El presupuesto en Defensa y Seguridad en América Latina crece un 8’5 % en el periodo 2003-2010

Fuente:  Infodefensa.

¿Las causas del mayor gasto en armamento?  “Los conflictos internos en Colombia, México, el crimen organizado en Centroamérica, junto al flujo del crimen transnacional en las fronteras, principalmente en las regiones de la Amazonía”.  Es decir, cuando los demás, estamos compadeciendo a colombianos, mexicanos, centroamericanos y amazónicos por llevar unas vidas en las que una gran parte de su existencia mediatizada por la violencia directa, estructural o cultural, nuestra industria de defensa ve oportunidades de negocio.

Infodefensa nos informa entusiasmada porque ve nuevas oportunidades de negocio para la industria de muerte (es decir, de armas).  Aunque reconoce que no todo el campo es orégano:  “Con todo, cabe resaltar que el grueso principal de la mayoría de los presupuestos en los países de América Latina corresponde a las partidas de personal de las Fuerzas Armadas y personal funcionario de las administraciones de Defensa y Seguridad, siendo la inversión en material más destacada en naciones como Brasil, Colombia, Venezuela y Chile”.

Es de destacar que la industria de defensa española está apoyada por el Ministerio de Defensa y que también es apoyada por las personas que trabajan en ella.  Las consecuencias de estas políticas ya se saben:

  • Unos miles de puestos de trabajo aquí,
  • unos cuantos millones de euros ganados por nuestros industriales y algunos de Latinoamérica,
  • unos cientos o miles de muertes en países en los que no tiene mucha repercusión,
  • una industria militar española que se mantendrá con el sufrimiento ajeno (el de los países que reciben armas y el de los españoles que ven potenciar esta industria militar en contra de otras de mayor apoyo a las políticas sociales),
  • unos conflictos internacionales o nacionales que se enquistarán sorprendente e inexplicablemente (si nos olvidamos que somos nosotros, en definitiva, quienes nos beneficiamos de que se enquisten),

Y nada de ello es sorpresa, ni podemos decir que no se viese venir desde el momento en que el Ministro de Defensa y el Secretario de Estado de Defensa vienen del ramo de la industria militar.

Es necesaria la concienciación social acerca de la aberración de este sistema de intereses que no son los de la mayoría ni tienen que ver con los valores de la mayoría, para pedir que las industrias militares no tengan cabida en la legislación ni en la práctica española porque atentan contra las normas éticas más básicas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: