Servicio cívico voluntario para pobres: Militarización y ejército argentino

FelicidadEl Vicepresidente de la república Argentina impulsó una iniciativa llamada “servicio cívico voluntario” que básicamente consiste en que a jóvenes “desempleados”  se los acuartele y bajo la disciplina que supone el entorno militar, se les “capacite” en instancias militares ociosas (aquí tenemos que hacer una paradita para preguntarnos cuáles son las instancias militares no ociosas porque tal vez habría sido mejor decir algo así como instancias militares mortecinas, vacías, en desuso o un sinfín de calificativos más apropiados), “donde puedan completar sus estudios primarios y secundarios” (es decir, que no hablamos sólo de jóvenes desempleados, sino de jóvenes desempleados sin estudios primarios o secundarios, lo que quiere decir, pobres, de lugares marginales, etcétera).

El proyecto de ley es bastante elocuente y señala que estos chicos son chicos “en riesgo” y “vulnerables“(aunque por la lectura completa del tema parece que más bien cree que el riesgo son estos chicos, y lo que se pretende no es la asistencia a su vulnerabilidad, sino acabar de vulnerarlos, lo cual despeja la preocupación del proyecto).

El proyecto ya ha sido presentado en el Senado y ha sido aprobado por la cámara y ahora está pendiente de su aprobación en el Congreso, aunque cuenta con diversas críticas, tan sorprendentes como el proyecto en sí.

Una, la del ejército, que rechaza el proyecto proponiendo que los cuarteles son para lo que son, es decir, para hacer soldados y no para hacer alumnos. El ejército propone traer más soldados (debe ser que hay pocos) o hacer soldados a estos pelones de niños peligrosos (es de suponer que si ya los considera peligrosos en sí, el mejor destino posible para ellos sea el ejército, donde el aprendizaje de la peligrosidad social lo van a tener ya superado con nota). Según reseña Infodefensa, el portavoz de la milicia ha dicho que propone que el oficio que se enseñe sea el militar y no otro.

El Ejército podría incrementar su participación en la contención social por medio de una mayor incorporación de soldados voluntarios”, afirmó el teniente general Pozzi. Pozzi deja clara la mentalidad abierta del ejército, ese sitio que tiene como misión ganantizar “la contención social”.

La Casa Rosada, según informa Tiempo,  no está tampoco de acuerdo con el proyecto. El Ministro del Interior, un tal Randezzo lo ha dejado claro: “No estamos de acuerdo para nada con lo que plantea este proyecto. Los chicos que están en situación de vulnerabilidad social tienen que tener otro tipo de contención.”

La hemos fastidiado, pensábamos que no estaba de acuerdo en beneficio de los chavales, pero como vemos, también ellos piensan que los vulnerables son un peligro del que defenderse y los quieren controlar y militarizar de otra forma.

Se piensa que de prosperar el proyecto en el Congreso, el presidente ejercerá el veto presidencial y nosotros creemos que tal vez ocurra dado el malestar de las fuerzas armadas y el desencuentro del vicepresidente y la presidenta y su marido.

Ahora bien, no deja de sorprender que esta ingeniosa medida de militarización y control de los jóvenes ya fue puesta en marcha por el gobernador de Mendoza de hace unos años para solucionar el problema de los jóvenes pobres de allí. Adivinen quién era ese gobernador. Néstor Kitchner, marido de la presidenta, ex-presidente a su vez de Argentina y probablemente futuro presidente de Argentina.

Todo la mar de elocuente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: