Acerca de la criminalización de la acción directa noviolenta

Mediod% C3% ADa +20% 2F05% 2F2011

Aparece en todos los medios la propuesta del gobierno de España de criminalizar la acción directa noviolenta como resistencia o atentado a la autoridad y de promover una reforma del código penal que permita de forma automática la prisión preventiva de los activistas.

Como no puede ser menos, han salido ya voces que critican este globo sonda gubernamental desde distintos puntos de vista, que van desde el legal al ético pasando por toda una serie de matices.

Suele añadirse a esta censura el burdo mantra de “lo antisistema” para significar que la represión no lo es a todo, sino sólo a quienes aspiramos a que se acaben los privilegios, la injusticia y las dejaciones del sistema actual que condena a la vulnerabilidad a la mayoría frente a los intereses, muchas veces inconfesables, de los privilegiados.

Pero, para quienes parecen alarmados por esta nueva vuelta de tuerca que confirma el sesgo autoritario que el Estado viene asumiendo frente a su propia incapacidad para resolver tanto los problamas sociales y políticos que él mismo crea como los nuevos problemas globales para los que no está capacitado, hemos de recordar que la consideración criminalizadora de la acción noviolenta y, en general, disidente ya está contemplada, eso sí con menos rigor del que ahora se postula, en nuestra legislación penal.

Efectivamente, quienes hemos participado en acciones directas noviolentas en diversos momentos y escenarios conocemos suficientemente bien el itinerario que va desde las detenciones a la puesta a disposición judicial e incluso a la judicialización mediante la acusación de resistencia, desobediencia u otras bonitas figuras legales.

La propia restricción legal del derecho de reunión, manifestación u otros derechos políticos, condicionados como si viviéramos en otro sistema político a la previa autorización administrativa, ya es llamativa y nos hace ver que el recelo a la acción política no es de ahora.

Ahora bien, la acción directa noviolenta, si se prepara de forma adecuada y se entrena tal como proponen los grupos más expertos en esta mtodología de lucha social, supone un entrenamiento a la democracia que no alcanzamos a encontrar en los mitines prosistema, reuniones proabortistas y otras expresiones de este mismo derecho de libertad política.

Efectivamente, el entrenamiento de la acción directa noviolenta conlleva altas dosis de concienciación política y de preparación en la toma de decisiones por consenso, en el respeto como norma de actuación, en el diálogo como metodología de expresión de la propia reivindicación, en la renuncia a la violencia aún cuando seamos golpeados por personas que actúan de forma diferente, en la fortaleza en la resistencia, en la coherencia de las ideas y un largo etcétera que, al parecer, es lo que molesta a la autoridad (véase, por ejemplo, el Manual de Acción Directa).

Como siempre podríamos recordar el cuento del rey desnudo y aplicárselo a esa desmedida pulsión de poder de la autoridad, pero es un mensaje algo fácil y evidente y lo vamos a obviar.

En realidad la protesta pacífica para conseguir logros sociales desde la apelación a los supuestos valores que fundamentan el pacto político que los “prosistema” no se cansan en decir que nos hemos dado todos, como puede ser la democracia efectiva, la dignidad de las personas, la participación efectiva, los derechos, la justicia, la paz y un largo etcétera no parece que merezca el reproche penal y, desde luego, tiene una evidente justificación ética, política y, si nos apuran, jurídica también.

No hace falta irse muy lejos para comprobar la eficacia de la acción noviolenta disidente para combatir injusticias estructurales. Hay quien nos ha invocado en estos días a Gandhi, a Luther King, a Desmond Tutu, a Rigoberta Menchu o a otras luchas dignas, pero si repasamos nuestro pequeño y accesible recuerdo podemos verificar el éxito de la acción directa noviolenta de los insumisos (a pesar de la respuesta represiva del estado que llevó absurdamente a tantos jóvenes a la cárcel), o las campañas del 0´7% que obligaron a los partidos de la hipocresía a asumir el lema del 0´7% en sus promesas y para no perder votos; o la eficaz lucha noviolenta de organizaciones ecologistas en defensa del derecho al medioambiente de todos.

Todos fueron tachados de antisistema y, pásmense amigos, lo furon en parte por los mismos políticos que ahora vuelven a las andadas.

Con esto queremos cerrar esta reflexión: Es muy posible que la ineficacia y la torpeza del poder imponga medidas legales represivas a quienes queremos desacatar este estado de cosas injusto. Pero ¿Qué pasará el día después? ¿Conseguirán reprimir la disidencia y meternos a todos en la cárcel personal del silencio o tendrán que aplicar la ley metiendo en la cárcel como presos preventivos o condenados a todos los disidentes? ¿Tienen la capacidad de hacer esto? ¿Pueden convertir un país en una prisión? ¿Aplicarán la norma a los proabortistas que convoquen sus picnics por internet?¿Se la aplicarán al propio PP si en uno de sus actos a alguien se le ocurre quemar contenedores por ejemplo?

Nosotros creemos que precisamente nuestra capacidad de desbordar sus límites y nuestra decidida resistencia coherente y orientada a no renunciar a nuestros sueños desde la noviolencia es el anuncio de su nuevo fracaso.

¿Para qué vale la represión si cuando se hace una acción noviolenta ya se han asumido las consecuencias de la acción y de la posible represión?

Harán la ley, pero la tendrán que derogar después.


About these ads

Una respuesta a Acerca de la criminalización de la acción directa noviolenta

  1. utopiacontagiosa dice:

    Otra versión: criminalización del 15 M (http://tercerainformacion.es/spip.php?article36098)

    Y otra: El Gobierno ha destinado un grupo especial de Policía a investigar a los promotores del ’15-M bis’. Vigilancia intensiva en Internet: Twitter, comentarios de los convocantes y plataformas
    (http://www.elconfidencialdigital.com/seguridad/073967/el-gobierno-ha-destinado-un-grupo-especial-de-policia-a-investigar-a-los-promotores-del-15-m-bis-vigilancia-intensiva-en-internet-twitter-comentarios-de-los-convocantes-y-plataformas)

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 50 seguidores

%d personas les gusta esto: