Bolivia define su doctrina de seguridad y defensa

Uyuni+2001

Fuente: noticias de Bolivia

El ministro de defensa de la república plurinacional de Bolivia presentó el pasado 6 de septiembre el documento que contiene la doctrina de seguridad de Bolivia.

Por lo que del mismo se ha podido saber (de momento el documento no tiene difusión pública y la última actualización de noticias de la página web del Ministerio de Defensa de Bolivia es de 17 de agosto de 2010), Bolivia define como enemigos la pobreza, el crimen organizado, la explotación irracional de recursos y otros elementos que agreden a los derechos humanos y al desarrollo humano, lo cual es un verdadero cambio conceptual respecto a las labores tradicionales que se otorgaban en las doctrinas de defensa a los “extranjeros”, “enemigos”, “ejércitos invasores”, etcétera.

El ministro dijo en la presentación que  existe una “interrelación entre la Seguridad y Defensa con el Bienestar y Desarrollo para lograr el fin supremo el Vivir Bien”.

Sin embargo, el documento sigue hablando de amenazas interiores y exteriores que justifican el mantenimiento del ejército y de la mentalidad militarista y justifica esto en que, a pesar de concebir a Bolivia como un estado pacífico y pacifista, se necesita un ejército moderno y acorde con el avance de la técnica para atender a estas amenazas. Bolivia hace una mención explícita a que se reserva el derecho de legítima defensa frete a agresiones y que en este derecho es donde se justifica que haya un ejército para garantizarlo.

Hay por tanto tres saltos mortales en la secuencia lógica del documento que interesa destacar: Uno es que se hable de amenazas como justificación incuestionable del ejército cuando previamente se ha definido la naturaleza no militar y difícilmente defendibles desde lo militar de estas amenazas; el segundo, que un estado pacifista resulta poco compatible con un ejército permanente ni con una concepción militarista de la seguridad (sobre todo cuando se han definido enemigos tales que el paro, el cambio climático, la injusticia estructural o la explotación insensata de recursos limitados) y el tercero el confundir derecho de legítima defensa con defensa militar.

Por otra parte, debemos recordar el aumento del gasto militar provocado por el estado boliviano, así como la persistencia del servicio militar obligatorio y los acuerdos de cooperación militar que en la actualidad viene desarrollando Bolivia (China el más reciente) en la linea de reforzar su potencial bélico.

Parece al respecto que lo que se promete con una mano se quita con la otra.

El documento no ofrece, hasta donde sabemos, ninguna pista para la transformación del modelo militar de defensa hacia una defensa social y popular, ni tampoco de cómo promover ese pacifismo que predica, pero la definición de unos enemigos como los que describe puede ser un buen punto de partida para generar el debate y transformar el modelo de defensa hacia otro alternativo.

Por otra parte, la metodología que ahora se busca de hacer que el documento se socialice y discuta en los cuarteles nos parece un buen punto de partida. Hay que cultivar una educación en materia de defensa y la difusión de un marco conceptual de ésta diferente puede ser un buen inicio.

Anuncios

One Response to Bolivia define su doctrina de seguridad y defensa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: