CNI

Página de inicio del Centro Nacional de InteligenciaAl asumir el cargo de primer ministro, Mariano Rajoy hizo una estructura ministerial en la que el Centro Nacional de Inteligencia cambiaba de estar bajo el Ministerio de Defensa a estar bajo la Vicepresidencia de Soraya Sáenz.

¿Qué significa este cambio?  Parece ser que hay unanimidad entre los expertos en defender que es un cambio bueno y que ya se intentó cuando por unos meses estuvo bajo el dominio de la vicepresidenta De la Vega.  Parece que entonces no cuajó porque protestaron los militares pero que era un cambio que se veía venir.

Bueno, vale, pero … ¿qué significa este cambio?  Que las labores de inteligencia pasan de ser privativas casi en exclusiva de los militares para estar más a disposición de todos los ministerios.  En este sentido, el general Sanz Roldán recordaba que la Directiva de Inteligencia de 2011 era especial porque ya no la había propuesto al gobierno directamente el CNI, sino que en su redacción habían participado “todos aquellos organismos del Estado que sienten que necesitan saber algo con antelación, tener elementos de juicio para la toma de sus decisiones“.

Es decir, parece que lo que se está  moviendo es que antes la inteligencia era un asunto puramente militar y ahora es un asunto de todos los ministerios.  ¿Gran avance democrático?

¿Cómo se deciden los objetivos del CNI?

En el último trimestre de cada año se elabora una Directiva Anual de Inteligencia por una Comisión Delegada del Gobierno en Asuntos de Inteligencia (además, esta comisión se reúne, como mínimo, una vez al mes).  El presidente de esta Comisión es el número dos del gobierno y su secretario es el director del CNI.  Dicha propuesta se presenta en diciembre y se aprueba en enero.  Su contenido es secreto y puede modificarse a lo largo del año según las necesidades o los cambios en las amenazas.  En el documento se recogen alrededor de una veintena de objetivos en orden de prioridad que regirán las actividades del CNI durante todo un año.

Corresponde a la Comisión Delegada:

  1. Proponer al Presidente del Gobierno los objetivos anuales del Centro Nacional de Inteligencia que han de integrar la Directiva de Inteligencia.
  2. Realizar el seguimiento y evaluación del desarrollo de los objetivos del Centro Nacional de Inteligencia.

Velar por la coordinación del Centro Nacional de Inteligencia, de los servicios de información de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y los órganos de la Administración civil y militar.

Y con esto estamos en lo de siempre:

  •  todo es secreto
  • no hay control parlamentario.
  • no hay información
  • No hay debate
  • Se trata de lo de siempre: las cloacas inmorales del sistema

Todo es secreto:  el director del CNI ha asegurado que los servicios secretos españoles están “en muchas partes del mundo”, incluyendo lugares “poco atractivos” como Somalia, Yemen o lugares donde “riesgos y amenazas” atenazan la seguridad de todos.  Ha explicado que en ocasiones su trabajo comienza “donde termina la diplomacia”, pero ha dicho que a veces es al revés y su tarea consiste en proporcionarle a la diplomacia “los elementos necesarios para que empiece a trabajar”. “Y todo esto ocurre en los lugares más distantes de la tierra”, ha indicado.  ¿En qué partes del mundo, para qué misiones?.

No hay control parlamentario:  por lo menos no lo hay con carácter crítico, con luz y taquígrafos, con debates, …  El control parlamentario, según informa el CNI en su propia página web,  se hace en la “Comisión que controla los créditos destinados a gastos reservados la que efectúe el control de las actividades del Centro, conociendo los objetivos que hayan sido aprobados por el Gobierno – determinados en la Directiva de Inteligencia – y un informe anual sobre el grado de cumplimiento de los mismos y de sus actividades. De acuerdo con la normativa parlamentaria, los miembros de esta Comisión son también los que conocen de los secretos oficiales“.  En la IX Legislatura (2008-2011) los diputados que pertenecían a dicha ultrasecreta comisión eran:  Presidente:  José Bono, Vocales:  José Antonio Alonso, Durán y Lleida, Erkoreka, Jorquera, Llamazares y Sáenz de Santamaría, según informa el propio Congreso.  7 diputados, la creme de la creme, supuestamente controlan al CNI.  ¿Cómo, cuándo, con qué criterios?  Porque el control deberá estar basado en criterios éticos, políticos, económicos, …, y éstos sí podrían, al menos discutirse públicamente y publicitarse y aprobarse, sin embargo no se hace.  Es un gran problema porque, vamos a suponer, que el CNI vulnera cualquier ley, ¿serían culpables por encubrimiento estos diputados?  Si no hay control es imposible que se les pueda exigir responsabilidades, no ya penales, sino política o incluso técnicas del tipo:  ¿hacen bien su trabajo?  Es decir, si no hay control, están fuera de la ley, o …  Parece que, en general, la cuestión del espionaje es un nuevo ejemplo de impunidad militar y otro asunto más en la cuenta de irregularidades de las Fuerzas Armadas.

No hay información:  Si buscamos en la web del Congreso veremos que sólo se informa de las comparecencias solicitadas por los parlamentarios y sobre su motivo.  Es de destacar que no hay más información sobre ellas y que sólo podemos saber cuántas veces se reunió dicha Comisión de Secretos (22 en 4 años) y cuántas veces fue llamado el Director del CNI y para qué motivos (¿es esto suficiente, es democrático?), pero todos los asuntos se han “tramitado por completo sin req. (requerir) acuerdo o decisión”.  Es decir, ningún papel, ningún acuerdo, ninguna decisión.  Entonces, ¿para qué está dicha comisión?

Las razones de Estado (asuntos como la defensa, el espionaje) nos llevan a un debate muy interesante:  ¿puede haber leyes y actuaciones políticas fuera del control de los ciudadanos?, ¿Hay razones opacas y más alla de los derechos y grantías? ¿El fin del Estado, una cosa abstracta y cuestionable, justifica cualquier medio?. Cuestiones sobre las que la filosofía del derecho ha planteado abiertas críticas y que deberían en nuestro criterio hacer desterrar instrumentos del calado de lo que en su día denominó Felipe González, justificándolas y alabándolas, cloacas del sistema.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: