El senado de EEUU aprueba un aumento importante de su gasto militar

7 de enero de 2013

Gran Cañón + 40

Fuente: Correo del Orinoco

Aunque la prensa oficial nos suele vender la tremenda reticencia de los senadores de Estados Unidos a aumentar sus presupuestos, la realidad es que esta reticencia sólo se da en determinados gastos (concretamente los gastos sociales).

No ocurre lo mismo con los gastos militares, el los que por unanimidad, se han aprobado unos presupuestos militares de 631.000 millones de dólares, con un aumento de 24.000 millones de dólares respecto del de 2011 y 17.000 millones de dólares más de lo que pretendía Obama.

Es evidente el militarismo del pensamiento yanki y lo demuestra sin duda la unanimidad del del senado en aumentar el gasto militar en detrimento de gastos sociales.

¿A qué les va a llevar tanto gasto militar?  A un abismo fiscal mucho más profundo y a unas clases pobres con mucho peores servicios sociales.


El gasto militar fue el principal gasto público en Ecuador de 2007 a 2012

5 de enero de 2013

Ceremonia + de + firma + de + Acuerdos

Según el periódico El Universo, el principal gasto presupuestario de los gobiernos de Rafael Correa desde 2007 a 2010 ha sido el gasto militar, con un monto de más de 6.000 millones de dólares.

De esta enorme cantidad económica, el 84% se destinó a pagar el sueldo de los militares, que sufrieron (es un decir) un alto incremento de sus remuneraciones, y el restante 16% se destinó a inversiones militares.

En 2012 el presupuesto aprobado ha sido de más de 1.600 millones de dólares, cantidad nada desdeñable y que, si comparamos el peor trato dado a otros rubros sociales, permite comprobar cuáles son las prioridades que se marca Correa.

Al margen de innegables logros del gobierno de Correa no parece que la apuesta por la militarización y por el gasto militar sea un ejemplo a elogiar y sí, más bien, una rémora que necesariamente pasará factura al pueblo.

Comprobemos el interés del régimen ecuatoriano con el tacto y mimo con que cuidan a los uniformados: su ministra de defensa ha llamado a los ejércitos a defender el proyecto político del gobierno ante eventuales conspiraciones, identificando con alegorías no exentas de retórica el régimen de Correa con los intereses del pueblo antes silenciado.

No parece, a la luz de diversas movilizaciones realizadas con el apoyo de grandes organizaciones campesinas, indígenas y de lucha por los derechos humanos, que piense lo mismo al menos una parte importante de ese pueblo antes silenciado y ahora postergado porque cuando hay dinero o para cañones o para mantequilla, y se usa para cañones, se queda el pueblo sin mantequilla y amenazado de ser recibido a cañonazos, como ocurre en tantos lugares y ejemplos históricos en cualquier latitud del planeta.


Engañosa rendición de cuentas sobre el gasto militar

2 de enero de 2013

Romper + el + cristal + en + Caso + de +% C3% B3n revoluci

Fuente: El País.

Según han desvelado los medios de comunicación, España ha vendido armas en el primer semestre de 2012 por importe de 619,4 millones de euros, un 44% menos que el año anterior en que se vendieron 1099,8 millones de euros.

La cifra, sin embargo, es engañosa y contiene, como es habitual en las sesgadas informaciones del Ministerio de Defensa, verdades a medias.

No explica suficientemente bien que el semestre coincide con la entrega de los voluminosos encargos de buques militares de Noruega y Australia, que se pagaron anteriormente.

No señala de forma suficiente que hay otro tipo de material, llamado de doble uso, que computa como venta de armas en cualquier contabilidad seria, y que, en este capítulo, el aumento de material “de doble uso” vendido por España en este semestre ha experimentado un gran incemento (el 300%), pasando de 36,9 millones de euros en el primer semestre de 2011  los 147,9 e el primer semestre de 2012.

No destaca suficientemente el hecho de que los “clientes” que España está consolidando son países con baja estima de los derechos humanos, a los que estamos pertrechando de material para la represión, o países de una de las regiones del mundo más militarizada y con más alto riesgo de conflicto militar próximo.

No informa de las proyecciones al alza de la venta de armas españolas al estar negociándose contratos muy cuantiosos como son los de vender a Arabia Saudí 200 tanques Leopard por importe de 3.000 millones de euros y que se van a fabricar en Sevilla, o la venta de aviones de CASA a Perú y  Colombia, que ya se tiene pactada y como punta de lanza para otros países de la región andina y de latinoamérica; o los acuerdos ya entablados con Venezuela  para que con auxilio español se dote de una industria naval militar, o los pedidos que el gobierno está ayudando a conseguir para la fabricación de armas por parte de Navantia (por ejemplo las fragata que están a punto de conseguir colocar a Turquía por importe superior a los 5.000 millones de euros)  y así un largo etcétera que garantiza una ingente venta de armas españolas por doquier.

Tampoco han computado las ventas que se van a hacer al propio ejército español y ya comprometidas.

Tampoco computa como venta de armas españolas los cuantiosos negocios de la comercialización de armas por parte de multinacionales de las que participa España, como los aviones Eurofighter que fabrica un consorcio donde entra el dinero público español,  y que está negociando la venta de aviones a Corea del Sur por importe de 6.000 millones de euros, así como a clientes menores como Arabia Saudí, que prevé comprar 72 cazas, Emiratos Árabes Unidos, que piensa comprar 60, y un largo etcétera.

Es curioso que, año tras año, las estimaciones de ventas de armas del gobierno español y las del SIPRI, por poner un ejemplo, coinciden poco y dejan en muy mal lugar la transparencia y la veracidad de la información presentada por el ministerio de defensa español.

En todo caso, la venta de armas, se venda mucha o poca, se creen más o menos mercados, sitúa a España a la cabeza de los países que alimentan y propagan conflictos militares y a la cola de los que propagan la ética y la justicia social.

Por eso, una vez más, merece todo nuestro rechazo.


Nuevo escándalo: la Guardia Civil tiene privilegios con respecto al resto de los funcionarios

30 de diciembre de 2012

Fuente:  Revista Atenea.

Siempre ha habido clases y, sobre todo, clases militares:

El Ministerio del Interior, a través de la Dirección General de la Guardia Civil, ha decidido compensar la pérdida de poder adquisitivo que los guardias civiles sufrirán este mes de diciembre tras la supresión de la paga extra de Navidad a todos los funcionarios de la Administración General del Estado.

Lo hará regalándoles una ‘bufanda’ de 404,69 euros, según han informado a ATENEA fuentes de la Guardia Civil. ‘Bufanda’ es el apelativo con el que tradicionalmente se denominan en la Guardia Civil las pagas por productividad que, a finales de año, y con carácter extraordinario, perciben sus miembros si queda un remanente del presupuesto asignado a la Dirección General de la Benemérita

Y, como este año ha ‘sobrado’ una parte del dinero que se había ‘guardado’ por si surgían imprevistos (todos los ministerios cuentan con esa ‘reserva económica’), los casi 75.000 efectivos de la Guardia Civil recibirán su correspondiente ‘bufanda’. No la percibirán alrededor de 3.000 agentes, cifra que se corresponde con el personal de la Benemérita que se encuentra en comisión de servicio en el extranjero y el que lleva de baja más de un año.

Nos parece que esto es un nuevo escándalo de los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado:

1.-  Porque son insolidarios, como siempre, con el resto de los funcionarios y con los civles.

2.-  Porque ellos que están para que se cumplan la ley y debieran dar ejemplo, se la saltan, una vez más, a la torera.

3.-  Porque el militarismo ha generado una buena parte (31.000 millones de €) de la actual deuda de 101.000 millones de €

4.-  Porque lo que sobra en los Ministerios debería devolverse al Tesoro y no ser usado, en este caso como en otros, para el lucro exclusivo de lo militarizado.

5.-  Ya vale de presupuestar engañando y ocultando partidas para luego gastar muchísimo más de lo que dicen.


Mientras el Gobierno destruye la inversión en ciencia y conocimiento, Airbus Military espera una inversión en i+d+i militar de más de 270 millones de euros

19 de diciembre de 2012

En + el + museo

Fuente: Infodefensa

El máximo responsable de Airbus Military ha solicitado públicamente una ingente inversión en investigación militar, de más de 200 millones de euros a aplicar en programas militares de la Agencia Espacial Europea (dice el tipo que para evitar estar a la altura de Portugal, Grecia o Rumanía, lo cual en la mentalidad militar debe ser nefasto), más otros 70 millones de subvenciones a las industrias militares.

Se debe señalar que si, como suele ocurrir, el gobierno cede a esta petición, estará incumpliendo sus presupuestos antes de ponerlos en marcha, lo cual no es a estas alturas ni siquiera una noticia.

Dice el señor airbusmilitary que “No me gustaría reconocer que se ha roto una tendencia de crecimiento en I+D porque ello supondría comprometer el futuro” y que “de seguir en esta línea, España pasará de saber construir un satélite a “hacer tornillos”.

Se le ha olvidado decir para qué valen los satélites que tanto le interesan a este tío y para qué los tornillos, o quizás otras cosas socialmente más útiles y éticas.

Llama la atención la prepotencia con la que las industrias militares exigen, y consiguen, inversiones del Estado para sus negocios, encubriéndolas de i+d+i, cuando, en el mismo día de hoy, toda la comunidad científica e investigadora se manifiesta en la calles para reclamar que no se esquilme más a la i+d+i civil con la consecuencia de hacer retroceder los logros sociales entre veinte y treinta años gracias a la egoísta y cicatera política de nuestro poder oligárquico.


¿Coincidencias de la Ayuda oficial al desarrollo y la exportación de armas?

18 de diciembre de 2012

El BSG + + de + la + radio

Fuente: Artículo publicado por Utopía Contagiosa en el periódico semanal Es Hora

En estas mismas páginas hemos explicado la íntima colaboración entre militarismo y cooperación al desarrollo desde lo oficial. A muchos nos puede parecer que se trata de dos realidades antagónicas, tan lejanas mutuamente como el agua y el aceite, pero la realidad de nuestro entramado de AOD demuestra la intimidad de convergencia de ambos planos en la política de asuntos exteriores al uso en nuestra casta política: dos instrumentos al servicio de la apolillada y servil (al servicio de los peores planes imperialistas de occidente) idea de España como cola de león en el panorama internacional.

Queremos destacar otra cara de la colaboración AOD/militarismo: la extraña coincidencia de destinos de la AOD española con ciertos intereses poco solidarios, entre ellos el de posicionar “la marca España” en la venta de armas.

Comencemos por indagar los principales destinos internacionales de nuestra cooperación oficial en la década 2000 (año del primer Plan Director de la Cooperación española) hasta 2010 son:

  1. América Latina, con una prioridad acusada en los países andinos (principalmente Colombia y Perú) y centroamericanos
  2. Países del África norte, con una prioridad acusada en Marruecos, Túnez, Argelia
  3. Países del África subsaharian
  4. Afganistán e Irak

Un mapa de la AOD española nos da ( http://www.aecid.es/galerias/web/descargas/Mapa_FOLLETO.pdf)

Latinoamérica

Colombia, Honduras, Nicaragua, El Salvador, Guatemala, Haití, Paraguay, Bolivia, Perú, Ecuador, República Dominicana, Costa Rica, Brasil, México, Venezuela, Panamá, Argentina, Uruguay, Cuba

Magreb-Oriente Medio

Marruecos, Mauritania, Argelia, Territorios Palestinos, población saharaui, Siria, Túnez, Egipto, Jordania

Asia y pacífico

Afganistán, Filipinas, Vietnam, Timor Oriental, Camboya, Bangladesh

Oriente próximo

Irak, Líbano

África Subsahariana

Etiopía, Mali, Mozambique, Senegal, Cabo Verde, Níger, Guinea Ecuatorial, Sudán, Guinea Bissau, Gambia, Angola, República del Congo, Guinea Konakry, Namibia

Si comparamos este cuadro con cualquiera de los que ofrece internet sobre los países con menos índice de desarrollo humano o mayores cuotas de pobreza (en teoría la cooperación al desarrollo busca conseguir los objetivos de desarrollo del milenio y se justifica como solidaridad prioritariamente hacia los países más pobres) comprobaremos que la AOD española no persigue, precisamente, estos objetos de desarrollo del milenio, sino otro tipo de cosas.

De este modo, no podemos entender el peso de la cooperación al desarrollo con los países andinos y latinoamericanos, en definitiva los principales receptores de nuestra AOD en función de la consecución de los objetivos de milenio, ya que algunos de los países receptores de nuestra ayuda no son, ni mucho menos, de los que tienen peores índices de desarrollo y, si se nos apura, un repaso de los principales indicadores de intercambios comerciales y de posicionamiento de las multinacionales de matriz española nos podría dar alguna que otra explicación alternativa. A más abundamiento, países como Colombia, Perú o Brasil, tres de los grandes beneficiarios de la AOD española, son conforme a los criterios de la OCDE países en condiciones de ser considerados donantes y no receptores de AOD.

Pero es más, países de los que en dicho área absorben las mayores cantidades de la cooperación oficial, tanto año tras año como en el cómputo de la década, son, sintomáticamente, algunos de nuestros principales clientes en compra de armas, como es el caso de Perú, a quien hemos colocado más de 30 mill. de € en la última década y ahora aspiramos a revender 50 tanques Leopard; Colombia a quien dimos más de 300 millones de € en concepto de asesores para sus inacabados procesos de desarme y paz, y a la que vamos a surtir de aviones, barcos y blindados; o Venezuela a quien hemos vendido cerca de 400 millones de € y vamos a colaborar en crear una industria militar pujante; junto con los países centroamericanos, salpicados de oficialidad militar española. Lo mismo podríamos decir del área norafricana, donde nuestros intercambios comerciales y nuestra balanza comercial implican retornos monumentales, nuestros “intereses” geoestratégicos son obvios y nuestro negocio en venta de armas uno de los más lucrativos, según el informe del Centro Delás “La política de exportación de armamentos de los países de la Unión Europea a África (2002-10)”

No podemos señalar otra cosa, si nos atenemos a la ingente cooperación (a veces encubierta bajo el rostro humanitario pero para financiar infraestructuras de interés militar al servicio de los ejércitos invasores) destinada para Irak o Afganistán, donde las tropas españolas están pringadas hasta las canillas en la mierda del conflicto militar.

Según el Ministerio de Defensa Español en su página (http://www.defensa.gob.es/politica/armamento-material/politica-armamento-material/cooperacion-internacional/) “En la actualidad, España tiene o ha tenido intereses industriales de defensa en más de 100  países de todo el mundo. De ellos, se mantienen relaciones institucionales fluidas y continuadas con más de 70

Descontados los países de occidente, con los que nuestros flujos de intercambio de armas es constante y conocido, los principales destinatarios de nuestras ventas de armas coinciden en gran parte con nuestros destinatarios de AOD. ¿Armas a cambio de cooperación al desarrollo? Sería un intercambio perverso. Tal vez sea mejor seguir pensando en la pura coincidencia.

En resumen, una rápida comparación del mapa de nuestra cooperación con el de nuestra venta prioritaria de armamentos con el de nuestras zonas de intervencionismo militar o de implantación y retorno de dividendos de las empresas multinacionales (y tantas veces denunciadas por sus características agresivas y depredadoras) de matriz española y por los intereses “geoestratégicos” en los que España juega, nos dará mejores claves de interpretación del sentido político de la AOD española.

Esto nos debería hacer ser mucho más críticos con el discurso de la AOD y con el papel, a veces puramente voluntarista cuando no colaboracionista con un estado de cosas inaceptable, de muchas instituciones que participan del “microsector” económico de la AOD y de la burocracia creada en torno a su discurso.

Ello no quita para que el trabajo solidario de tantas ONG, muchas veces más a pesar que gracias a la cooperación oficial, sea más que meritorio en la apuesta por otro tipo de relaciones entre las sociedades del mundo.


Morenés se compromete a no hacer trampas con las misiones internacionales en los presupuestos

10 de diciembre de 2012

Fuente:  lainformacion.com

Algunos números, para empezar:

Desde 1990 España lleva haciendo misiones internacionales.  Durante los años 90 el gasto no fue muy abultado, aunque se advierte un claro progreso al alza, multiplicándose la cifra inicial por 13:

(datos, todos, en miles de €)

  • 1990:  18.746 
  • 1991:  45.851
  • 1992:  17.706
  • 1993:  58.280
  • 1994:  103.110
  • 1995:  133.972
  • 1996:  180.280
  • 1997:  128.118
  • 1998:  146.377
  • 1999:  249.234

En los 10 años posteriores la progresión se mantiene constante llegándose a cifras ya muy importantes:

  • 2000:  239.630 
  • 2001:  241.342
  • 2002:  330.554
  • 2003:  416.045
  • 2004:  380.619
  • 2005:  416.509
  • 2006:  563.995
  • 2007:  642.527
  • 2008:  668.740
  • 2009:  713.554

En los últimos años estas tendencias al alza se siguen dando:

  • 2010:  766.608
  • 2011:  861.398
  • 2012:  766.824 (hasta el primer cuatrimestre).

Es decir, no estamos hablando de unos pocos euros, sino de un volumen de gastos importante y en el que se ve una clara tendencia.

Cualquiera podría presupuestar, manteniendo las tendencias unas cifra que rondase los 700 u 800 millones de € para 2013.  Sin embargo, Morenés alega que:  el desfase, puntualizó, se deriva de que las cuentas públicas han de presentarse antes del 1 de octubre y los escenarios en los que se va a desplegar a los militares los aprueba el Consejo de Ministros a fin de año.  A ello se añade que la evolución de los conflictos es intrínsecamente imprevisible, por lo que el presupuesto de Defensa se incrementa artificialmente a lo largo del año tirando del Fondo de Contingencia.

El ocultamiento presupuestario de los gastos en misiones internacionales.

¿Qué ha hecho Morenés y su Ministerio de Defensa?  Pues lo cierto es que el Proyecto de Presupuestos Generales del Estado disfraza las partidas presupuestarias destinadas a Operaciones de las Fuerzas Armadas en el exterior en las llamadas Operaciones de Mantenimiento de la Paz.  El Ministerio de Defensa ha dotado a estas operaciones de un “crédito ampliable” cuyo importe inicial no aparece desglosado ni detallado en los presupuestos del Ministerio de Defensa.

Sin embargo, el Ministerio de Defensa en el ejercicio de 2012 presupuestó para este capítulo 14,3 millones de euros, pero según el documento de apoyo a la comparecencia del Ministro de Defensa ante la Comisión de Defensa de Congreso de los Diputados de 16 de mayo de 2012, se llevaban gastados, en concepto de operaciones de paz (la mayoría financiados por medio de créditos extraordinarios con cargo al Fondo de Contingencia) 766,82 millones de euros hasta mayo de este año, llegando durante todo el año 2012 la cifra final de gasto por este concepto, según el secretario de estado de Defensa D. Pedro Arguelles, a los 770  millones de euros (entrevista concedida a la revista del Ministerio de Defensa “Revista Española de Defensa” de octubre de 2012).

Para este año, siguiendo con la misma tónica de ocultación y falsificación de las cuentas, el Ministerio de Defensa tiene previsto, en realidad, gastar por este concepto al menos 770 millones de euros. De nuevo, la mayoría de estos gastos se consignarán a través de créditos ampliables que el propio PGE contempla que se den, ya sea con cargo al fondo de contingencia o de créditos extrapresupuestarios extraordinarios.

Los peros del Tribunal de Cuentas.

Es de destacar el fuerte varapalo que propinaba al Ministerio de Defensa el Tribunal de Cuentas con motivo de sus malas prácticas en los presupuestos de las Misiones Internacionales.  El Tribunal de Cuentas critica la ‘falta de rigor y realismo’ en los presupuestos de las misiones internacionales en las que participan las Fuerzas Armadas.

El ‘Informe de fiscalización de la participación de las Fuerzas Armadas en misiones internacionales’ analiza los ejercicios 2009 y 2010, fue aprobado el pasado 28 de junio y acaba de ser remitido al Congreso de los Diputados.

En él, el máximo órgano fiscalizador de la gestión económica del Estado es muy crítico con el sistema que se utiliza para sufragar las misiones internacionales, después de constatar que en cada uno de los dos ejercicios estudiados se presupuestó un gasto de 14,36 millones de euros para cubrir las necesidades de personal, material y suministros e inversiones de los despliegues, cuando su coste final fue infinitamente superior.

Para el Tribunal de Cuentas, se trata por tanto de una ‘falta de rigor y realismo’ a la hora de prever el gasto en las misiones, que en ningún caso puede justificarse argumentando que son ‘gastos imprevistos’, ya que ‘la práctica totalidad de las misiones llevadas a cabo en estos ejercicios tuvieron su origen en ejercicios anteriores’, por lo que ‘su gasto pudo y debió preverse y planificarse’.

De esta manera, el órgano fiscalizador hace una denuncia en toda regla del sistema que utiliza Defensa para financiar las misiones internacionales. Anualmente, se establece una cantidad fija en los Presupuestos correspondiente a la Secretaría de Estado de Defensa. Posteriormente, y dado que esa cantidad no responde a una estimación realse recurre a ampliaciones de crédito con cargo al fondo de contingencia.

Para el Tribunal de Cuentas, este sistema es totalmente inaceptable. Y no sólo por la citada ‘falta de rigor’, sino porque al recurrir a ampliaciones de crédito se es susceptible a posibles retrasos. Algo que, de hecho, sucedió en los dos ejercicios analizados, provocando que ‘durante diferentes periodos no se dispusiera de los recursos necesarios para atender las necesidades existentes’ en las misiones. Se solucionó utilizando ‘otros créditos del Ministerio de Defensa’ del Presupuesto ordinario, pero esto causó a su vez ‘una carga de trabajo extraordinaria para las unidades encargadas de la tramitación’ y, sobre todo, ‘un factor de riesgo añadido a la gestión’.

El órgano fiscalizador recuerda que lleva ‘más de dos décadas’ denunciando este sistema de financiación. Las mismas en las que la participación española en misiones internacionales ‘no ha dejado de incrementarse’, pasando de un gasto de 18 millones de euros en 1990 al de 861 millones de 2011. Ésta es la tercera vez que el Tribunal de Cuentas analiza los despliegues en el exterior, tras los dos informes que realizó en los años 90 sobre los ejercicios 1993-1996 y 1997-1998, respectivamente

El compromiso de Morenés:

Su disposición a que tengan una partida cerrada en lugar de tirar del Fondo de Contingencia.  Morenés explicó que ya está en conversaciones con el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro para lograr este objetivo.

Como ya son muchos años de engañar, realmente no nos lo creemos aunque, si realmente se lleva a cabo, sería un avance importante en la clarificación de unos presupuestos tan opacos como los militares.


A %d blogueros les gusta esto: