La reforma laboral afecta a las empresas militares.

ISDEFEFuente: Infodefensa

Nos ha puesto sobre la pista de lo descarado que es predicar, como predican los epígonos del militarismo, que las industrias militares generan empleo, la propia página web de la industria de defensa española, Infodefensa.

Vayamos al caso:

Infodefensa informa, con  motivo de una de las normas antilaborales que el gobierno de Don Mariano ha sacado últimamente, que la reforma de las retribuciones de directivos, principalmente a aplicar en Navantia y en ISDEFE (Ingeniería de Sistemas para la Defensa de España SA), dependiente de la Secretaría de Estado de Defensa, va a suponer un recorte de los gastos militares, ya que las indeminzaciones a directivos será de siete días por año de trabajo con un máximo de seis mensualidades, frente a la práctica de contratos blindados anterior.

No cuenta Defensa que la reforma laboral permite también el despido semigratuito para trabajadores con contrato laboral, ya sea aplicando el curioso argumento de las pérdidas por tres trimestres, ya bajando unilateralmente y con la ley en la mano el salario del trabajador, o bien porque ahora se permite ampliar el período de prueba a un año, lo que permite contratar sin indemnización alguna.

Llama la atención, porque, en primer lugar, hasta ahora defensa proclamaba que la industria militar daba trabajo y empleo y desarrollo, y ahora, por lo que se ve, está preocupada por cuánto va a pagar a los que despedirá.

Llama la atención porque frente a los políticos que piden contratos militares para dar trabajo, encontramos que la reforma laboral permitirá mal trabajo en esas zonas, pero no derechos laborales y menos aún desarrollo sostenible.

Llama la atención porque la industria de defensa española se proclama la solución para paliar la deuda que el Estado tiene con ella misma (36.000 millones de euros, nada menos que el monto anual de la prestación por desempleo del conjunto de los parados españoles) por medio de la inversión en ella misma (lo que generará más deuda impagable a futuro), un régimen privilegiado de subvenciones a coste cero (lo que supone que es una industria ineficiente e insostenible y que necesita de la sangría de subvenciones para subsistir), y la exportación de armamentos sofisticados a troche y moche (lo que supone que además exporta lo peor de nosotros mismos, conflictos y guerras para otros y beneficios para nosotros).

La reforma laboral no supondrá, en el sector de la industria militar, sino acentuar la explotación y la falta de derechos de los trabajadores y la precarizacion de sus condiciones, incrementar el paternalismo estatal a una industria inmoral e innecesaria, depredar las posibilidades de desarrollo social de las zonas donde ésta está asentada, arruinar al Estado aún más e incentivar la ganancia inmoral a cambio de generar conflictos con otros pueblos.

No sabemos por qué se ponen contentos, en estas circunstancias, los vendedores de armas. Solo ellos salen beneficiados.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: