PP y PSOE se culpan mutuamente del monstruoso gasto militar (los demás partidos callan)

_IGP8163.jpg

Fuente: Público

En una de las habituales representaciones bufo-cómicas de las que acostumbran los profesionales de la política del PP y del PSOE en el Parlamento, el Ministro de Defensa, Pedro Morenés, y el diputado López Garrido se han reprochado mutuamente el monstruoso gasto militar existente.

Para López Garrido, a quien no le falta razón en su explicación, es una ofensa el gasto de casi 1.800 millones de euros “extra”  que ha comprometido el PP para pago de armamento inútil e innecesario, dinero que se quita de prestaciones sociales básicas y que es un agravio comparativo en tiempos de 1,9 millones de jóvenes sin empleo.

Los demás partidos, al fondo de esta representación carnavalesca, callan y miran para otro lado.

Morenés le contesta (tampoco le falta razón en su explicación) que gran parte del gasto comprometido lo provocó ZP, ese señor que iba de pacifista y se calzó en gasto militar lo que no estaba escrito.

Los demás, partidos, atentos a nadie sabe qué, callan y miran para otro lado.

López Garrido, en réplica, contesta (y no le falta razón tampoco en su réplica) que el compromiso lo hizo Morenés cuando era secretario de estado de defensa (en tiempos de ese presidente de gobierno bajito de mala leche que ponía las piernas en la mesa de George Bush), y que la idea megalómana del gasto militar desmesurado es por tanto atribuible al PP.

Los demás partidos, pensando que así están más guapos, callan y miran para otro lado.

Morenés se las tiene firmes y contesta (y por cierto, tampoco le falta razón en su contestación) que en realidad la orientación megalómana del gasto militar ya venía encarrilada por aquel otro Presidente simpaticón y dicharachero  que prometió sacarnos de la OTAN y hacer de España un país en favor de la paz y nos hizo luego el truco del abejaruco.

Los demás partidos, asustados de que alguien les critique, callan y miran para otro lado.

Entonces Don Garrido argumenta (con toda razón por cierto) que lo que peor le sienta es que habían acordado  ir ambos a pies juntillas en política de defensa y que ahora, con este aumento del gasto militar “por sorpresa”, se comprueba que el PP quiere todo el protagonismo para él.

Los demás partido, conscientes de que hay muchos otros lados a los que mirar y no sabiendo qué decir en los temas de Defensa, porque, en el fondo nunca les han interesado, callan y miran para otro lado.

Y siguen así, sin ponerse de acuerdo ni en desacuerdo, hasta que acaba la sesión.  Los demás partidos, entonces, libres de estar atentos de tan cínico tira y afloja en el que todo cambia para que todo permanezca igual, piensan entonces si deberían haber dicho algo, si querrían haber dicho algo, si es necesario que piensen en algo alternativo en temas de Defensa para que la sociedad no acabe pensando que ellos también son culpables de este teatro y del dispendio militar.

Eso sí, el gasto militar “extra” (que por cierto ya estaba anunciado que se haría  en una comisión de defensa en la que López Garrido estuvo y no protestó) no va  ser impugnado, se queda. Ninguna iniciativa va a bloquearlo. Todo ha sido un juego floral entre dos partidos que dicen las verdades a medias, sin reconocer la gran verdad: que el aumento desmesurado del gasto militar ha contado siempre con la iniciativa de los gobiernos del PP y del PSOE. Que ellos, o por ser más precisos, su sector militarista más duro, acordaron y consensuaron este estado de cosas. Que ambos son co-culpables de su enorme cifra y de su insostenibilidad. Que ambos partidos acordaron y mantuvieron un sistema de ocultación y opacidad de este gasto militar hasta que han reventado las costuras del traje que le crearon y ahora resulta imposible disimularlo. Que ambos lo han hecho contra lso intereses generales y a favor de intereses muy particulares, los que unen a políticos militaristas, empresarios del sector militar, bancos y financiadores de estas cifras astronómicas…

Y mientras tanto seguimos sin una verdadera política de control del militarismo y sin una propuesta clara de alternativas al mismo. ¡Menuda panda!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: