¡No, no soy español!

Fuente:  Revistatenea.

En el artículo que referenciamos vuelve el más rancio nacionalismo patrio.

¿Argumentaciones?  Pues bastante curiosas:  estamos en semifinales de la eurocopa, Alonso ha ganado el gran premio de Valencia, Nadal nos tiene contentos a todos, …  El deporte nos hace sentir más españoles y nos hace estar más juntos animando y haciendo piña para empujar a estos jóvenes deportistas.

Todo esto hace que sea lógico ensalzar también que haya españoles en Valencia jurando la bandera, y también en el País Vasco, pasando por Valencia, Canarias, Murcia, Madrid, y un largo etcétera.

Y, ¡cómo no!, todo lo anterior nos lleva a que:  los ciudadanos se han acercado a sus Fuerzas Armadas, no sólo en el Día de su festividad (cuyo acto central de este año se celebró el 2 de junio en Valladolid), sino que ha sido algo que se ha continuado haciendo en días posteriores.  Ciudadanos anónimos que se merecen un respeto y, por qué no, admiración.  

¿Acaso no merecemos también respeto y, por qué no, admiración, todos aquellos ciudadanos que no juramos bandera porque nos parece rancio y carente de sentido?  ¿Estaría permitido un acto público de antibeso a la bandera, de antijura a la bandera?

Porque los que no estamos por estos actos de alabanza al nacionalismo sí que somos anónimos y sí que nos sentimos acosados por el sentir nacionalista (supuestamente mayoritario) sea de donde sea.

¿Cuál es la forma de la jura de bandera?:  “¡Españoles! ¿Juráis o prometéis por vuestra conciencia y honor guardar la Constitución como norma fundamental del Estado, con lealtad al Rey y si fuera preciso entregar vuestra vida en defensa de España?”.

¿Y si no estamos por guardar muchas de las cuestiones que consagra la actual constitución, y si queremos una honda reforma de la misma?  ¿Ya no somos españoles?  ¿Nos habéis echado?  ¿Nos hemos ido?  ¿Nos obligaría nuestro honor y nuestra conciencia a comernos nuestras ideas con patatas porque es lo que hay y es lo que debe haber por los siglos de los siglos, amén?

¿Y si no somos monárquicos o no nos cae bien un rey derrochador, militarista, campechano en los hospitales cuando se los abren en domingo para no molestarnos a los demás, colándose a todas las listas de espera?  ¿Y si no nos gusta que se hereden los privilegios? ¿Y si no estamos orgullosos de la historia de despropósitos que nos han contado y que al parecer es lo que hace España?

¿Y si preferimos la noviolencia para resolver los conflictos y nos da un poco de reparo entregar nuestra vida si fuera preciso, sobre todo, si somos conscientes de que los que damos la vida siempre somos los mismos y que en muy pocas ocasiones nuestro rey, príncipe, primer ministro, presidente del tribunal constitucional, jefe del estado mayor de la defensa, jerifaltes variosetc, son los que mueren por “sus ideas”? ¿Y si descubrimos que sus ideas no son nuestras ideas?

¿Y si no nos creemos las esencias de eso que llamáis España?

¿Merecemos respeto?  ¿Merecemos tener un rey que también nos respete  a nosotros y sea antimonárquico y antimilitarista? ¿O es que nos habéis echado de España y sólo cabéis vosotros?  Porque dar por sentado que todos somos iguales y además, iguales a vosotros, nos parece un claro ejemplo de violencia cultural.

En fin, todo patético.  Bueno, todo no porque nos alegra encontrar al final del artículo el buen consejo de que las mujeres que vayan a jurar bandera no lleven carmín en los labios, para no manchar la bandera.  Y es que en lo militar, todo está reglado y muy apañado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: