Democracia 4.0

MASSACREFuente:  democracia 4.0

Es un hecho que ya nadie discute que nuestro sistema de democracia formal y “real” es altamente insuficiente y no recoge:

1)  el principio inspirador del ideal democrático de un hombre (o mujer) un voto,

2) el gobierno político debe regirse por principios éticos y por el respeto a una serie de valores a las que hemos dado en llamar derechos humanos y dignidad humana,

3)  el respeto político de la pluralidad efectiva y de las minorías y

4)  la democracia como el sistema de gobierno político por parte del pueblo (y no de despotismo “para el pueblo”).

Precisamente estos grandes principios dieron lugar en los años 80 a la reflexión de autores incuestionablemente comprometidos con los ideales democráticos, como Rawls en Estados Unidos (con motivo de la desobediencia civil hacia la guerra y de la desobediencia por parte de la comunidad negra por los derechos civiles) o Habermas en Alemania (en realidad los pobres glosadores de estos en España como Peces Barba y otros similares se desacreditaron tanto y ofrecieron tan poco que casi no vale la pena nombrarlos).  Ellos pensaron que ante la ausencia de mecanismos eficaces de  mayor participación política, era lícito proponer la desobediencia civil que ejerciera el pueblo en defensa de sus intereses como un mecanismo corrector de las políticas elitistas e indeseables de los partidos políticos que sobrerepresentaban a la ciuadanía. El texto de Habermas “Derecho y violencia, un trauma alemán“, referido a la legitimación de la desobediencia civil antimilitarista ante la política bélica de la RFA es un referente digno de relectura.

Más adelante, mejorando esta propuesta, la doctrina política más consciente de las limitaciones de nuestros sistemas de democracia de cartón, ha elaborado propuestas  de democracia deliberativa, de empoderamiento social y mejora del capital social y de democracia directa, que han fraguado en la reivindicación planetaria de jubilar las viejas fórmulas de sobrerepresentación y de generar democracia de verdad.

En el caso español la connivencia de poderes mediáticos y fácticos, de índole económica y financiera principalmente, y de una casta política que se ha blindado con una normativa que impide la plena participación, que prohibe el uso de la iniciativa legislativa popular en los temas más transcendentes y que restringe la representción a conveniencia de los partidos plutocráticos, hace más evidente lo inservible del actual estado de cosas.

Es evidente que la transformación del sistema político hacia una mayor profundidad democrática no se centra exclusiva ni principalmente al parlamento y las elecciones generales, pues sería un reduccionismo pensar la democracia sólo en estos términos. La democracia debe convertirse también n realidad en el espacio cívico, barrial, local, del mundo del trabajo o de los mecanismos económicos, en el medio ambiente, en los temas relacionados con la convivencia, con la defensa o con la imposición del ideario patriarcal, por poner otros espacios opacos y blindados de los que nadie quiere hablar.

Esto, según se mire, implica la reforma de este sistema que padecemos o su superación y transformcion profunda. Instrumentos como los que propone el video siguiente pueden ser un ensayo oportuno que merece la pena investigar y desarrollar.

¿Lo permitirán los partidos políticos o será preciso conquistarlo con la lucha social en contra de su miope oposición?

A nosotros este tipo de propuestas nos parece un avance evidente en la promoción de la participación democrática.  Sin embargo, es necesario debatir algún aspecto muy importante como es la necesidad de incluir más aspectos a cambiar.  No basta con que se de la oportunidad de participar a la ciudadanía en la toma de decisiones generalistas, sino que también es necesario que la clase política abra el ámbito de temas que se debate y decide. En Defensa, por ejemplo, hasta el parlamento está ajeno al debate de muchos temas esenciales que quedan en manos de la casta militar. Es necesario debatir asuntos que siempre han permanecido ocultos, como qué se defiende, con qué mecanismos se defiende y quiénes son los protagonistas de la defensa.  Sin conquistar que estos temas también se puedan someter a la decisión popular, no será del todo útil el hecho de poder votar los temas que habitualmente se debaten y que no tienen que ver con reformas profundas del sistema.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: