El senado de EEUU aprueba un aumento importante de su gasto militar

7 de enero de 2013

Gran Cañón + 40

Fuente: Correo del Orinoco

Aunque la prensa oficial nos suele vender la tremenda reticencia de los senadores de Estados Unidos a aumentar sus presupuestos, la realidad es que esta reticencia sólo se da en determinados gastos (concretamente los gastos sociales).

No ocurre lo mismo con los gastos militares, el los que por unanimidad, se han aprobado unos presupuestos militares de 631.000 millones de dólares, con un aumento de 24.000 millones de dólares respecto del de 2011 y 17.000 millones de dólares más de lo que pretendía Obama.

Es evidente el militarismo del pensamiento yanki y lo demuestra sin duda la unanimidad del del senado en aumentar el gasto militar en detrimento de gastos sociales.

¿A qué les va a llevar tanto gasto militar?  A un abismo fiscal mucho más profundo y a unas clases pobres con mucho peores servicios sociales.


Navantia lucha por colocar barcos militares a Turquía

15 de diciembre de 2012

Fabulous+Mosque...

Fuente: Infodefena

Con la excusa de siempre, pero ahora en versión turca, el militarismo ha encontrado otro terreno abonado para pagar nuestra deuda militar: la inestabilidad de la región, la errática política de Siria, la idea estereotipada de enemigo y otras lucrativas mentiras van a servir para que el ejército turco compre fragatas militares por más de 5.400 millones de euros.

¿Para qué y para defender a quién serán en realidad estas armas?

Tal vez recordar que Turquía forma parte de la OTAN nos da una excelente pista.

¿Quién está optando a los suculentos contratos de armas del militarismo turco?

Entre otros Navantia, a quien el gobierno español le hace el trabajo de representación y le ayuda a conseguir encargos.

Todo menos pensar en un modelo económico racional y justo para Cádiz y Ferrol, que haga que los trabajadores de estas zonas no dependan de la industria militar y sus poco éticos negocios para seguir viviendo.


La militarización de la Ayuda Oficial al Desarrollo.

9 de diciembre de 2012

Entrega de ayuda humanitaria a la parroquia Capiro

Fuente: Artículo publicado por Utopía Contagiosa en el periódico semanario Es Hora.

A estas alturas nadie se sorprende de la creciente “remilitarización” que están sufriendo desde aspectos sociales a ecológicos, económicos, tecnológicos, de orden público y hasta la inmigración, la protección civil y tantos otros que anteriormente estaban en el ámbito civil.

Este retroceso en el proceso de “civilización” o “ciudadanía” de nuestra sociedad forma parte de la actual lógica neoliberal de refuerzo de los mecanismos de disciplinamiento social y de las estrategias de dominación y violencia desarrolladas por parte de la élite y aplicadas a escala tanto local como planetaria.

Lo que tal vez la sociedad no conozca todavía es hasta qué punto el militarismo y su concepción de los conflictos y de la organización del mundo ha penetrado hasta los estratos más ajenos a la dimensión militar, como es el caso de la ayuda oficial al desarrollo (AOD), donde aparentemente se buscan estrategias de lucha contra las causas estructurales y culturales de la pobreza y de la desigualdad y se aspira a otro modelo de desarrollo basado en la dignidad de todos los seres humanos, en la promoción de los derechos humanos a escala global y en la solidaridad entre los pueblos.

La cooperación de la Agencia Española de Cooperación Internacional por el Desarrollo (AECID) con el militarismo español.

En el caso español, la penetración del militarismo en la AOD es vergonzosa y, dado que tiene un componente económico que se hace pasar por cooperación cuando en realidad es remilitarización, escandalosa.

Por qué no levantan el dedo de forma más alta y eficaz las ONG que se dedican al desarrollo es algo que causa perplejidad, cuando no preocupación.

Empecemos por decir que la AECID, la agencia española desde donde se canaliza la cooperación al desarrollo de ámbito nacional (hay además mecanismos de cooperación de ámbito autonómico, local, etc.) no sólo colabora de forma asidua con el Ministerio de Defensa, sino que ha institucionalizado un marco de relación mutua mediante los llamados Planes Operativos Anuales (POAs), que definen las acciones conjuntas AECID-Ministerio de Defensa, de AOD. Los POAs vienen celebrándose anualmente desde 2002 y su “fundamento” de partida es un “Convenio Marco de Colaboración” firmado en el año 1996 entre la Dirección General de Política de Defensa (DIGEMPOL) y la AECI, actualmente AECID.

Este tipo de acuerdos permite al ejército ejecutar programas de AOD financiados por AECID y de “interés mutuo” que suelen referirse a cursos impartidos por los ejércitos españoles en materias de “operaciones de paz”, prevención de conflictos, o de “formación prioritariamente en el área de desminado” (cursos que se realizan en las instalaciones militares de Hoyo de Manzanares y que se dan a ejércitos de otros países), aunque suele añadirse la coletilla de que pueden desarrollarse otras actividades de mutuo interés.  Aquí nos preguntamos si no sería mucho más colaborador con el desarrollo la no producción de armas y minas, más que enseñar, luego cómo ha de desminarse.  Es curioso, pero en ambos perversos procesos somos nosotros los que nos lucramos.

Junto con ello, AECID financia otras actuaciones del militarismo patrio, principalmente en intervenciones que éste ha venido realizando en escenarios de conflicto, pero sobre todo, en Afganistán, donde hasta la fecha el papel del ejército español ha sido más que relevante y se han encubierto como AOD infraestructuras de interés táctico militar pero muy remotamente de apoyo al desarrollo real de la población.

En este caso, junto con el abastecimiento de agua, construcción de escuelas y la rehabilitación de carreteras (de un alto valor militar) propiciadas por AECID, se ha hecho pasar por AOD la construcción de una pista de aterrizaje y la creación de un hospital de apoyo a los militares en la zona (que esperemos que una vez se marchen revierta en la población local de forma plena, aunque no está garantizada su sostenibilidad). El Ministerio de Defensa, amén de recibir esta cooperación ha propiciado a los trabajos de la AECID la seguridad militar necesaria.

La AECID, además, ha contribuido a la “cooperación cívico-militar” apoyando la articulación por parte del ejército español de unidades de diálogo con la población civil de los lugares en conflicto donde operan nuestros gloriosos tercios (unidades “CIMIC”), tales como Líbano o Afganistán. Dichas CIMIC son parte de la estrategia militar de implantación y buscan crear lazos con la sociedad civil de la zona para mejorar la imagen del ejército en la población. En este caso, ni siquiera desde el punto de vista teórico es sostenible que la colaboración de AECID con estos grupos responda a los principios de la AOD (por ejemplo la neutralidad, lo humanitario, la imparcialidad, etc.), lo cual no evita el apoyo mutuo entre ésta y Defensa.

La cooperación al desarrollo del Ministerio de Defensa.

Pero si nos resulta sorprendente que parte de la cooperación de AECID vaya destinada a colaboración con el militarismo o a desarrollo de intereses del Ministerio de Defensa, más nos sorprenderá lo que, además, el Ministerio de Defensa consigna en sus cuentas como “cooperación al desarrollo”.  Efectivamente, si revisamos el documento “Seguimiento del PACI 2010”, que recoge el monto total de AOD que las diversas administraciones españolas canalizan, podemos sorprendernos de afirmaciones como que en 2010 Defensa excedió los desembolsos programados inicialmente (en concreto los superó en un 226%) para destinar a AOD de sus presupuestos la cantidad de 25,6 mill. €, cifra por cierto inferior a los 43,7 que destinó en 2009.

Tenemos que alertar al lector que, por cierto, estos rubros no salen de los programas previstos en los presupuestos generales del Estado, o al menos no de forma transparente, sino del abusivo mecanismo de Defensa de otorgarse créditos extrapresupuestarios o con cargo al fondo de contingencia.

¿Dónde han ido estos dineros? En su totalidad a la llamada “AOD bilateral” y, por países, el 57,14% a Afganistán (donde mantener las CIMIC cuesta unos 60.000 € diarios durante el tiempo en que se han desarrollado), a Líbano el 35,7%, a Haití el 4,15, a Bosnia-Herzegovina el 1,7, a Mauritania el 0,26%, a Colombia el 0´5% y a Perú el 0,25. Si miramos para qué, nos sorprendería ver la distancia entre la idea de AOD y el uso para infraestructuras y objetivos militares a que se ha destinado esta ayuda.

Juzguen ustedes si están de acuerdo con militarizar, también, la cooperación al desarrollo.


¿En las 10 empresas más importantes del mundo no hay ninguna militar?

8 de diciembre de 2012

Aero + L-39 Albatros + + +% 28Breitling Jet + Equipo 29%

Fuente.

Nos ha causado mucha extrañeza la noticia de que las 10 empresas más peligrosas son:

  1. Chevron (por sus múltiples vertidos, por pagar a milicias para proteger sus intereses de manera muy violenta)
  2. De Veers (esta empresa no escatima en gastos, y financia, apoya y crea autenticas guerrillas y dictaduras del terror para poder seguir obteniendo mediante explotación de niños y adultos, la preciada piedra, los diamantes.  No dejemos de lado su nula responsabilidad ambiental, sus nulos derechos laborales, las vidas humanas, y sus campañas rancias y machistas).
  3. Phillip Morris (mayor fabricante de cigarros del mundo, contaminando la tierra con sus extensos monocultivos, las aguas y la atmósfera).
  4. Coca-cola (por sus malas prácticas ecológicas, su mal uso del agua, …)
  5. Pfizer (por el uso masivo de animales en sus experimentos, también por el uso de niños nigerianos como conejillos de indias)
  6. Mc Donalds (muy activa en deforestación de selvas, explotación laboral y muerte de millones de animales, el maltrato a los animales de los que saca sus productos, etc.)
  7. Nestlé (por la deforestación masiva de Borneo para cultivar aceite de palma, Nestlé realizó esfuerzos mundiales para instar a las madres de países del tercer mundo a utilizar su sustituto de leche para lactantes en lugar de la lactancia materna, sin advertirles de los posibles efectos negativos)
  8. British Petroleum (entre enero de 1997 y marzo de 1998, BP fue responsable de una friolera de 104 derrames de petróleo, …)
  9. Monsanto (creadores y fomentadores de los alimentos genéticamente modificados, hormonas de crecimiento bovino y el envenenamiento por agrotóxicos. La lista de Monsanto incluye la creación de la semilla “exterminadora” , que crea plantas que nunca dan semillas para que los agricultores deban comprar cada año, …)
  10. La minera brasileña Vale (que está destruyendo la amazonía brasileña, …

Es estudio añade que existen lamentablemente muchas otras corporaciones que deberían estar presente en esta lista, algunas como Samsung, Tepco, Barklays, Microsoft, Intel, Sony…, etc.

Realmente estamos de acuerdo en todas y cada una de las apreciaciones que hacen, pero nos parece extraño que no se incluya ninguna empresa de la industria militar en este listado.  ¿Qué ocurre, que son ecológicamente limpias, son socialmente éticas y responsables, no contaminan a la naturaleza, no son, por definición, nocivas para el medio ambiente y las sociedades humanas, no generan las industrias de armas violencia directa, estructural y cultural, no provocan guerras y matanzas sus “productos”?

Nos parece necesario que el ecologismo incluya en sus análisis la cuestión militar y que dejemos de ser mundos separados.

¿Merecería la pena incluir a Lockheed Martin, 1ª fabricante de armas mundia, a la británica BAE Systems (2ª), a Boeing, Northrop Grumman, General Dynamics y Raytheon, EADS (7ª mundial), la italiana Finnemeccanica (8ª), L-3 (electrónica y servicios) estadounidense y 9ª y United Technologies (del sector aeronáutico y motores) y también yanki, que completa el top ten?   Entre todas facturaron 230.290 millones de dólares en 2010.


La crítica del gasto militar toma la voz en La Enredadera, de Radio Topo

7 de diciembre de 2012

Fuente: Programa La Enredadera.

En la emisión del Programa La Enredadera, de la Radio Libre Radio Topo pudimos explicar la relevancia del gasto militar español.

Lo puedes encontrar en el minuto ” 45:40″ del programa emitido el domingo 2 de diciembre de 2012.

Nuestro agradecimiento a los compañeros de La Enredadera.

Puedes descargar el podcast pinchando aquí o escucharlo aquí


La ruina del portaaviones Príncipe de Asturias

5 de diciembre de 2012

Fuente:  ABC.

Marean los datos económicos de lo que ha costado y costaría mantener este buque en activo.  En el 2007 sufrió una modernización de 3’665 millones de €.  Si quisieran que se mantuviese en activo en estos momentos, la reforma costaría 100 millones de €.  Y uno piensa que siendo así, será una antigualla de inicios del siglo XX, sin embargo, el portaaviones sólo tiene 24 años de servicios a su espalda.

Los militares están apenados porque dicho portaaviones nos integró en el reducidísimo grupo de países que poseen portaaviones y ello nos encumbró a ser una de las mayores flotas armadas del mundo.  Ahora nos vamos a quedar con el Juan Carlos I (L-61), que sólo nos ha costado 400 millones de € la unidad y  que fue botado por Navantia en 2008.

Parece que costó 6.000 millones de € de la época en 1987 y lo construyó Bazán, ahora Navantia.

Pero, reflexionemos.  Hace 24 años nos gastamos 6.000 millones de euros en un portaaviones que nos ha durado 24 años, es decir, nos ha salido a 250 millones de euros al año, es decir, 20’8 millones de euros al mes durante 24 años.

Aquí no incluimos, porque no hemos encontrado los datos, cuánto ha podido costarnos, de media, movilizar semejante ballena cada día operativo:  gastos en combustible, en personal, en armamentos, en revisiones, etc.  Quizá con estas cifras llegásemos a un costo de 1 millón de euros por día del portaaviones para las arcas del estado, es decir, para el bolsillo del contribuyente.

¿Realmente queremos, y hemos querido, gastar entre 0’7 millones de euros y 1 millón de euros al día en un portaaviones?


EE.UU. gastará 30 millones de € al año para mantener 4 destructores en Rota

2 de diciembre de 2012

Fuente:  Europapress.

Aunque la noticia se inicia con unos futuribles beneficios económicos por el mantenimiento de los 4 destructores yankis en la comarca de Rota, la verdad es que al poquito pasa al meollo de la cuestión:

Los cuatro destructores forman parte del escudo antimisiles de despliegue en Rota.  Los primeros dos buques norteamericanos dotados con el sistema de defensa antimisil AEGIS llegarán a España en 2014 y un año después lo harán los otros dos.

El sistema aliado –conocido habitualmente como ‘escudo antimisiles’– cuenta con la instalación de un radar de alerta temprana en Turquía, un centro de mando y control en Ramstein (Alemania) y sistemas de interceptación de misiles en Rumanía y Polonia.

Nos avisan, además, de que nuestras fragatas F-100 tienen el sistema antimisiles AEGIS, pero sin capacidad para interceptar misiles balísticos, y que:  El jefe del Estado Mayor de la Armada (AJEMA), almirante Jaime Muñoz-Delgado, ha reconocido que es una “sana ilusión” de los marinos conseguir esta capacidad, pero ha insistido en que son “absolutamente conscientes”de que “a corto plazo” no será posible hacer esta inversión, que, según el vicealmirante Ruesta podría ser de 30 millones de euros para una fragata, entre 80 y 90 millones para dos y entre 120 y 130 millones para tres fragatas.

Lo que empieza como un beneficio económico en el titular, acaba siendo un gasto faraónico en el cuerpo de la noticia.  Qué ladinos, que arteros, que sibilinos.

¿Acabarán colándonos a los españoles, a través de nuestros impuestos, esta nueva tecnología y armamento que se usará, es un decir, contra un enemigo que no tiene ni parece que vaya a tener en varias décadas, al menos, capacidad de misiles balísticos?

La sociedad española decidirá.


A %d blogueros les gusta esto: