El despilfarro militar en épocas de crisis

A continuación reproducimos el artículo que nos publicó el periódico semanal Es Hora el viernes 18 de mayo.

La lectura del proyecto de ley de Presupuestos Generales del Estado ha suscitado muy variadas críticas, principalmente centradas en el porcentaje de recorte de los gastos sociales y ministeriales  y en la sostenibilidad mayor o menor de los principales soportes y prestaciones del micro-estado de bienestar que hasta ahora ha mantenido España.

También, como ya es tradicional,  el gasto militar ha quedado arrinconado del análisis y  de la crítica salvo para decir que éste ha sufrido un recorte menor de la media de gastos públicos.  Una gigantesca campaña de desinformación del Ministerio de Defensa y de los sectores militaristas ha buscado ocultar tres aspectos fundamentales:

1.- El total del gasto militar del ejercicio 2012 es de un monto de: 18.337,07 millones de euros (un poco más de 3 billones de pesetas).
2.- El gasto militar ha descendido, con respecto al del año 2011, en 239,68 millones de €, un 1’3 %
3.- El gasto militar total es superior al del Ministerio de Defensa en 12.020’62 millones de euros (algo más de 2 billones de pesetas) y un 290’3 % mayor. Es decir, se nos ocultan 2 de cada tres euros que realmente se gastan en Defensa.

El ocultamiento del gasto militar.

Una y otra vez Morenés (ahora ministro de defensa y antes fabricante y exportador de armas) nos ha intentado explicar que el gasto militar ha sufrido el recorte de un 8´8% y que a ello hay que sumarle el de años anteriores.  Sin embargo, hay que tener en cuenta que el gasto militar no sólo se corresponde con los 6.316 millones de euros presupuestados como gasto del Ministerio de Defensa, sino que llega al menos a 18.000 millones de euros, de los que más de 12.000 millones se encuentran “disfrazados” en diversas partidas de otros seis ministerios (Interior, Exteriores, Industria, Fomento, Presidencia y Agricultura y Medio Ambiente) y organismos (Casa Real, Deuda Pública, Organismos Autónomos, Clases Pasivas, …). Todo ello implica, nada menos, la escalofriante cifra de más de tres billones de pesetas y, lo que es peor, que dos de cada tres euros de gasto militar están ocultos a la ciudadanía y a la sociedad, que desconoce la magnitud de  nuestro gasto militar real.
Además, cuando en la comparecencia del Secretario de Estado de Defensa éste era interpelado por un diputado diciéndole que el gasto militar era mucho mayor y estaba oculto en otros ministerios, el SEDEF contestó diciendo que no se lo iba a discutir.  Es decir, el que calla, otorga.

Podríamos preguntarnos las razones de esta singular práctica de ocultación del gasto militar español y sólo se nos ocurre una: tan inaceptable es tan abusivo gasto,  que la élite político-militar que compone el núcleo duro del poder se ha blindado en la opacidad ante el temor de que la ciudadanía no acepte este desafuero.

Por otro lado, también es necesario señalar que esta práctica tan irregular es muy antigua y que aún no se ha corregido en nuestra democracia, por lo tanto, la transparencia de las cuentas públicas queda muy entredicho en sus aspectos militares.

El engaño sobre el verdadero monto del gasto militar.

Todos los voceros del Ministerio de Defensa y la mayoría de los responsables de defensa en los partidos políticos tienden a decir que el gasto militar español es bajo, muy bajo en comparación con nuestro entorno, e insuficiente. Y para ello nos ofrecen de forma inalterada las reducciones sufridas año tras año, donde, por usar estimaciones de los últimos cuatro años, los presupuestos del ministerio de defensa han ido descendiendo desde los 8.240,7 millones de euros de 2009 a los 7.698,86 en 2010, a 7.156,51  en 2011 y 6.316,45 en los actuales presupuestos.  En cambio, nada nos dicen del sucesivo abuso de los fondos de contingencia aprobados durante el desarrollo del año sin pasar por el Parlamento para sobrepasar lo presupuestado, de forma que a los 1.000 millones de euros gastados de más en 2009, se sumaron 1.254 en 2010, 1.377 en 2011 y, al menos se estima que en otros 1.300-1.400 millones en 2012.

Ahora bien, el criterio de cómputo del gasto militar de la OTAN (organización nada sospechosa de compartir el ideal pacifista de los autores) incorpora no sólo los presupuestos de los ministerios de defensa, sino también los que se corresponden a las clases pasivas de los militares, los de su sistema social (en nuestro caso el ISFAS), los de los diversos organismos autónomos de carácter militar (en nuestro caso seis organismos autónomos cuyo presupuesto está fuera del Ministerio de Defensa), los de la inteligencia (en nuestro caso CNI), las operaciones internacionales militares y la política de fronteras (lo que en nuestro caso obliga a computar tanto las partidas principalmente consignadas en el ministerio de asuntos exteriores para operaciones internacionales y las contribuciones españolas al Frontex y operaciones de Guardia Civil, como cuerpo militar o militarizado que es), las contribuciones españolas a organismos internacionales militares, los créditos públicos a las industrias militares, la amortización de contratos militares, y, en general, todas las partidas de gasto que tienen que ver con el sostenimiento del entramado de la defensa y la seguridad.
Además, desde nuestro punto de vista, a todo ello ha de sumarse la parte de intereses de deuda pública contraída por el estado para financiar el gasto militar, cantidad que este año, podemos aproximar a los 1.600 millones de euros.

Podríamos discutir si éste es todo el gasto militar o si faltan partidas imputables que, desde diversos sectores pacifistas, se reclaman como gasto militar, como puede ser la parte de la cooperación internacional que se destina a países en conflicto o a instalaciones “humanitarias” de uso militar como hospitales, etc., o las partidas y subvenciones que tienen que ver con el ensalzamiento de la defensa desde cultura, o las transferencias a comunidades autónomas o ayuntamientos que tienen aplicación militar, o, incluso más, si toda la partida de lo que podríamos llamar de forma genérica “control social” es también gasto militar, pero al menos lo es, sin ninguna exageración, todo aquello que la OTAN dice que lo es, es decir, los gastos militares disfrazados en partidas externas al ministerio de defensa.

Y lo cierto es que, consignadas las partidas que se encuentran dispersas en los presupuestos generales del estado, nos llevamos la desagradable sorpresa de que el gasto militar español, al menos, supone en España unos 18.000 millones de euros (ver cuadro) y que si lo comparamos con el gasto militar del año pasado la rebaja presupuestada no es del 8’8% sino sólo del 1’3%, es decir, únicamente 290 millones de euros.

Gasto militar versus gasto social.

Si observamos la furibunda campaña que se ha lanzado para recortar los gastos de sanidad, de educación, de investigación, e introducir no sólo recortes presupuestarios, sino también reducciones draconianas de prestaciones y otros mecanismos que nos puedan dotar de empleo de calidad y éticamente responsable, es ético y necesario proponer recortar lo militar para poder capear mejor la crisis.  ¿De qué nos vale socialmente la exportación de armas para generar conflictos en el extranjero?, ¿de qué nos vale emitir “bonos de guerra” para sufragar la deuda militar gracias a inversores sin escrúpulos?, ¿de qué nos vale el armamento ofensivo de los Programas Especiales de Armamento (cazas Eurofighter, tanques Leopard, …) si lo que queremos es profesoras, enfermeros y médicos?  ¿Por qué priorizamos el empleo militar ante el empleo civil?

En el caso del militarismo cabría proponer la reducción.  Sería ético y económicamente ventajoso.  Además, otros estados como Italia, Alemania, Holanda, Estados Unidos están acometiendo recortes en programas de inversión militares y en personal militar muy ambiciosos.

La deuda militar.

Se dice, de una deuda sanitaria de cerca de 15.000 millones de euros, y la traemos a colación para compararla con la deuda militar:  37.000 millones de euros.  Pero mientras se airean las cifras de la primera para reducir sus presupuestos (de manera inevitable), se oculta la deuda militar a todos los medios de comunicación y a la población.

Los 37.000 millones de euros de deuda militar se generaron a partir del gobierno de Aznar en el cual Morenés era secretario de defensa e ideólogo del endeudamiento para conseguir modernizar nuestro armamento con un plan que ha llevado a la ruina a Defensa.  Ahora, ni cortos ni perezosos, nombran al lobo pastor de las ovejas y ponen a Morenés a agudizar el problema que contribuyó a crear.

Conclusión.  

Nos engañan con las cuentas y la deuda militar.  Y como saben que les va a costar críticas sociales nos lo ocultan y disimulan el verdadero gasto militar en otros ministerios.  Se despilfarra el dinero en lo militar en lugar de promover el gasto social.  Se impide que el Parlamento pueda hacer labor de crítica y oposición no dando con transparencia los verdaderos gastos.  Y por último, se ocultan los debates militares importantes a la sociedad para que no sea consciente de que con sus impuestos se potencian guerras y se comercia con la muerte.  En cualquier otro ministerio se habría pedido la dimisión de sus responsables ante prácticas tan irregulares y antidemocráticas, pero en Defensa, …, siempre nos queda la objeción fiscal y la insumisión política.

Colectivo Utopía Contagiosa.

Anuncios

One Response to El despilfarro militar en épocas de crisis

  1. Panama dice:

    Según la reseña oficial, el Consejo de Ministros autorizó la aplicación del Fondo de Contingencia por un total de 277,2 millones de euros para una ampliación de crédito en el Ministerio de Defensa destinados a gastos ocasionados por la participación de las Fuerzas Armadas Españolas en operaciones de mantenimiento de la paz durante el primer trimestre de 2012. Estas operaciones no se financian a través del presupuesto general del departamento por lo que se requieren estas autorizaciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: