La competencia entre los cuerpos y fuerzas del seguridad del Estado deriva en incompetencia.

Fuente:  el confidencia.

La competencia entre las Fuerzas de Seguridad del Estado, incluidas las policías autonómicas, en la batalla común contra el terrorismo y el crimen organizado no es un fenómeno nuevo. Pero cuando esa rivalidad degenera en falta de colaboración e incluso ocultación de información sensible con tal de apuntarse el éxito antes que nadie y colgarse primero la medalla, quien saca mayor tajada es el propio criminal. 

¡Cómo será la cosa que hasta se ha irritado EE.UU!:  La “fuerte rivalidad” entre la Guardia Civil, la Policía y el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) “bloquea el libre flujo de información” entre las fuerzas de seguridad y “socava la capacidad de España” para hacer frente a los riesgos.  Así rezaba un cable clasificado secreto remitido por la embaja de EE.UU. en Madrid al Departamento de Estado en septiembre de 2005que analizaba la amenaza del terrorismo islamista tras el 11M.

Cuatro años después el problema persistía:  otro cable de la embajada estadounidense en Madrid, éste de mayo de 2009 y con el sello de confidencial, afirma sin rodeos: “Eliminar el aislamiento, la falta de colaboración y la incompatibilidad entre el Cuerpo Nacional de Policía, la Guardia Civil y el CNI sigue siendo un desafío para el Gobierno”.

Las diferencias también son de política exterior entre diversos ministerios:  Un cable con el marchamo de secreto fechado en enero de 2009 pone de manifiesto la agria disputa entre el CNI y los ministerios de Industria y Asuntos Exteriores a propósito de la exportación a Irán de tubos de acero que podrían ser utilizados en el programa nuclear iraní. Según reveló el entonces responsable de Desarme y No Proliferación Nuclear, Carlos Torres, a sus interlocutores en la embajada de EEUU en Madrid, tanto el CNI como Miguel Ángel Moratinos, en ese momento jefe de la diplomacia española, se enfrentaron abiertamente con el ministro de Industria, entonces Miguel Sebastián, que autorizó  la venta al régimen de los ayatolás del material pese a la firme oposición de aquéllos.

En resumidas cuentas, todos hemos de colaborar con los cuerpos y fuerzas (eso nos dicen machaconamente los diversos ministerios y los medios de comunicación), pero ellos no colaboran entre sí.

Otro ejemplo más de la incompetencia armada.  Parece que en lo único que se concentran es en agredir a los activistas que protestan.

Anuncios

One Response to La competencia entre los cuerpos y fuerzas del seguridad del Estado deriva en incompetencia.

  1. excelente artículo, como siempre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: