Drones y Galicia: demos información para que ellos decidan

Recomendamos la lectura del artículo de FP titulado “10 cosas que no sabía de los aviones no tripulados” de Micah Zenko.

Hace poco nos hacíamos eco de que Morenés postula a Galicia para acoger la base militar de EE.UU. para aviones de guerra no tripulados (drones) y ahora retomamos el tema porque estos aparatitos tienen múltiples facetas que hay que desvelar.

Opinamos que los habitantes de Orense tienen derecho a conocer las múltiples facetas que supone una base de drones en sus tierras, lo cual es importantísimo si les queremos dar voz y voto consciente y responsable en este asunto (aspecto que Morenés les niega).

Los drones son un peligro para la población gallega y sus bienes.  Parece que los drones tienden a estrellarse por múltiples fallos y ya son muchos los que han caído sin que se pueda explicar totalmente  la causa.

Esto quiere decir que los habitantes del pueblo orensano de Trasmiras han de andarse con cuidado y, también, los del segundo aeródromo de Lugo, dado que si estos drones siguen fallando tanto, además de perderse el millón de euros que cuesta cada uno, se perderán, posiblemente, infraestructuras gallegas contra las que impacten y (esperemos que no) se pueden llegar a poner en peligro vidas humanas.  Los accidentes son habituales y en la anterior base italiana de Sigonella ya ocurrieron algunos.  ¿Están de acuerdo los orensanos de ser bajas colaterales del desarrollo armamentístico de Estados Unidos?

Usos:  por otro lado, aunque en la última década (que es desde cuando se están desarrollando) se han utilizado para múltiples funciones militares, sobre todo espionaje y para bombardear posiciones enemigas, entre otros datos, es de destacar que “durante la última década, ha habido alrededor de 300 ataques con aviones no tripulados fuera de los campos de batalla de Irak, Afganistán y Libia. De esos ataques, el 95% se produjo en Pakistán, y el resto en Yemen y Somalia”. En total, han matado a más de 2.000 presuntos combatientes y un número sin determinar de civiles;   pero parece que la tendencia es utilizarlos también para labores policíacas, para vigilancia de fronteras, narcotráfico, etc.

También se usan para servicios de espionaje.  Además, en el apartado de usos civiles hay algunos que están bien éticamente como los drones que utilizan los ecologistas para seguir a los buques balleneros japoneses y otros que tienen una justificación ética penosa:  drones paparazzi para perseguir a famosos,

Para ser no tripulados necesitan mucho personal:  en concreto un piloto a distancia, unos 19 analistas de vigilancia, entre 168 y 180 militares para su mantenimiento (un avión de combate F-16 sólo necesita 100 militares para su mantenimiento).

Es decir, una base como la de Trasmiras va a suponer una importante militarización de la zona porque van a ser muchos los soldados yankis que se necesiten para tener a punto a los drones.

La zona de Tramiras se convertirá en dependiente de lo militar y de lo estadounidense.  ¿Sacará Trasmiras algo de la base yanki?  Si es algo de empleo, será de segundo nivel y nunca empleo especializado.  ¿Se harán responsables los estadounidenses de los residuos que genere la base o tendrán pensado externalizar estos gastos para ser más competitivos con la aquiescencia del gobierno español.

Los drones son costosos:  15 millones de dólares por un Global Hawk (drone), mientras que un F-15 nuevo vale alrededor de 55 millones de dólares, pero como los sensores son muy caros y sufren un gran número de accidentes, los precios se igualan.

Parece que la industria militar está desarrollando este nuevo arma de manera decidida:  “Estados Unidos está muy por delante en el desarrollo de la tecnología de los drones, y se prevé que el país sea responsable del 77% de la I+D y el 69% de la adquisición de dichos aparatos en la próxima década. No obstante, se calcula que en el mundo existen ya entre 44 y 70 países con cierta capacidad en el tema y unos 680 programas de aviones no tripulados, un enorme incremento respecto a los 195 que había en 2005. China está intensificando su programa y tiene al menos 25 tipos de sistemas en desarrollo. Irán también  presume de su programa, que incluye el avión denominado “Embajador de la muerte”, un aparato que el presidente Mahmud Ahmadineyad dio a conocer con la siguiente declaración: “Su mensaje central es de paz y amistad””.

¿Quieren los gallegos ser el escenario de esta nueva industria de muerte?  Parece que no, dado que ya han surgido voces gallegas contra la nueva militarización de Galicia y que se niegan a ser cómplices de los crímenes de EE.UU.

Nos parece muy artera la utilización de una comarca deprimida y con paro para ofrecerle esta salida antiética como única forma de trabajo.  Pensamos que hay muchas otras industrias menos contaminantes y éticamente menos reprobables que podrían instalarse en Trasmiras.  Seguro que ellas darían más empleo y un desarrollo más ético a esta comarca.

Anuncios

3 Responses to Drones y Galicia: demos información para que ellos decidan

  1. […] mediante Drones y Galicia: demos información para que ellos decidan « Colectivo Utopía Contagiosa. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: