de fuerzas llevada a cabo por la OTAN.

Cabe destacar que el concepto de “enfoque integral” surge de la insatisfacción por los resultados obtenidos en la gestión de las crisis recientes. En las últimas intervenciones se han obtenido lecciones aprendidas que especifican que “cualquier solución estable y duradera sólo puede alcanzarse si se combinan acciones y efectos procedentes del ámbito diplomático, informativo, militar, económico, político o civil”.

Con esta nueva mentalidad se sugiere que todos los intervinientes se pongan de acuerdo con las estrategias y acciones a seguir desde el minuto cero y desde el más alto nivel. De esta forma se comparten objetivos y planeamiento, algo que puede hacer que la gestión de crisis de un conflicto concreto pueda verse afectada por desacuerdos, falta de realismo en los objetivos, duplicación de roles o estrategias contrapuestas.

Las decisiones sobre estas nuevas características de la base de Bétera las han tomado:  Alemania, Estados Unidos, Francia, Grecia, Italia, Portugal, Rumania, Turquía y España.

¿Qué supone esto para Bétera y Valencia?  Pues que si el centro de planeamiento integral para intervenir en los nuevos conflictos va a estar allí, se convertirán en uno de los principales objetivos militares y terroristas o terroristas y militares que tanto monta como monta tanto.  Si el intervencionismo de la OTAN se prepara en Bétera, quedará claro para los demás violentos dónde hay que apuntar.  ¿Quieren esta posibilidad de conflicto los/las valencianos/as?  ¿Alguien les ha consultado?

Ya desde que el Ministerio de Defensa propuso la base para ser uno de los centros de alta disponibilidad de la OTAN hubo oposición vecinal.  El Ministerio, muy cínicamente, alegó que no iba a haber polvorines y que la base iba a ofrecer más protección para el pueblo.  Sin embargo, poco después, Defensa rechazaba compensar a Bétera por el uso de la base.

Y, también, las acciones antimilitaristas se han sucedido, por ejemplo, en 2003, en 2009, o en 2011, etc.


Nuevo aumento del gasto militar

4 de junio de 2012

Taladro2

Parece que tras aprobar los presupuestos generales del Estado nos vamos a ver obligados a añadir nuevas partidas al gasto militar de más de 18.000 millones que ya teníamos previsto.

Ahora vamos a tener que aportar 1’5 millones anuales al sistema de vigilancia terrestre de la OTAN.

En la misma referencia anterior se informa de que otros 1’5 millones de euros anuales van a ir a parar a los aviones no tripulados de la OTAN.

Tres millones de euros más al año.  Una menudencia, ¿verdad?

A menos de un mes de aprobar los presupuestos.  Una anécdota, ¿verdad?

Los presupuestos de defensa y el gasto militar no sólo son excesivos, opacos e insolidarios, sino que, como se ve, son un pozo sin fondo de creciente incremento, lo que contrasta con el también creciente recorte de prestaciones sociales y de derechos.


Se retrasa la firma de la entrada de Rota en el escudo antimisiles

28 de mayo de 2012

Fuentes:  El País.

El escudo antimisiles (su finalidad teórica es proteger el área operativa de la OTAN contra misiles de corto y medio alcance, pero, ademássegún el secretario de defensa de EE.UU, Leon Panetta, estos cuatro destructores no sólo tendrán la función de escudo antimisiles sino que participarán en misiones marítimas de la OTAN y en misiones de apoyo de respuesta rápida a los comandos estadounidenses AFRICOM, que cubre la mayor parte de África, y CETCOM, que cubre todo Oriente Medio)  fue aprobado por Zapatero y anunciado en octubre de 2011.  Junto a la base de Rota está previsto que lo completen una instalación de radares en la república Checa y una base de lanzamiento de misiles en Polonia.  Está previsto que para comienzos de 2014 se instalen en Rota 4 destructores y 1.100 militares estadounidenses.  Los cuatro buques asignados a Rota son los destructores lanzamisiles de la clase naval Arleig-Burke: USS Carney(DDG-64); USS Ross (DDG-71); USS Donald Cook (DDG-75); y USS Porter (DDG-78). Cada uno de dichos navíos puede embarcar hasta 273 tripulantes, por lo que la incorporación completa de las cuatro unidades a los muelles roteños supondría un máximo de 1.092 marinos norteamericanos. 

(Perdonad que hagamos una digresión, pero es que no nos podemos resistir al encanto y al cierto tono de cachondeo que nos causan las siguientes cualidades técnicas de los barcos predichos:  Los destructores Arleig-Burke han sido construidos con perfiles, estructuras y materiales de sistema furtivo (stealth), calificativo aplicado a diseños capaces de absorber o distorsionar los pulsos emitidos por radares adversarios. Para aumentar dicha capacidad de cobertura, la “isla” o zona habitable del barco suele recubrirse con pinturas poliepóxidas de nueva generación y con granulado esférico, que contribuyen a alterar una onda radárica lanzada hacia el barco. El resultado consigue disminuir el eco de retorno (rebote sonoro causado por el casco del navío), lo cual dificulta considerablemente su detección por un radar enemigo y obstaculiza la capacidad del adversario para posicionarlo en el mar. Este diseño furtivo suele completarse con plantas motoras de impulsión y generadores de potencia que generen un bajo rastro termográfico. Dichas innovaciones dificultan que el calor irradiado por los motores sea captado por detectores infrarrojos capaces de brindar a un enemigo una imagen de la silueta del barco. Sin embargo, estos buques siguen manteniendo altas velocidades de crucero o en ataque, reduciendo al mínimo la posibilidad de ser captados por sistemas de detección hostiles).

Sin embargo, la firma del acuerdo, que se esperaba ocurriese  en la cumbre de Chicago de la OTAN de mayo, no ha tenido lugar y se ha pospuesto.  Parece que el problema es que Rajoy y Morenés quieren modificar el convenio bilateral de cooperación en defensa que se mantiene desde 1988 y EE.UU. está estudiando la propuesta escrita española.  Lo interesante de este nuevo acuerdo reformado sería que tendría que pasar por el Congreso y por el Senado para ser aprobado, lo cual daría a los parlamentarios de aprobarlo, porque hasta ahora no ha pasado por ninguna de las Cámaras, siendo aprobado directamente por el gobierno.

Las críticas a dicho escudo no se hicieron esperar y, por ejemplo, Teresa Fortuny y Javier Bohigas, en el informe nº 10 del Centre Delás informan de que la instalación del escudo tendrá una serie de efectos negativos:

  1. provocará una revitalización de la carrera armamentística.
  2. España se convertirá en un objetivo militar de primer orden.
  3. Rusia se considera amenazada y no descarta la posibilidad de abandonar el tratado de reducción de armamento nuclear Start y de tomar medidas para destruir el escudo.
  4. la función de apoyo a operaciones de la OTAN y de EEUU colocará a España en una posición de mayor complicidad en la estrategia belicista estadounidense.

¿Cuál es el riesgo que se pretende atajar con este escudo antimisiles?

Para el Gobierno de EEUU, los posibles afectados a corto plazo por la amenaza de misiles iraníes son sus aliados, Oriente Medio y Europa, junto con el personal estadounidense civil y militar (incluidas sus familias) desplegado en ambas zonas, y, aunque no lo explicitan, las bases norteamericanas esparcidas por los dos territorios. Es decir, Irán no es considerado como una amenaza
a corto plazo para el territorio y población estadounidense.

¿Cuáles son las empresas armamentísticas que se benefician de este programa?

  • Lockheed Martin fabrica el sistema de defensa Aegis de misiles balísticos.
  • Raytheon fabrica el misil interceptor SM-3.
  • Los cuatro buques de Rota están fabricados por Northorp Grumman

Recomendamos vivamente la lectura atenta del informe de Teresa Fortuny y Javier Bohigas en lo que atañe a las implicaciones escandalosas de estas tres empresas en el lobby armamentístico norteamericano y su influencia y presencia en el gobierno USA.


Cumbre de la OTAN en Chicago el 20-21 de mayo 2012

20 de mayo de 2012

Fuente:  Real Instituto Elcano.

Esta cumbre de Chicago cuenta con patrocinio privado para compensar todos los gastos asociados a un acontecimiento mediático que las autoridades locales y estatales no pueden afrontar (una cuarentena de donantes contribuirán con 36 millones de dólares para paliar el déficit).  No hemos podido encontrar qué empresas patrocinan a la OTAN, pero sí nos parece claro que con los 36 millones de dólares, muchos países podrían hacer cosas muy interesantes en educación y sanidad, en empleo y medioambiente, para mejorar su seguridad humana, siendo ésta una alternativa que sí generaría paz real en el mundo.

Por otro lado, parece que se va a militarizar de manera tajante la ciudad para proteger a los mandatarios (los de los 28 países de la OTAN, también acude el presidente de Afganistán, Karzai, y otros 31 presidentes más) de la población civil y sus opiniones y protestas.  Este parece un claro indicativo de que la popularidad de la OTAN no lo es tanto, ni siquiera en EE.UU.  Parece que la amenaza para la paz más preocupante para la OTAN y los EE.UU. del nobel de la paz Obama son las protestas de miles de personas contra la OTAN.  Ridículo.   Cada vez queda más patente la distancia entre gobernantes y ciudadanos.

Han pasado 18 meses desde la última cumbre en Lisboa.  En ella se tomaron importantes acuerdos:

  • la implementación del nuevo concepto estratégico,
  • la evolución de la hoja de ruta adoptada para Afganistán y la revisión de la configuración militar de la Alianza.
Entre ambas cumbres ha ocurrido la guerra de Libia y en ella los dos lados del atlántico se tiraron los trastos a la cabeza sobre si intervenir o no y cómo.  Además, la severa restricción presupuestaria que afrontan los Ministerios de Defensa aliados, las decisiones unilaterales sobre la retirada de sus contingentes en Afganistán y el desplazamiento estratégico de EEUU desde Europa y el Mediterráneo hacia Asia y el Pacífico, son otros focos de tensión y/o debate.
A pesar de que hoy por hoy, y a pesar de su progresiva reducción, los aliados europeos disponen de mayor gasto militar que China y Rusia juntos, la Administración estadounidense espera que los aliados europeos se doten de las capacidades militares que precisan y que contribuyan al fondo de mil millones de euros que se estima necesario para sostener las Fuerzas Nacionales de Seguridad Afganas (ANSF) más allá de 2014.   En contrapartida, los aliados europeos necesitan saber si la nueva visión del liderazgo estadounidense en la OTAN –leading from behind– consiste sólo en equilibrar las contribuciones (capacidades, presupuestos y tropas) o también las responsabilidades (estrategias, decisiones y cargos) porque no parece de recibo que quien busca compartir gastos aspire simultáneamente a preservar intacta su hegemonía.
Afganistán.   La hoja de ruta acordada en la cumbre de Lisboa establecía que la transición de responsabilidades acabaría en 2014, pasándose a partir de esa fecha a una labor de asistencia técnica, financiera y de instrucción. Todos los indicios apuntan a que se mantendrá la fecha final de retirada, pero lo importante a decidir en Chicago es precisar cuándo las tropas de ISAF se dedicarán a combatir en apoyo de las ANSF “si es necesario”. A partir de la fecha que se decida en 2013 y hasta finales de 2014, las tropas internacionales dejarán de estar en primera línea y sus autoridades deberán decidir si siguen combatiendo para apoyar a los afganos o si se vuelven a casa, lo que obliga a coordinar las decisiones individuales si no se quiere poner en peligro la seguridad de las fuerzas que permanecen en Afganistán y el propio proceso de transición.
Smart defence.  El secretario general, Anders Fogh Rasmussen, acuñó el término de smart defence en la Conferencia de Seguridad de Múnich en febrero de 2011, una idea que pretende racionalizar el gasto colectivo potenciando la coordinación de las prioridades y la especialización de las capacidades pero que se ha encontrado con graves obstáculos. El primero ha sido que la explicación del concepto mediante lemas como “hacer más con menos” o “gastar mejor” ha incentivado la desinversión presupuestaria en lugar de contenerla porque ha reforzado la creencia de que no es necesario gastar más en defensa y ha sembrado la sospecha de que se está gastando mal.  El segundo es que frente a la lógica colectivista del reparto de tareas, la especialización o el poner en común recursos y compartirlos –lo que en la UE se denomina pooling and sharing–, existe el riesgo de que los aliados se queden sin la garantía de usarlos cuando los precisen. La idea es atractiva pero sólo tiene oportunidades de progresar cuando se establece entre países próximos que comparten problemas de seguridad (intereses), criterios para el uso de la fuerza (cultura estratégica) y confianza mutua (predecibilidad). Sin esos requisitos, los países se arriesgan a desprenderse de capacidades militares indispensables sin garantías de cobertura y, además, se exponen al riesgo de desmantelar su tejido industrial en beneficio de quienes dirigen el reparto o a que sus contribuciones se utilicen en beneficio de quienes consumen más seguridad de la que producen (la vigilancia aérea de los países bálticos a cargo de países que sí disponen de aviación es un ejemplo asimétrico de smart defence).
La smart defence perpetúa el planeamiento basado en las capacidades en lugar de adaptarlo a otro basado en los recursos. Los planificadores de las necesidades militares de la OTAN (NATO Forces 2020) esperan que en Chicago se establezcan los objetivos, las capacidades que se mantienen, descartan o precisan y los recursos con los que se cuenta. Pero en lugar de ajustar el nivel de ambición a los recursos disponibles, la OTAN sigue poniendo las capacidades por delante, exponiéndose a repetir el fracaso de iniciativas similares como la de Capacidades de Defensa de Praga. Ahora la OTAN cree haber seleccionado mejor las capacidades que entonces y presentará en Chicago un paquete con una veintena de proyectos multinacionales asociados con tecnologías críticas de vigilancia (Alliance Ground Surveillance, AGS), inteligencia (Joint Intelligence, Surveillance and Reconnaissance, JISR) y mando y control (Bi-Strategic Command –Bi-SC–, Bi-Strategic Command Automated Information System –Bi-SC AIS– y Air Command and Control System –ACCS–) pero no establecerá de dónde saldrán los recursos necesarios ni que capacidades podrían suprimirse por no ser necesarias.
 Reestructuración.  La OTAN sigue adelante con el proceso de transformación acordado en Lisboa que afecta a su organización civil y militar. Son procesos a largo plazo –el cambio a un nuevo cuartel general en Bruselas está previsto para 2016– en los que resulta más fácil reducir la parte militar (de 13.000 en 2011 a 8.800 en 2015) que la civil debido a la adopción de nuevas funciones de seguridad, a la creación de una capacidad civil de gestión de crisis y a la resistencia de las agencias a desaparecer.

Ideario militarista e ideario antimilitarista para el nuevo ministro de defensa

22 de diciembre de 2011

Concierto + de + AlternativaLos datos militaristas están tomados de la Revista Atenea y son del General de División Jesús Rafael Argumosa.

En este artículo figuran en cursiva las opiniones de Argumosa, nuestras alternativas le siguen con tipografía normal, de esta manera pretendemos entrar en debate con el General sobre un tema que a todos nos interesa, la defensa.  Opinamos que es imprescindible este debate militar-civil y que es útil que los civiles,  incluso los antimilitaristas, podamos opinar sobre temas de defensa.  Argumosa ha planteado sus ideas en forma de decálogo y nosotros lo hemos respetado a pesar de que sus ideas son un poco reiterativas y nosotros hubiésemos preferido estructurar los mensajes de manera algo distinta.  Sea bien venido el debate y que le sea de provecho al ministro de defensa:

  1. La Defensa debe ser  considerada como un asunto de estado, como un bien público, por encima de las tendencias de los partidos políticos sin dar lugar a ningún “bandazo” .  ¿Por qué quiere el general todo “atado y bien atado”?  De ser así, prohibiríamos el debate, la valoración de alternativas, la crítica, la democracia en definitiva.  Lo importante es democratizar la defensa, conseguir que toda la sociedad pueda opinar sobre los grandes temas de defensa, esto sí que supondría convertir la defensa en un asunto de estado porque sería un asunto de todos si todos pudiésemos decidir.
  2. Es preciso definir nuestros intereses nacionales. España como nación soberana defiende unos intereses que son vitales para su supervivencia como nación, que se contemplan y derivan principalmente de la Constitución y de los valores consustanciales al pueblo español, y donde se reflejan los deseos y necesidades fundamentales del Estado.  Así, dicho, en inconcreto, … ¿quién sabe si estaría a favor o en contra o, incluso, ambas a la vez?  Además, si la Defensa sigue siendo un asunto de estado significará que nada se moverá y la defensa seguirá siendo militarista, violenta, armamentistas, intervencionista, defensora del status quo…  ¿Queremos esto?  Lo más lógico sería reclamar que se debatan y decidan socialmente las grandes decisiones en materia de defensa:  ¿qué queremos defender?, ¿cómo lo queremos defender y con quién?
  3. Es necesario incrementar la conciencia nacional de defensa con independencia de la cultura de defensa propiamente dicha que ya está calando poco a poco en la población. Por ejemplo, parece lógico que se hable, con toda naturalidad, de la defensa en el sistema básico de enseñanza como de cualquier otro elemento del Estado ya sea el económico o el diplomático.  Este punto deriva del anterior.  Si hubiésemos definido entre todos qué se debe defender y cómo sería lógico hablar de ello en todas las capas de la sociedad e, incluso, en la escuela.  Si no se ha dado el proceso democrático de decisión hablar de defensa militar en las escuelas sería privilegiar a lo militar y a lo violento sin posibilidad de crítica, de alternativas.  Lo que pretende Argumosa es que sólo se hable de lo militarista, es decir, que se haga propaganda, nosotros pensamos que lo lógico sería que la conciencia de defensa proviniese no del adoctrinamiento y sí de las decisiones maduras, meditadas y tomadas por toda la sociedad, es decir, pensamos que la alternativa sería fomentar la soberanía ciudadana en los temas de defensa.
  4. Parece conveniente que se utilice, de forma permanente, la acción única del Estado en cualquier actividad nacional. En esencia, consiste en aplicar el enfoque integral que requieren los conflictos actuales. Este enfoque incluye, entre otros, elementos diplomáticos, militares, policiales, jurídicos, de inteligencia y de cooperación al desarrollo.  ¿Significa esto militarizar áreas no militares como la diplomacia, las policías, la cooperación al desarrollo, la acción del ministerio de exteriores, la de educación?  Entonces no estamos de acuerdo.  Quizá sería mucho mejor civilizar al ministerio de defensa y sus acciones y que no quieran asumir totalitariamente la unidad de acción bajo su mando, ideario y filosofía.
  5. Resulta imprescindible desarrollar, con las oportunas observaciones y modificaciones, el vigente documento de la Estrategia Española de Seguridad – en conexión con otros departamentos – con el propósito de disponer de una guía permanente de actuación de nuestro país.  ¿Desarrollarla?  Lo bueno sería revisarla.  Pero revisarla en sede parlamentaria, con un verdadero debate y no una mera presentación y votación aquiescente.  También revisarla con debates sociales, con participación ciudadana.  En nuestra opinión habría que confrontarla con alternativas reales como el concepto de Seguridad Humana que señala estrategias muy diferentes de qué hay que defender, en concreto aquellas políticas que nos lleven a progresar y conseguir los Objetivos del Milenio.
  6. Considerar a las Fuerzas Armadas como la piedra angular de la seguridad, aunque deben ser complementadas con la utilización de todos los instrumentos del Estado, con el fin de asegurar la coherencia de la actuación unitaria a la hora de hacer frente a las crisis o conflictos que puedan surgir. En este ámbito, se entiende que la acción militar solo se contempla como último recurso.  Efectivamente, si las Fuerzas Armadas son el último recurso, ¿por qué no nos dedicamos a potenciar el primer recurso, el segundo, el tercero, …?  Además, indicamos que los recursos previos deberían ser civiles y no usar la violencia:  diplomacia, trabajo de cooperación para solventar las causas que originan violencia cultural, estructural y directa.  Seguimos pensado que Gandhi acertó al decir que no hay camino para la paz, que la paz es el camino (y, por lo tanto, la piedra angular de la seguridad, añadimos).
  7. Se considera de vital importancia conseguir, de forma permanente, el apoyo de la población en todo cuanto concierne a las Fuerzas Armadas. No es un tema menor seguir afirmando que la defensa es responsabilidad de todos, cada uno en la faceta que le corresponde.  ¿Qué apoyo?  ¿Sumiso, acrítico, mero suministrador de recursos pagando los impuestos, mero suministrado de carne de cañón cuando sea necesario?  No estamos de acuerdo.  Preferimos una población que tenga, justo, las cualidades contrarias.  La clave sería buscar cómo lograr una población implicada en los temas de defensa pero de forma crítica, activa y constructiva.
  8. Si realmente queremos unas Fuerzas Armadas creíbles, sólidas y eficientes, es preciso proporcionarles un presupuesto adecuado y sostenible para dotarlas de los recursos necesarios, tanto en personal como en material con el objeto de que puedan cumplimentar sus misiones con la máxima rigurosidad y eficacia posible. El asunto de los costes de los “programas especiales” procede solucionarlo a la mayor brevedad.  En estos tiempos de crisis nos proponen que la educación, la sanidad, el empleo, el medio ambiente, las políticas sociales se recorten para que no lo haga lo militar.  También estamos diametralmente en desacuerdo.  El presupuesto adecuado en estos tiempos de crisis para lo militar debe ir claramente a la baja.  Y, además, el presupuesto militar siempre debe ir a la baja para ser transferido a aquello que realmente nos interesa defender y de donde prevén recortar para fabricar más tanques.  Por otro lado, el asunto de los costes de los programas especiales se refiere a los 23.000 millones de € de deuda por los grandes programas de rearme (que pueden llegar a los 36.000 millones de €) y que hemos intentado analizar en dos artículos:  “La burbuja financiera militar” y “¿Una agencia militar para ocultar el crack militar?“.  Y solucionarlo a la mayor brevedad oculta la gran idea de endosárselo al ministerio de industria.  ¡Genial!
  9. Resulta obligado racionalizar estructuras del Órgano Central y de los Cuarteles Generales, evitando duplicidades y competencias entre los organismos políticos y los estrictamente militares. Otros aspectos, como el pleno desarrollo de la carrera militar o la consolidación de la enseñanza militar, deberán estar entre las principales cuestiones del nuevo ministro de Defensa.  Cierto.  Viene siendo necesario desde los inicios de la democracia y aún antes.  Parece que este soniquete siempre se repite como un mantra.  Lo repiten los militares, lo repiten los políticos.  Parece que les tranquiliza al estilo lampedusiano de que todo cambie para que todo permanezca igual.  En su lugar propondríamos la reducción de número de efectivos, tanto mandos como soldados, sobre todo mandos, porque la cúpula del ejército está superpoblada.  Hay un mando sólo por cada tres soldados.  Todos ellos cobran grandes sueldos y ¿cuál es su trabajo?
  10. Es preciso incrementar el peso de nuestra política de seguridad y defensa en el marco europeo, atlántico e internacional para ocupar el lugar que nos corresponde como muestra de nuestro compromiso con la seguridad mundial.   Eso, eso, a aparentar.  A mostrar medallas, tanques, reactores, portaaviones.  A invadir bajo el lema de las “operaciones humanitarias”.  ¿Es esa la forma de ser alguienes en el mundo?  Preferiríamos fomentar la seguridad mundial promoviendo actuaciones solidarias, cooperadoras como las citadas antes.  También preferiríamos que la actuación exterior española fuese crítica en los foros internacionales y promoviese la democratización de la ONU  y su Consejo de Seguridad y que saliésemos de la OTAN.

A %d blogueros les gusta esto: