La cara oculta de las misiones de paz: “vas a matar…”

guerra

Fuente: El País

Es un reportaje espeluznante el que el País del Domingo 11 de diciembre de 2011. Se cuenta la percepción de su “misión” por parte de los soldados españoles que hacen la guerra en Afganistán. Allí, dicen, en resumidas cuentas, sólo se va a matar y que no te maten, no a otra cosa. ¿Dónde la altura de miras, dónde la labor humanitaria, dónde el cuento de la lucha por la libertad y los derechos? Mero culto a la muerte.

Esta es la realidad de la guerra, de cualquier guerra, y de los soldados, de cualquier soldado. Van a matar, no a otra cosa. De ahí lo censurable de la guerra y de los ejércitos, de cualquier ejército: son instrumentos del poder para matar y dominar, no otra cosa. Y por eso la retórica de los políticos que pretenden usar los ejército como instrumento de prestigio y para su autobombo se vuelve una macabra mentira que una ve más debemos denunciar.  Miles de euros gastados y malgastados en la continua campaña para intentar prestigiar al ejército y sus misiones contra lo que declara la lógica y la ética.

Leamos uno de los discursos habituales de la Ministra de Defensa española, hoy casi cesante, a la luz de lo que dicen estos soldados. Elijamos el escenario de la pasada navidad, dada la cercanía de estas “entrañables” fechas: Según expresa el diario 20 minutos en las pasadas navidades la ministra se trasladó a pasar la noche navideña de 2010 con los soldados españoles. Lo hizo, dicho sea de paso, con gran boato y despliegue de medios, de donde sospechamos que quería dar gran énfasis y publicidad a sus declaraciones.

Decía Chacón entonces que trasladaba a los militares españoles en Afganistán el elogio por el trabajo bien hecho de los soldados. Contesta en el reportaje de El País un soldado anónimo que su trabajo consiste en Matar. Trabajo bien hecho: “Me cargué a ese hijo de puta. Uno menos” añade. “A ver si pillo a ese cabrón”, explica otro. ¿Cuál es el trabajo bien hecho?

La Ministra, añadía en las pasadas navidades que estaba allí para trasmitir el orgullo y reconocimiento de los españoles por sus soldados. Ahora leemos en El País que “lo único que piensas es dónde está para matarlo” o que “la realidad es que allí se dispara, se mata y se hiere” porque “los soldados son profesionales que luchan por un salario”. ¿De qué nos podemos enorgullecer en estas circunstancias? ¿Qué reconocimiento es el que refiere la ministra?.

Nosotros estaríamos orgullosos de todo lo contrario: de ser solidarios con los afganos que sufren mil penalidades, de mandar gente que diera vida y no la quitara, de ayudar a cambiar las estructuras corruptas que impiden la justicia en la región, de acabar con el armamento y la amenaza militar… De eso si podríamos estar orgullosos, de ésto … No.

A su vez Chacón trasladó la confianza, admiración y respeto del Gobierno a la misión española, pero no acertamos a encontrar las razones cuando los soldados sienten que van allá a pegar tiros y nada más. Con un cierto patetismo que no deja de sorprendernos, pregunta la periodista a un soldado si allí, en el fragor de la batalla se sienten los colores de España (como en los folclores del fútbol y otros) y le contestan que “sientes la vida de tu compañero. Es ellos o tú”. A la mierda el rancio patrioterismo. Sólo la muerte, la idea de enemigo irreconciliable, la lógica de la violencia y la aniquilación. El peor de los males de la humanidad.

Razones de más para luchar por el fin de la invasión afgana, la abolición de los ejércitos y la renuncia a toda guerra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: