Estados Unidos país canalla

time%27s+wounds+%289%2F11%29Nos contaron hace poco que unos tipos de un país lejano y subdesarrollado, por orden de un mafioso, había ido a otro país de por ahí a vengar una tropelía de un tipo. El mafioso, que había vivido una indigestión de malas películas de vaqueros, dijo a voz en gritoa sus matones: lo quiero vivo o muerto, lo quiero muerto o vivo a ese hidep…

Los mafiosos llegaron al susodicho país con sus pistolones guardados y rebuscaron por las calles del lumpen, donde lógicamente debería andar la rata aquella. Lo encontraron, lo detuvieron y le cascaron un tiro en la cabeza para acabar con el sujeto. Como el cadáver podría ser un problema añadido y una prueba irrefutable, lo hicieron desaparecer bajo kilos de cal y se volvieron triunfales a su país para recibir los parabienes del capo y de su clientela.

Enterada la corte mundial internacional, lógicamente, mandó detener a unos y otros por crímenes nefandos, pues matar un tipo así no deja de ser un asesinato y los que lo ejecutaron unos criminales perseguibles por la justicia.

En España, por el tema de los Gal, se enjuició a un sinnumero de cargos del ministerio de interior, incluido un ministro y el director de la policía. Algunos cargos públicos del gobierno de Felipe González dieron con sus huesos en la cárcel por estos actos criminales.

Cuando este tipo de actuaciones son ordenadas por un jefe de estado o de gobierno, ejecutadas por un ejército y desarrolladas al margen de toda la legalidad, esto es un delito contra el derecho internacional y convierte a ese país en una banda de forajidos que deben ser llevados ante la corte penal internacional, aunque en este caso ningún estado osará formular la querella.

Bin Laden, al margen de sus responsabilidades, también tenía unos derechos garantizados por las declaraciones de derechos humanos en virtud de los cuales Estados Unidos quiere liderar el mundo para que se respeten en todas partes.

Los derechos humanos de Bin Laden debían ser protegidos y respetados y aquí han sido violentados hasta provocar el asesinato a sangre fría del individuo. Ha sido ajusticiado sin juicio y sin garantías, en contra de toda norma legal. Sencillamente, unos pistoleros que se arrogan el derecho de hacer su santa voluntad lo han asesinado por orden de un presidente de estado que es el inspirador y el que ordenó este asesinato.

Pero el cúmulo de circunstancias que acompañan a este asesinato: muerte de otras personas también asesinadas, detención ilegal de niños y de mujeres, hacer desaparecer el cadáver del asesinado sin hacer entrega de sus restos a su familia, etc, hacen aún más escandaloso el hecho.

Estados Unidos es por todo ello un país canalla y muy poco de fiar.

Que los lideres de los otros países “amigos” del país canalla hayan aplaudido el asesinato y soslayado criticar la flagrante violación de derechos cometida por Estados Unidos los convierte en cómplices de esta violación de derechos humanos.

Si esta es la justicia que es capaz de visibilizar Estados Unidos y el régimen de valores que representa no es de extrañar que éstos valores dejen de tener atractivo y adhesión en el resto del mundo, porque la lección del país canalla no es otra que la afirmación de su militarismo, de su imperialismo y de su profunda injusticia.

POr otra parte, ¿Qué consecuencias tendrá este asesinato para la reconfiguración del orden mundial? ¿mejorará el crédito de Estados Unidos? ¿cambiará la guerra de Afganistán o la ocupación de Irak? ¿solucionará la situación de conflicto entre India y Pakistán? ¿Tal vez ofrecerá más estabilidad a las situaciones del norte de áfrica? ¿profundizará los valores democráticos? ¿traerá más seguridad a los países occidentales? La respuesta a todo ello es no.

¿En qué se diferencia la justicia de Estados Unidos de la de una panda de malechores? Son la misma cosa y, en cierto modo, son la cosa contra la que tenemos que defendernos quienes queremos creer en un mundo de justicia y en un planeta reconciliado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: