La defensa de Repsol

Taladro2

La exacerbación de simplificados sentimientos patrióticos y patrioteros con motivo de la expropiación de YPF por parte del gobierno de Argentina nos da oportunidad de hablar, de nuevo, de la defensa; de lo que nos interesa defender.

Oyendo la rueda de prensa de los ministros españoles de Exteriores y de Industria el día 16 de abril, en respuesta de la explicación de la presidenta de Argentina de la susodicha expropiación y del desencadenamiento de pasiones variopintas en uno y otro país, no podemos sino mostrar la perplejidad por lo fácilmente manipulables que son los sentimientos de sociedades a menudo acostumbradas a la sumisión y a la manipulación.

Pero ocupándonos de la respuesta española, no podemos sino asombraros de la identificación de los intereses que el estado proclama que va a defender con los intereses de una empresa multinacional que comercia con la agresión al medio ambiente del planeta y que reparte beneficios no entre las sociedades ni de Argentina, ni de los pueblos de España, ni de ninguno de los sitios donde opera,  sino entre sus accionistas, que, estos sí, no tienen patria.

Esta asimilación Repsol-Estado Español- sociedad española es digna de ser analizada desde un punto de vista más crítico:  ¿qué saca la sociedad española de Repsol?  Algunos puestos de trabajo, vale, pero también nos los dan otras empresas como McDonalds, por ejemplo, y no por ello un ataque a McDonalds se toma como un ataque a España, a su gobierno y a su sociedad.  Inversiones en nuestro país, vale, pero también nos las hace Coca-Cola, por ejemplo, y un ataque ellos no pone en marcha nuestra diplomacia.  Nos engañan.  La conclusión es que nos engañan y que tras la defensa de los intereses nacionales se oculta la verdadera defensa de intereses particulares de accionistas que son políticos o que forman parte de lobbys de influencia económica importantes en España.

El Estado, dijeron los ministros va a defender con uñas y dientes a Repsol porque eso es defender a los españoles y defender España.

Si eso es así, ya sabemos que la defensa de España y lo que la gente de a pié estima que es digno de defensa no tienen nada que ver. Defender a Repsol no es defender el trabajo digno, ni el derecho a vivienda digna, ni los servicios públicos de calidad, ni la iniciativa indiviual y la creatividad de las personas, ni la libertad o la justicia. Defender a Repsol es defender los dividendos de Repsol, el poder de imponer prácticas y políticas de Repsol y, si nos apura, reforzar el sistema capitalista mundial, ese que ahora ha decretado la desregulación de los derechos, la disciplina social y la represión.

Si nos apuran, el modelo que defiende Repsol, el cual es el modelo que dice el Estado que va a defender con uñas y dientes frente a los “pérfidos” intereses argentinos de hacer negocio por ellos mismos, es el modelo que agrede la sostenibilidad del planeta y el derecho a vivir las generaciones futuras. Y si ustedes son más egoístas y la intoxicación les ha hecho creer que la expropiación les va a suponer un aumento de la gasolina del coche, sepan que los precios se fijan de tal forma que no tiene que ver para nada en ellos si el petróleo lo saca Repsol o no, ni con si quien contamina los campos, los ríos y el aire, quién respeta o no los derechos de los trabajadores o de las poblaciones donde se extrae el petróleo  es ésta u otra compañía.

Ya ven: mientras nos interesa en realidad la seguridad humana, ellos habla de la defensa de otras cosas. Sus intereses y los nuestros no coinciden. La defensa de ellos y nuestra defensa no son ni parecidas.

Pero además queremos explicar otra cuestión, que es la perversa manipulación de sentimientos que el ideario militarista tiene para agudizar y prefabricar los conflictos, estereotipando la visión del otro, considerándolo enemigo, inventando agravios y simplificandolo todo.

Este imaginario es útil para polarizar las posiciones y para ponernos a todos “a favor” de una postura que aparece como común, de todos, irrebatible, indiscutible. Primariamente se nos indica que si atacan a una empresa española, el agravio está hecho a todos y cada uno de nosotros. Toda la gente está injuriada, expropiada,… Todos debemos indignarnos y apretar filas contra el enemigo común.  Pero, ¿a usted le dió algo Repsol antes? ¿O se lo va a dar luego? ¿Usted estaba de acuerdo con la actividad de Repsol, con su política en Argentina o, incluso, en España?¿A usted le va algo en esta pelea de tiburones por el dinero?

Y mientras nosotros sentimos que somos uno con los que nos mandan, ellos se dedican, por la puerta de atrás, a liquidar nuestros derechos, a recortar las libertades, a profundizar la dualidad de la sociedad entre los privilegiados y los demás.

Suponemos que este mismo argumentario lo usan las élites argentinas allá y con el mismo fin (es decir, nos tememos que las élites argentinas, los que tengan intereses en YPF, los grupos de presión egoístamente interesados, están llenando los noticiarios argentinos de argumentos patrióticos y del bien común que nunca llegará a ser más que el de unos pocos). El nacionalismo sirve para preparar las guerras, sean estas con aparatos militares o con otros medios, como los que ahora se apresta a utilizar el Estado Español para rsponder al “agravio”.

Al final esto nos desvía de lo principal, de las iguales necesidades de justicia social de todos los hombres, de la igual lucha por el reconocimiento de los derechos de argentinos, españoles o de cualquier otro lado, de la solidaridad humana entre nosotros, y del mismo destino fatídico de estar encadenados a los perversos intereses de los de arriba que nos quieren hacer creer que sus intereses y los nuestros son los mismos.

NO NOS DEJEMOS ENGAÑAR.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: