El gobierno apuesta por la represión

El+Poder+F%C3%A1lico

Fuente: Público

El gobierno ha encontrado un nuevo método de diálogo social: Frente a la protesta social por la cercenación de los derechos, incremento de la pena por desobediencia y resistencia a la autoridad.

Para aclararse, resistencia a la autoridad consiste en manifestarse contra la opinión del mando de turno y no cumplir sus órdenes ad hoc: que se manifiesta un grupo y el mando policial dice que se disuelvan, pero no lo hacen, ¡resistencia a la autoridad! ¡desobediencia impenitente! ¿Da igual que el derecho de reunión y de manifestación sean derechos consagrados en la Constitución? ¡Desobediencia, desobediencia, desobediencia a la autoridad!

Pero como la gente es levantisca, y desobedecer a la autoridad, aunque esta no tenga razón, sale muy barato según dicen los opinadores del régimen, nuestro brillante ministro de la porra ha ideado un método infalible: Más penalidad, más castigo. ¡Que sepan quien manda aquí!

Nos dice además el ministro del interior que aquí tenemos unas leyes muy garantistas y esta razón, parece ser, incomoda a Don Jorge. De modo que menos garantías y menos cachondeo y más castigo por desobedientes.

Y tiene razón el ministro. En un régimen cada vez más autoritario y con cierta tendencia marcial, la preferencia nunca es por las garantías y los derechos y sí por las normas y los mandatos de la autoridad competente (es una metáfora).

¡Quién diría que Don Manuel Fraga ha finado, oyendo este revival de aquel hombre tan liberal cuando era ministro de gobernación con el General Don Franco de cuerpo presente!

De modo que hay que ir atando cabos para saber lo que nos tienen preparado: comenzaron comprando bolas de caucho para amenizar las manifestaciones, luego dijeron que los únicos cuerpos que no iban a sufrir recortes laborales eran los de la policía y el ejército, después se liaron a recortar derechos a troche y moche, más adelante mandaron a las huestes pretorianas a zurrar a los chavales en Valencia y ahora nos dicen que van a meternos en cintura incrementando la pena por resistirse a los desmanes y desobedecer las órdenes policiales mal dadas, y quién sabe lo que nos tendrán preparado para más adelante.

Muchas razones para hacer de nuestra desobediencia un arma política para que la democracia no se pervierta y los derechos no se pierdan y de nuestra resistencia un argumento para librarnos de tanto aprendiz de legislador mamporrero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: