La vergüenza de la guerra: Hiroshima.

relaxing+in+the+shinkansen%E2%80%A6Fuente:  El País.

Con motivo de una exposición que se celebrará en Nueva York:  Hiroshima: Zona Cero 1945, nos enteramos de algo que, no sabemos por qué, no nos extraña ni un pelo:  “Tras lanzar sobre Hiroshima la primera bomba atómica que se utilizó en un conflicto armado, el Gobierno estadounidense impuso una estricta censura fotográfica sobre la ciudad.  Tras una explosión que aniquiló en el acto a más de 140.000 seres humanos y destruyó el 70% de las estructuras físicas de la ciudad, Estados Unidos tuvo muy claro que cuanto menos viera el mundo de aquello, mucho mejor. “No se tiene que imprimir nada que altere directa o indirectamente la tranquilidad del público”.

En resumen, las élites militaristas y violentas de Estados Unidos nos defendieron de nuestros propios pensamientos si llegáramos a conocer la indigna realidad que los habitantes de entonces estaban pagando con sus impuesto, con la sangre y vida de sus hijos y con la destrucción del medio ambiente:  la guerra.

Nos defendieron de la visión de la guerra, que no de la guerra.  Nos defendieron de que pensásemos mal de la guerra y de ellos, que no de la guerra y de ellos.

Nos ocultaron las imágenes para que no pensásemos, para que no analizásemos, para que no pudiésemos criticar, para que no pudiésemos declararnos insumisos, desobedientes, nocolaboradores con la guerra.

Pero eso era antes, y lejos. Aquí, afortunadamente, no pasa nada de eso. Nosotros no colaboramos con nuestra posición mundial y nuestro modelo de sociedad a la guerras lejanas, ni nuestro modelo es explotador ni impone a otros condiciones de vida injustas, ni vendemos armas a nadie para que haga la guerra, ni tenemos tropas acantonadas en ningún conflicto internacional, ni contribuimos al mantenimiento de la OTAN  ni a su papel de parte en varios conflictos mundiales, ni pagamos impuestos para tener una maquinaria de guerra inmensa, ni para mantener unos ejércitos “creíbles”, ni detraemos recursos que se pueden usar para construir una sociedad mas justa (o para pagar prestaciones sociales básicas a los damnificados de la crisis provocada por los ricos y los políticos) para sosteer un gasto miltar obsceno.

Eso pasaba antes. Ahora, sencillamente, ya no necesitan que pase porque han covertido la gran mentira de la guerra en una verdad asumida por todos cmo una verdad propia y ni siquiera escandalizaría ver en qué cosiste la gueral.

Por eso todos los partidos políticos, tanto los parlamentarios como los que quieren surgir ahora al amparo del lío que hay, asumen el militarismo y  los ejércitos en sus programas y se asustan del mensaje antimilitarista.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: