Violencia estructural: multas por protestar contra la violencia policial.

Emboscada+de+los+pacosFuente:  Público.

A varios participantes en una manifestación en Madrid para protestar contra la brutalidad de la policía, que previamente zurró a la gente por protestar contra el despliegue de la visita del Papa a Madrid, les ha notificado la Delegación de Gobierno de Madrid que les aplica la ley Corcuera, en su día conocida como “ley de la patada en la puerta”, que autorizaba a la policía a intervenciones hasta entonces sin cobertura legal (lo que no quiere decir que no tuvieran lugar) y una de las normas más retrógradas de la peor época del gobierno de Felipe González, hasta el punto de que una parte de la norma fue anulada por el Tribunal Constitucional que consideró un exceso el poder que se daba a la pasma.

¿Será que para el gobierno civil es sancionable protestar contra los excesos de la policía? Nos parecería razón suficiente para acabar con las delegaciones de gobierno y sus atribuciones de jefes políticos de la policía. Más le valdría depurar excesos que matar al pregonero.

Pero por otra parte, esta norma es la que ahora atizan en la cabeza de los indignados, a ver si a garrotazos paran el disenso, y amenazan con sanciones pecuniarias y otros males del infierno, en este caso, por manifestarse sin permiso.

No alcanzamos a ver qué busca la cesante delegación de gobierno de Madrid imponiendo sanciones absurdas por ejercer libertades constitucionales y hacerlo de forma pacífica, eso sí, sin pedir permiso a nadie, exactamnte igual que los que se manifestaron a favor de la visita feudal del papa y que, como es “lógico”, no han sido perturbados policialmente con amenazas por concentrarse sin permiso.

Un caso más, se nos antoja, de la violencia estructural, de la violencia que las estructuras que imponen al provocar la injusticia y negar con una mano los derechos que proclama con la otra. Un caso más a corregir y una reivindicación más de lugares obscuros a democratizar e instituciones perversas a superar.

En todo caso, parece que entre las excrecencias y obsolescencias que el sistema se empeña en desvelar con su pésima actuación diaria, también se encuentra esta de querer restringir el derecho de libertad de expresión y de manifestación a la previa autorización, como si los ciudadanos fuéramos críos que necesitan permiso para pensar o actuar. Ley Corcuera, policía con usos partidarios, delegados de gobierno que más bien parecen sargentos alféreces y otras estructuras han de ser, a nuestro juicio, arrollados por la democracia real y modificadas sus normas para ponerlas al servicio de la ciudadanía y no en su contra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: