Estrategia de seguridad. Un libro del CESEDEN

Durante más de un año, y con finalización en febrero de 2009 un grupo de “expertos” reflexionó sobre la Estrategia de Seguridad de España con el objetivo de orientar la estrategia de seguridad requerida por la Directiva de Defensa Nacional 1/2008.

Este texto puede consultarse pinchando aquí.

En el mismo se define, aunque de forma farragosa, al menos con alguna concrección, lo que se entiende desde el estado como segudidad nacional: “aquella situación en la cual es posible salvaguardar la soberanía e integridad del territorio nacional y sus habitantes permitiendo el desarrollo de su libertad, de su actividad personal, económica y social que, a su vez, limita sustancialmente o evita, los efectos de riesgos internos y externos. Además, supone participar en la generación y el sostenimiento de un sistema internacional cooperativo de esfuerzos encaminados al mantenimiento y la construcción de la paz, el desarrollo humano de las sociedades, la democracia y la libertad. Dichos esfuerzos deben desplegarse en los diversos ámbitos posibles y recurriendo a los instrumentos y capacidades de los que disponen la Sociedad y el Estado“, para entender que los intereses básicos de España son “la soberanía, independencia e integridad territorial y el ordenamiento constitucional; la vida, la libertad y la prosperidad de los españoles, la paz y la seguridad internacionales

Estos intereses definen tres objetivos de la defensa y la seguridad: “los internos como el terrorismo o la seguridad de Ceuta y Melilla, entre otros; los externos, como los que se refieren a las relaciones de seguridad con diversas áreas geográficas –Mediterráneo, África Subsahariana, etc.−, y los que tienen que ver con nuestra posición en el contexto internacional y a través de la participación en organismos supranacionales.”

El texto aboga por reconocer un papel al parlamento en la elaboración de la estrategia de seguridad  y por “una incorporación mayor –paulatina– del debate parlamentario sobre estrategia de seguridad y defensa debe contribuir a lograr una mayor cercanía de la ciudadanía y, al mismo tiempo, a su homologación con el resto de políticas públicas.”, pues entiende que la estrategia de seguridad es tarea común y no de expertos exclusivamente. Ahora bien, lo que espera del parlamento es un amplio respaldo a la política de seguridad, no tanto la crítica y el contraste de pareceres.

Aboga por implicar a todos los niveles políticos y sociales en la defensa: desde el nivel de coordinación general y estatal centralizado en el ministro de defensa al de cada ministerio y a las estrategias especializadas de cada departamento.

Señala que España, a pesar de no existir riesgos y ser estos imprevisibles, tiene que defenderse ante el Sur, que pugna por llegar a España.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: