Las misiones de paz generan conflictos.

ConquistadoresArtículo publicado por Utopía Contagiosa en el número 12 del periódico semanal “es hora”.

1.- Los fríos datos.

En la comparecencia del ministro de defensa Pedro Morenés ante la Comisión de Defensa del Congreso en el mes de mayo nos daba los siguientes datos:

Existen actualmente tres grandes operaciones militares en e exterior, por gasto y número de soldados desplegados:

Misión de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF): hasta la fecha se han desplegado en Afganistán 30 contingentes españoles. Actualmente hay desplegados 1612 militares españoles. Esta misión parece que se acabará en 2014, dándose desde ahora un proceso de paulatina transferencia de responsabilidades en materia de seguridad a las fuerzas afganas. El qué se hará después de 2014 está en estudio. En esta misión los enfrentamientos son frecuentes y el total de bajas es de 98. El gasto de esta operación ha sido hasta mayo de 2012 2.933.960.000 de €.
Operación Atalanta: la participación española ha sido permanente desde febrero de 2009. Ha consistido en uno o dos buques en la zona con una unidad aérea embarcada, un avión de patrulla marítima y personal. Los buques han realizado 1.700 días de mar en la operación y sus helicópteros embarcados 3.200 horas de vuelo. El avión de patrulla marítima ha efectuado 3.600 horas de vuelo. En el año 2009 se produjeron 163 incidentes y los piratas secuestraron 46 buques, el coste de la operación fue de 57.368.990 €; en el año 2010 fueron 174 incidentes y se secuestraron 47 buques y el coste de la operación fue de 85.132.576 €; en 2011 hubo 176 incidentes y 25 secuestros y un coste de 96.880.927 €. Durante el primer trimestre de 2012 los gastos se han disparado y han ascendido a 54.074.912’86 €. En total, el Ministerio reconoce unos gastos de 379.261.000 €.
Fuerza Interina de las Naciones Unidas en el Líbano (FINUL): España contribuye con 1.040 efectivos. El gasto total de España en esta operación ha sido de 1.162.239 €.

Además, existen otras operaciones de menor calado por su escasa duración (Libia, o porque actualmente ya casi no hay tropas desplegadas (Bosnia Herzegovina):

Operación “Protector Unificado” en Libia: aquí desplegamos 4 aviones F-18 y un avión cisterna, además, una fragata, un submarino y un avión de vigilancia marítima para el embargo. La cantidad máxima de efectivos fue de 500. El gasto total reconocido por Defensa fueron 94.804.000 €
Bosnia-Herzegovina: esta misión acabó en 2010 pero actualmente se interviene en la mejora del adiestramiento y doctrina de las Fuerzas Armadas con 12 militares. El gasto de esta misión ha sido de 1.903.698.000 €.
Somalia y Uganda: se contribuye en el adiestramiento de las fuerzas de seguridad de Somalia desde enero de 2010. Actualmente hay 12 militares españoles. El costo de la misión ha sido de 2.842.000 €.
Kosovo: actualmente sólo hay un oficial destacado. Sin embargo esta misión se mantiene desde 1999 y ha causado un gasto de 837.709.000 €.
Misión (MONUSCO) de Naciones Unidas de Estabilización en la República Democrática del Congo. Se decidió en 2010 para dar continuidad a otra misión anterior iniciada en 1999. Actualmente sólo hay un observador militar español, aunque es la misión de paz más numerosa de Naciones Unidas con un total de 17.625 efectivos militares, 716 observadores militares y 1.203 policías.
Misión (EUSEC) de la Unión Europea para la República Democrática del Congo para asesoramiento y reforma de la seguridad y la defensa. Sólo cuenta con un suboficial desplegado desde 2009.

Sumando todo, desde 1990 los gastos en las misiones en el exterior han sido grandísimos: 8.089’64 millones de euros
AÑO                                              GASTO (en millones de euros) en MISIONES DE LAS          

                                                         FUERZAS ARMADAS EN EL EXTERIOR

1990                                                                          18’746
1991                                                                           45’8
1992                                                                           17’7
1993                                                                          58’2
1994                                                                     103’1
1995                                                                     133’9
1996                                                                     180’2
1997                                                                    128’1
1998                                                                    146’3
1999                                                                    249’2
2000                                                                   239’6
2001                                                                    241’3
2002                                                                   330’5
2003                                                                   416’04
2004                                                                   380’6
2005                                                                   416’5
2006                                                                   563’9
2007                                                                  642’5
2008                                                                  668’7
2009                                                                  713’5
2010                                                                  766’6
2011                                                                   861´3
2012                                                                  766’8 *
TOTAL                                                          8.089’64

* Datos hasta el 10 de mayo de 2012.

Por otro lado, también cabe juzgar a los diversos dirigentes y partidos que han contribuido a esta situación:
Legislaturas                                        GASTO (en millones de euros) en MISIONES DE

                                                                 LAS FUERZAS ARMADAS EN EL EXTERIOR

1990-1993 Felipe González                                 140’3
1993-1996 Felipe González                                 418
1997-2000 J.M. Aznar                                         763’2
2001-2004 J.M. Aznar                                     1.368’34
2005-2008 Zapatero                                         2.291’6
2009-2011 Zapatero                                          3.108’2
Enero-Mayo de 2012 Rajoy                                766’8
TOTAL                                                                    8.089’64

Es decir, si los comienzos con González y el partido socialista fueron “tímidos” respecto al intervencionismo militar en el exterior , luego el gasto se disparó con Aznar (en un 381’8 %) apostando claramente por las misiones de nuestras fuerzas armadas en el exterior como manera de hacer política internacional y de mostrar nuestra colaboración y sumisión con la gran superpotencia. Más adelante, con Zapatero como presidente, no se quedaron cortos y eñl gasto aumentó los gastos en un 253’53 % respecto del generado por Aznar.

En suma, tanto PP como PSOE han apostado de manera decidida y coordinada por llevar a nuestras fuerzas armadas a conflictos externos con los consabidos gastos astronómicos que esto conlleva.

2.- ¿Qué se ha conseguido mandando tropas al exterior?

Con un gasto de este calado, debemos preguntarnos por los “éxitos” de estas misiones de paz en las que la soldadesca española se empeñó: ¿qué hemos conseguido con esta intervención bélica?, y más importante aún, ¿qué parámetros sociales, culturales y económicos han conseguido mejorar los países en los que hemos intervenido?

Si la pregunta se refiere a la efectiva pacificación de las zonas donde se ha “intervenido”, el respeto de los derechos humanos o los avances democráticos, tres de los grandes argumentos en los que se ha buscado la legitimación de estas actuaciones, lo cierto es que el progreso es escaso.

Si tomamos como ejemplo la operación en Afganistán, sin duda la que más recursos, más intervención militar y más víctimas ha provocado, los análisis de todo tipo con que se cuenta nos describen un retroceso generalizado en cualquiera de los indicadores que se elijan, ya sea por el nivel de corrupción política, ausencia de verdadera democracia, polarización del conflicto e incluso estado de guerra, pérdida de vidas humanas y destrucción material, o incluso en cuanto al constante enfrentamiento militar en que se ven envueltas las tropas española desplegadas en la zona.

Nada de lo prometido se ha conseguido en este escenario. Pero ¿Y en los otros?

Igual puede decirse de los restantes. En Congo, donde la guerra del coltán es una de esas guerras olvidadas y dramáticas a cuya solución nada han aportado los despliegues españoles, se ha intervenido desde 1999 y tras más de una década la guerra sigue siendo el modo de vida del país, y parece que también de las fuerzas de intervención de Naciones Unidas: nada mejora, todo empeora, y sólo sacan beneficios los vendedores de armas. Líbano, donde el clima no ha mejorado tampoco ni derivado hacia una solución del conflicto, Libia donde los resultados actuales de aquella guerra en la que intervenimos son, en realidad, un desmentido al supuesto interés humanitario de aquella intervención, o la operación Atalanta, que ha pasado de ser de mera vigilancia de los mares a estabelecer misiones terrestres de guerra y que, en realidad, no defiende la paz, sino las rutas y mercados de interés geoestratégico para los países de la OTAN.

En definitiva, nada relativo a la paz o a la pacificación aparece como dato positivo que avale estas misiones.

Pero si consultamos a continuación los índices de desarrollo humano correspondientes a estos países afectados por nuestra presencia militar, encontraremos una prueba más de que el empleo de esta desmesurada cantidad de dinero (más de ocho mil millones de euros) no ha servido para ninguna causa noble

Puesto en el ranking mundial País idh 2011 idh 2010 idh 2009
64 Libia 0´760 0,755 0,750
71 Líbano 739 0,737 0,732
74 Bosnia Herzegovina 0,733 0,710 0,812
137 Congo 0,533 0,489 0.601
161 Uganda 0,466 0,442 0,514
172 Afganistán 0,398 0,349 0,347
Somalia Sin datos Sin datos sin datos

Sin embargo, la idea de paz, en realidad, no solo tiene que ver con los conflictos bélicos ni con parar su escalada. Si comparamos los objetivos del milenio con los indicadores que arrojan al respecto los países donde España ha intervenido militarmente, podremos, con toda legitimidad, preguntarnos si no podría haberse invertido de una manera más sensata el dineral que llevamos gastado en armas, soldados y destrucción. Es más, la aplicación de esa inyección de dinero a las políticas de cooperación y desarrollo emprendidas por España en esa época ¿no habría dado un resultado mejor para la paz?

Fijándonos en los objetivos planteados por la AECID en su estrategia de intervención en Afganistán entre 2007 a la actualidad (acceso y control de recursos alimentarios básicos, incremento de la educación primaria, mejora de la salud reproductiva y reducción de la mortalidad materna, mejora de la salud infantil, lucha contra enfermedades prevalentes, acceso al agua potable y saneamiento básico, dotaciones de infraestructuras, etc.) y el gasto realizado en este período en cooperacion (185 millones de euros) y lo comparamos con los más de dos mil millones de euros gastados en militarismo, tendremos una respuesta clara a esta pregunta: menos de doscientos millones gastados en el desarrollo afgano y más de 2000 (diez veces más) en la cronificacion del conflicto y, en definitiva, en retrasar la paz.

Nos podríamos hacer aún otras preguntas más incomodas, como, por ejemplo cuál ha sido el lucro obtenido por la venta de armas o material de doble uso a estos estados.

En definitiva, no ha sido la paz, ni el bienestar de estos pueblos lo que se ha potenciado con la presencia militar española en las regiones en las que se interviene militarmente.

3.- Las alternativas.

¿Puede plantearse una actuación alternativa en los conflictos internacionales?

Generalmente se reprocha al pensamiento alternativo por no hacer nada para solucionar los conflictos internacionales, una vez que éstos estallan con toda su virulencia. Parece que es esa falta de eficacia de la paz la que justifica que se intervenga militarmente en escenarios donde, en realidad, es casi imposible actuar una vez estalla el conflicto violento. Por eso nos preocupa principalmente señalar algunos datos que suelen ser obviados respecto de los conflictos internacionales.

En primer lugar, la pregunta sobre el momento en que se puede intervenir en un conflicto es bastante relevante: ¿Cuándo puede intervenirse eficazmente: antes del estallido del conflicto y precisamente para evitar que éste se produzca; una vez estalló en toda su virulencia o después de que cesaron las hostilidades y para reconstruir un tejido de paz roto por el estallido del conflicto?
La respuesta más elemental es que los momentos de intervención más eficaz son el antes, mediante la prevención y el trabajo por transformar el conflicto, que está en una fase latente, hacia modalidades de abordaje noviolentos, o después del cese de las hostilidades para realizar labores de reconstrucción que van más allá de las infraestructuras destruidas por la violencia del choque. El peor momento, precisamente porque la intervención es menos eficaz y menos posible, es cuando el conflicto estalla en su fase violenta, la polarización de posturas en mayor y la violencia y la destrucción imponen su lógica.

El antes del conflicto es muy importante: podríamos prevenir muchos conflictos o, al menos, su estallido en guerras, si tuviéramos una política continuada, alternativa y noviolenta en nuestro escenario patrio. El después también: podríamos evitar dependencias económicas, tecnológicas o políticas; podríamos dejar de convertir los procesos de reconstrucción en negocios para las arcas del primer mundo, podríamos promover la reconciliación y respetar los procesos de los otros pueblos…

Así y todo, debemos reconocer que sí existe una práctica muy importante de actuaciones noviolentas en la zona de conflicto tanto en el trabajo antes del estallido del conflicto, como durante su desarrollo y en la fase de postconflicto. No todo es violencia, como nos quieren hacer creer, en este tipo de conflictos.

En segundo lugar, nos parece oportuno preguntarse por el escenario desde el que podemos actuar en estos conflictos: ¿La intervención en los conflictos de desarrollo violento se debe realizar in situ, en el lugar donde éste tiene su desarrollo más visible, o en nuestro propio Estado y en nuestra propia sociedad?

Nos interesa de una parte advertir que una primera línea de lucha contra los conflictos violentos se juega en nuestro propio escenario, en España, un país perteneciente a la OTAN y al bloque occidental, que juega su papel “geoestratégico” en defensa de unos intereses que, en muchas ocasiones, son generadores de conflictos en otros lugares.

Por eso, muchos de los pasos que podemos dar, de forma realista y eficaz, para luchar contra los conflictos (tanto en el antes, como en el durante y el después) se han de dar aquí, entre nosotros. Aquí se deciden parte de estos conflictos. Aquí (tanto en nuestro nivel español como en el occidental) se decide la exportación de armas a países en conflicto. Aquí se corrompe a sus autoridades políticas para que actúen en defensa de nuestros intereses. Aqui se marcan las reglas de juego de la política relacionada con el precio de los alimentos o de las materias primas, el control de las rutas de distribución de éstas, o incluso el expolio del atún, pongamos por caso, del cuerno de África, etcétera. Aquí, y con el nivel de vida de aquí, y con el mantenimiento de un estatus quo que nos beneficia claramente, somos concausantes de la mayor parte de estos conflictos y es por eso aquí donde mejor podemos luchar contra ellos y contra nuestras políticas que los potencian.

Un tercer aspecto a abordar se refiere a los actores de los conflictos. Estamos acostumbrados a asumir que los conflictos internacionales son cosa de otros y que los actores de éstos son otros, concretamente los expertos y los estados, las agencias multilaterales, los militares. Ellos, se supone, tienen los medios y ellos saben qué es lo que hay que hacer. A nosotros nos interesa sin embargo fijarnos en otros actores y otros protagonistas: las sociedades civiles que sufren los conflictos o las que pueden movilizar sus energías para la solidaridad.

Por último, cabe hablar de algunas líneas básicas que, en nuestro criterio, pueden servir para modular la actuación de la sociedad ante los conflictos internacionales:

1) Dado que la violencia solo genera más violencia, una actuación alternativa ha de renunciar a la violencia.
2) La solidaridad nos obliga a la acción, a la actuación, no a la pasividad.
3) Optamos por una metodología noviolenta tanto como método de análisis del conflicto y sus causas y desarrollo, como de cara a la actuación política.
4) Optamos por el trabajo conjunto en las zonas de conflicto y en nuestro propio escenario social, donde desgraciadamente se deciden y organizan muchos de estos conflictos.
5) La magnitud de los conflictos armados nos obliga a que la actuación no sea individual, sino que debemos organizarnos como sociedad civil responsable y como contrapoder al de los “expertos” y los enfoques gubernamentales e institucionales.
6) Optamos por potenciar y colaborar con las organizaciones de base y sus labores antes, durante después en pro de una defensa de la seguridad humana
7) El escenario más cercano y concreto en el que todos nosotros podemos ejercitar nuestra responsabilidad es nuestro propio Estado y sus instituciones, en las que “participamos” con baja calidad y por delegación.
8) Sin olvidar la actuación durante las guerras, entendemos que los conflictos se generan y evolucionan antes de su estallido de la fase bélica y que el escenario prioritario de intervenir es el antes.
9) Dado que somos co-culpables de las situaciones en otros puntos del planeta por el ejercicio de la violencia cultural y estructural que ejercemos y hemos ejercido históricamente, nuestra principal obligación es la lucha contra estas violencias

Una propuesta concreta de actuaciones alternativas

1. Trabajar en el antes en la reorganización y fortalecimiento de un movimiento pacifista potente es trabajar en la prevención de los conflictos en la fase del antes.
2) Debemos promover análisis globales, profundos y centrados en todos los tipos de violencias de los conflictos, desenmascarando sus actores y responsables y ofreciendo propuestas de propuestas para su resolución por vías justas y alternativas al militarismo.
3) Cuando estalla un conflicto violento, se debe buscar como primer paso de transformación del mismo de manera positiva el alto el fuego entre las partes. Hemos de exigir a nuestros políticos e instituciones que los esfuerzos se encaminen a lograrlo con todo tipo de presiones diplomáticas, económicas y noviolentas.
4) En vez de intervenciones militares y misiones militares debemos promover el desarme de las partes en conflicto.
5) Debemos idear campañas para exigir responsabilidades y luchar contra la impunidad de nuestros políticos: ¿Quién consolidó a este o aquel dictador?¿Qué política exterior han desarrollado? ¿A quién han vendido armas?
6) Debemos exigir que el parlamento controle de verdad la política de defensa y que ésta no sea un pasteleo entre los grandes partidos interesados en que todo siga igual.
7) Debemos exigir que las políticas de desarrollo, de defensa, de exteriores, de venta de armas, etc. queden claramente delimitadas y concretadas en los programas electorales para saber quiénes apoyan las intervenciones armadas, quienes promueven los conflictos del futuro, etc.
8.- Hemos de luchar porque exista un verdadero debate social sobre qué polítia de seguridad y defensa deseamos: Qué hay que defender, como hacero, quién debe ser sujeto de esta defensa.
9- Se ha de luchar por la abolición de la fabricacion y comercio de armamentos y exigir responsabilidades y reparación a las industrias fabricantes de las que han sido usadas en conflctos internacionales.
10.- La responsabilidad debe alcanzar a la banca que financia las inversiones militares.
11.- La responsabilidad social debe extenderse las empresas de matriz española que operan en otros países para que antes de violencia, fomenten desarrollo humano en ellos.
12.- NO basta con bloquear las cuentas de dictadores y partes en conflicto, sino que se debe provocar una verdaera expropiación de sus bienes con destino a la reconstrucion de un futuro sin violencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: