La violencia machista es un ejemplo tremendo de violencia directa, estructural y cultural.

Fuente:  El País.

En la historia del enlace podemos ver una historia escalofriante que, por ahora, no acaba mal.  ¿Cómo puede ser que un hombre le haga eso a una mujer?  ¿Y cómo puede ser que la mujer lo asuma, más o menos, y lo aguante, aunque sea por amor?  ¿Y cómo puede ser que el entorno -tanto lo estructural como lo cultural- asuma que situaciones así puedan darse y que sean poco menos que inaboradbles con la excusa de que pertenecen al ámbito privado de la vida?

La tradición, el matrimonio, la cultura propia o ajena, la religión, …, son las excusas para mantener estas situaciones del todo inaceptables.  Es todo un entramado que nos rodea de tal forma que incluso lo hace por dentro de nosotros.

Al final, incluso nos cuesta criticarlo porque el paradigma dominante de dominación-violencia es tan hegemónico y tan asumido que nuestros propios argumentos llegan a contradecirse.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: