Europa y EE.UU. se enriquecen con la venta de armas, exportando guerras al Tercer Mundo.

Fuente:  El País.

Las ventas de armas de los cien principales fabricantes crecieron un 59% entre los años 2002 y 2009, según los datos de la organización (SIPRI), que señala que el comercio se ha acelerado “firmemente” desde 2005

Del total de fabricantes estudiados, 78 tenían su sede en Estados Unidos y Europa Occidental y generaron un 92% de la ventas. En el caso de Estados Unidos, el porcentaje es mayor puesto que casi la mitad de las cien empresas analizadas se concentran en su territorio“.

Nos parece claro que con sólo las dos citas anteriores queda demostrado que la guerra es un gran negocio (para unos pocos países y personas del primer mundo) que sufren muchísimos países y personas del tercer mundo.

Además, de demostrarse que la guerra es un negocio, también se demuestra que la guerra tiene una razón de ser de tipo estructural económico:

  • los ricos fabrican armas y obtienen beneficios con su venta.  Así, los ricos cada vez son más ricos.
  • Los pobres consumen armas en guerras sufridas por sus poblaciones.  Así, los pobres se empobrecen más.
  • La existencia de guerras en los países pobres justifica que haya que defenderse de ellos y de sus crisis cíclicas con la construcción de una estructura defensiva ultrapotente (O.T.A.N. y ejército estadounidense).
  • Dicha fuerza militar requiere gastos en armamentos y en investigación ligada a las armas que han de ser igualmente potentes.
  • Los gastos de unas industrias tan socialmente inútiles sólo pueden obtener beneficios si se exporta una parte de este armamento al tercer mundo.
  • Los beneficios de la exportación de armas consiguen que los ricos sean más ricos y los pobres más pobres.

Así se cierra el círculo vicioso de la producción de armamento y de su exportación, el mismo círculo vicioso del reparto desigual de la riqueza y de la pobreza, el mismo círculo vicioso de las injustas relaciones internacionales en un mundo en el que sólo gobierna el imperialismo yanki.

Nosotros, los españoles, también participamos de estos círculos viciosos:  “De entre las 100 empresas estudiadas, hay dos compañías con base en España. Por un lado Navantia, en el puesto número 43, con unas ventas de armas que ascendieron a los 1.420 millones de euros y que representan el 90% de sus ventas. Por otro lado, la empresa tecnológica Indra que vendió armas por un valor de 680 millones de euros, lo que significa un 27% de las ventas de la compañía“.

Indigno e inhumano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: