Se prevé nueva crisis alimentaria y no se hace nada contra la especulación en los alimentos.

Fuente: El País, y El País II.

Se anuncia por todos lados la inminencia de una nueva crisis alimentaria (hace 3 años ya hubo otra con graves algaradas sociales en una veintena de países) por la subida de los precios de los alimentos básicos.  Algunas algaradas muy mencionadas últimamente (Túnez, Yemen, Argelia, Jordania y Egipto, tienen que ver, en parte con esta nueva crisis alimentaria.

¿A qué se deben estas subidas en los precios de los alimentos?

  • El empuje de las economía india y china, con el consiguiente gasto en alimentos, es decir, chinos e hindúes comen más y mejor que nunca.
  • Las malas cosechas debidas a los cambios climáticos (sequías e inundaciones) en todo el globo.
  • Barreras comerciales de países productores de alimentos que acaparan alimentos para que sus nacionales no se vean afectados por las hambrunas (Rusia y Ucrania).
  • Afán comprador de alimentos de países que no producen suficientes alimentos:  Argelia, Arabia Saudí, Bangladesh, Indonesia, Afganistán e India.
  • La especulación financiera por causa de los mercados de futuros de alimentos.
  • La agricultura necesita que transcurra tiempo hasta que las inversiones muestren resultados, por ello, las crisis alimentarias se prolongan.

Las consecuencias son aterradoras:

hay casi mil millones de personas que sufren hambre en todo el mundo; más del 60% son mujeres. Y un tercio de la mortalidad infantil en todo el mundo se atribuye a la malnutrición“.

Todo lo anterior es complicado de evitar, pero algunas cosas sí dependen sólo y exclusivamente de los humanos y de nuestras relaciones y políticas:  la especulación financiera sobre los alimentos.

Algunas críticas nos van a mostrar la gravedad del problema:

“La derecha estadounidense (y la china) culpa a las políticas del dinero fácil de la Reserva Federal, y hay al menos un experto que afirma que hay “sangre en las manos de Bernanke”. Mientras tanto, el presidente francés Nicolas Sarkozy culpa a los especuladores y les acusa de “extorsión y pillaje”.

Sí, sí, mucho hablar, pero no se han regulado las prácticas financieras que desembocaron en este crisis económica-financiera actual, y mucho menos se ha actuado contra las especulaciones financieras que están colaborando en la crisis alimentaria que se nos avecina.

¿Para qué sirve los gobiernos nacionales?, ¿para qué instituciones internacionales de carácter político o económico?, ¿para qué la ONU, el FMI, el Banco Mundial?  ¿Para asegurar las tajadas de unos pocos a costa de millones de personas?  ¿Para asegurar que la OTAN sea necesaria, para asegurar que el poder militar de los EEUU sea el que rija la política, la economía y la cultura mundial?, ¿para asegurar que haya guerras en muchas partes del mundo y así se nos pueda vender la inseguridad contra la que han de protegernos la misma OTAN y el exagerado poder militar de EE.UU.?

¿Dónde queda el respeto a los derechos humanos más básicos?  ¿Dónde queda la seguridad alimentaria?

Luego mandaremos ayuda humanitaria, pero será una simple continuación del negocio.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: