La campaña “Armas bajo control” muestra su preocupación por la venta de armas a Arabia Saudí.

Fuente:  Amnistía Internacional y EL PAÍS.

Según informaciones de Miguel González en EL PAÍS, España está acabando las negociaciones para vender 200 carros de combate a Arabia Saudí por un monto que puede superar los 3.000 millones de euros (sería el mayor contrato armamentístico español.

La campaña “Armas bajo control” en la que participan Greenpeace, Amnistía Internacional, Fundación per la pau  e Intermon Oxfam ha anunciado su preocupación por varias razones:

  • Nos preocupa que esta posible operación incumpla claramente la Ley sobre el Control del Comercio Exterior de Material de Defensa y de Doble Uso (Ley 53/2007, de 28 de diciembre), que estipula que se denegarán operaciones de ventas de armas a países con vulneración de derechos humanos”.
  • Arabia Saudí es un país con graves violaciones de los derechos humanos, reacio a reconocer los derechos de las minorías, y especialmente de las mujeres, y mantiene un enfoque represivo en materia de libertades, que incluye el recurso frecuente a la tortura y la ejecución de penas de muerte y el encarcelamiento de presos de conciencia”.
  • Además, otra crítica es el volumen de la operación “ya que esta venta supondría doblar la cifra global de venta de armas que España alcanzó para el 2009 (1.491 millones de euros que, además, es la cifra anual más alta conseguida)”.

Por nuestra parte estamos de acuerdo en todas las alegaciones de las organizaciones que forman parte de la campaña “Armas bajo control”.  Además, añadiríamos algunas que les pueden ser de interés y complementarias:

  • La cuestión ética:  España está tomando, cada vez más, una posición política de mero egoísmo e insolidaridad:  nos involucramos en los conflictos de los demás, pero no para ayudar a su resolución noviolenta y positiva, sino para buscar que se perpetúen en el tiempo y poder sacar tajada de ellos.  No es este el modelo de política exterior y de cooperación internacional que se debería promover.
  • La cuestión de la economía sostenible:  con este desarrollo basado en la exportación de armas, el gobierno potencia una economía no sostenible que sólo pretende el enriquecimiento rápido y contribuir a la burbuja armamentística que no aporta nada socialmente útil.
  • La cuestión de la alianza de las civilizaciones:  parece que se pretende establecer por la vía de la colaboración militar, cuando está cada vez más claro que este camino sólo lleva a enfrentamientos, a guerras, a rencores y odios perpetuos que fomentan que los fundamentalistas y extremistas hagan de su capa un sayo y promuevan la violencia terrorista.  Ya ni Zapatero se cree su iniciativa.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: